Opinión: El golpe en Chile y la radio

. En esta columna se presentan sólo algunas de las últimas palabras del presidente Salvador Allende, las cuales fueron pronunciadas ante los micrófonos de diferentes estaciones de radio que se enlazaban una tras de otra, cada vez las fuerzas traicioneras de Augusto Pinochet descubrían y bombardeaban a cada radiodifusora que iba otorgando el espacio al presidente:

Por Tania Meza Escorza /Desde Abajo

Este 11 de septiembre, se cumplen 35 años de una de las más grandes infamias perpetradas en América Latina: el golpe militar contra el presidente chileno Salvador Allende. Independientemente de todos los análisis que el canallesco suceso merece, es importante destacar el papel de comunicación masiva que desempeñó la radio para comunicar a la ciudadanía chilena con su presidente legítimamente constituido, durante las últimas horas de vida del mandatario, las cuales destinó a levantar la voz ante su pueblo.

Por cuestiones de espacio, en esta columna se presentan sólo algunas de las últimas palabras del presidente Salvador Allende, las cuales fueron pronunciadas ante los micrófonos de diferentes estaciones de radio que se enlazaban una tras de otra, cada vez las fuerzas traicioneras de Augusto Pinochet descubrían y bombardeaban a cada radiodifusora que iba otorgando el espacio al presidente:

7:55 A.M. RADIO CORPORACIÓN: Habla el Presidente de la República desde el Palacio de La Moneda. Informaciones confirmadas señalan que un sector de la marinería habría aislado Valparaíso y que la ciudad estaría ocupada, lo que significa un levantamiento contra el gobierno, del gobierno legítimamente constituido, del gobierno que está amparado por la ley y la voluntad del ciudadano. (…) Yo estoy aquí, en el Palacio de Gobierno, y me quedaré aquí defendiendo al gobierno que represento por voluntad del pueblo (…) Tenemos que ver la respuesta, que espero sea positiva, de los soldados de la patria, que han jurado defender el régimen establecido que es la expresión de la voluntad ciudadana, y que prestigia el profesionalismo de las Fuerzas Armadas.

8:15 A.M. RADIO CORPORACIÓN: (…) Se insta a renunciar al presidente de la república. No lo haré. Notifico ante el país la actitud increíble de soldados que faltan a su palabra y a su compromiso. Hago presente mi decisión irrevocable de seguir defendiendo a Chile, su prestigio, en su tradición, en sus normas jurídicas, su constitución. Señalo mi voluntad de resistir con lo que sea, a costa de mi vida, para que quede la lección que coloque ante la ignominia y de la historia a los que tienen la fuerza y no la razón. (…) en este instante los aviones pasan sobre La Moneda, seguramente la van a ametrallar. Nosotros estamos serenos y tranquilos. El holocausto nuestro marcará la infamia de los que traicionan la patria y el pueblo.

8:45 A.M. RADIO CORPORACIÓN: La situación es crítica, hacemos frente a un golpe de estado en que participan la mayoría de las Fuerzas Armadas. (…) defenderé esta revolución chilena porque es el mandato que el pueblo me ha entregado. No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo. Si me asesinan, el pueblo seguirá su ruta, seguirá el camino con la diferencia quizás que las cosas serán mucho más duras, mucho más violentas, porque será una lección objetiva muy clara para las masas de que esta gente no se detiene ante nada (…) El proceso social no va a desaparecer porque desaparece un dirigente. Podrá demorarse, podrá prolongarse, pero a la postre no podrá detenerse.

9:03 A.M. RADIO MAGALLANES En estos momentos pasan los aviones. Es posible que nos acribillen. En nombre de los más sagrados intereses del pueblo, en nombre de la patria, los llamo a ustedes para decirles que tengan fe. La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada. Este es un momento duro y difícil: es posible que nos aplasten. Pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores. La humanidad avanza para la conquista de una vida mejor.

9:10 A.M. RADIO MAGALLANES Seguramente, ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de radio Portales y radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción.

Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la patria. (…) tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores! Éstas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

Comentarios: taniamezcor@hotmail.com

 

Comments

Comentarios

You may also like