Otro basurero tóxico amenaza a Pachuca y al Valle de Tizayuca

. Por si no bastara el de Zimapán

. LA empresa Confinam, pretende la construcción de una basurero tóxico sobre el acuífero Cuautitlán–Pachuca Estado de México–Hidalgo, en el municipio mexiquense de Jilotzingo, conurbado a l hidalguense de Tizayuca, que impactará a cerca de medio millón de personas en los municipios mexiquenses que se abastecen de agua a través de la Presa Madin como Naucalpan (incluyendo Satélite, Echegaray, Lomas Verdes y San Mateo Nopala), Tlanepantla, Isidro Fabela, Jilotzingo y Atizapán de Zaragoza; así como los municipios conurbados del Valle de México como el de Pachuca, Téllez, Acayuca, Zapotlán, Villas de Tezontepec y Tizayuca, Hidalgo.

Por Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo

Pachuca.- Aunado al confinamiento tóxico que se pretende instalar en Zimapán, otro tiradero de similares características amenaza a la zona sur del estado de Hidalgo.

Se trata de la construcción de una basurero tóxico sobre el acuífero Cuautitlán–Pachuca; Estado de México–Hidalgo, en el municipio mexiquense de Jilotzingo, conurbado a Tizayuca, que impactará a cerca de medio millón de personas en los municipios mexiquenses que se abastecen de agua a través de la Presa Madin como Naucalpan (incluyendo Satélite, Echegaray, Lomas Verdes y San Mateo Nopala), Tlanepantla, Isidro Fabela, Jilotzingo y Atizapán de Zaragoza; así como los municipios conurbados del Valle de México como el de Pachuca, Téllez, Acayuca, Zapotlán, Villas de Tezontepec y Tizayuca, Hidalgo.

Según lo dieron a conocer en conferencia de prensa ocurrida en la Ciudad de México este martes 18 el Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C., el Grupo de Tecnología Alternativa y el Consejo Técnico de Ciudadanos de Jilotzingo, dicho basurero propiedad de la empresa Confinam S.A. de C.V., del empresario Mauricio Gómez Báez, ha incurrido en diversas irregularidades en la construcción del tiradero, amenazando la vida de medio millón de personas vecinas de Hidalgo y el Estado de México.

El basurero resulta en un “grave problema de salud pública”, empeorado por la “negligencia” con la que actúa Confinam, señalaron, pues el proyecto contaminará el entorno, el río y los manantiales con la descarga de 300 toneladas de basura al día durante el inicio de su operación y posteriormente con 1 mil 800 toneladas al día.

Además, informaron que Confinam tiene la intensión de descargar desechos biológicamente infecciosos, pues solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México (SMAEM) la autorización para recibir residuos infecciosos procedentes de industrias y laboratorios, “lo cual es gravísimo” – dijeron-, porque contaminaría a los mismos lixiviados, es decir, a los líquidos emanados de la putrefacción de desechos orgánicos.

Riesgos y anomalías

A decir de Claudia Gómez Portugal, directora de comunicación estratégica del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, existen varias anomalías respecto a las autorizaciones otorgadas a Confinam por parte de la SMAEM, pues, aun cuando la dependencia negó el permiso para desechos biológico infecciosos, con el proyecto está violando la Norma Oficial Mexicana de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) con clave NOM-083-SEMARNAT en sus párrafos que prohíben la creación de rellenos sanitarios en zonas de recarga de acuíferos y cerca de aeropuertos, si el lugar del relleno está a menos de 13 kilómetros por el riesgo para las aeronaves; en este caso, el aeropuerto de Atizapán, Edomex, se ubica a 6 km de distancia.

Además, “de manera contradictoria”, la SMAEM autorizó la disposición de residuos municipales con la condicionante de que los desechos orgánicos no tuviesen más del 30 por ciento de humedad, lo cual implicaría un equipo de desecación de orgánicos y el proyecto no cuenta con tal.

Por su parte, Josefina Mena Abraham, presidenta del Grupo de Tecnología Alternativa, argumentó que la autorización determina un total de 44.82 M3/año de lixiviados, pero el proyecto presentado por Confinam marca 44.82 M3/día.

Además, la autorización determina que el control de los residuos se realizará mediante una bitácora que la misma Confinam llevaría el control con una supervisión semestral. Con ello la SMAEM no da ninguna garantía a la comunidad de qué tipo de residuos se depositarán, y por lo anterior mencionado, no hay duda –subrayaron-, de que el tiradero recibirá residuos biológicamente infecciosos.

El acuífero denominado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Cuautitlán-Pachuca Estado de México-Hidalgo, es uno de los más grandes mantos freáticos del centro del país. La contaminación a dicho acuífero impactará en la salud y el bienestar de los habitantes de Jilotzingo y más aún en los habitantes del Valle de México, informaron.

Jilotzingo es un municipio montañoso con un suelo de vocación forestal, el 80{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de su territorio está cubierto de bosque, tiene una altura de 2700 a 3700 metros sobre el nivel del mar y forma parte de una las cadenas montañosas más altas del altiplano mexicano y por consiguiente con un frágil equilibrio ecológico. Allí se pretende instalar un relleno sanitario en una región que “debiera estar ecológicamente protegida; es una negligencia por parte de las autoridades y de los empresarios de Confinam”, acusaron. En este territorio nace gran parte del agua que forma el Lago de Guadalupe, la Laguna de Zumpango y la Presa Madín, los dos primeros los más grandes cuerpos de agua del Valle de México.

Comments

Comentarios

You may also like