[OPINIÓN] SME: apoyo popular

. A diferencia de Felipe Calderón que el día de antier los propietarios de las concesiones de Radio y televisión, que tuvo el apoyo de un puñado de personas, eso si poderosos e influyentes. Hasta altura del gobierno ya no resulta difícil poner en una balanza hacia donde se dirige la orientación de las políticas públicas.

Por Pablo Vargas González / Desde Abajo

Las movilizaciones que hubo en la ciudad de México y en Pachuca, el jueves pasado a favor del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME)y en contra del decreto presidencial que extingue y liquida a la Compañía LYFC, es contundente. Los diferentes sectores sociales reprueban la decisión de suprimir de manera vertical una fuente de trabajo que da empleo a 45 mil trabajadores mas otros empleados que en conjunto engloban más de 60 mil que, también por decreto pierden el empleo y son lanzados al ejercito de desempleados.

A diferencia de Felipe Calderón que el día de antier los propietarios de las concesiones de Radio y televisión, que tuvo el apoyo de un puñado de personas, eso si poderosos e influyentes. Hasta altura del gobierno ya no resulta difícil poner en una balanza hacia donde se dirige la orientación de las políticas públicas.

Enumero tres cuestiones principales: 1) dice el gobierno federal que no pretende privatizar la energía eléctrica; es falso, de toda falsedad: la energía eléctrica en México ya se encuentra privatizada en mas de una tercera parte; hay empresas españolas, estadounidenses y japonesas que se han beneficiado con la ineficacia en que operan las empresas paraestatales.

2) la Cía. Luz y Fuerza del centro opera con números rojos y está quebrada a causa del contrato sindical; falso también, la incapacidad gubernamental ha llevado a la quiebra a la empresa gracias a que no pagan la Luz grandes potentados que hoy aplauden la “valiente” decisión presidencial. Se trata de políticos y empresarios consentidos del gobierno actual. Tales como La Torre Mayor de Reforma; varios hoteles de la Zona Rosa y de Polanco; los periódicos Reforma y unomásuno.

La propia Presidencia de la República no paga luz; todas las dependencias federales no pagan la luz, tienen toma clandestina. Las repetidoras de Telmex tienen mediciones de ellos, tomas clandestinas, equipos de medición manipulados por ellos mismos, por los administradores de Luz y Fuerza, que quiere decir esto que existe un doble rasero, mientras el ciudadano común paga y debe pagar y sino paga simplemente se la cortan y tiene que pagar la re conexión. En cambio los grandes empresarios no pagan o pagan a “plazos”, o bien tienen su propia toma. Asi de ese modo, no se vale que el conjunto de mexicanos tengamos que pagar la ineficiencia gubernamental.

3) se dice que lo que se puede recuperar con la liquidación de la Cía. de Luz y F, 40 mil millones de pesos anuales, se puede orientar hacia programas contra la pobreza. Falso nuevamente.es la misma cantaleta. Patrañas como el anuncio de elevar el 2{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} en medicinas y alimentos. Ese dinero no llegará a los mexicanos, al contrario se le arrebatarán de sus bolsillos.

En realidad circula con mucha fuerza, que la liquidación de la Cía. y el golpe al Sindicato es parte de un gran negocio, en el que están involucrados el mismo secretario de trabajo Javier Lozano y otros altos funcionarios del gobierno de Fox y del actual; buscan apropiarse de una red de más de mil kilómetros de fibra óptica, infraestructura que utilizarían para realizar negocios multimillonarios con los colosos de las telecomunicaciones. Grandes empresas nacionales y extranjeras ambicionan hincar el diente a lo que forma parte de los recursos naturales aun protegidos por la Constitución.

Se habla de ineficiencia gubernamental como causa principal para liquidar Luz y Fuerza del Centro; cuantos organismos descentralizados vinculados al poder publico no se encuentran en esa situación, de corrupción, privilegios y prebendas y no se hace nada. Es una decisión autoritaria que no cabe en un México que se abre por la democracia. Solo la movilización social y popular podrá detener el autoritarismo actual y el que se perfila para 2012.

La marcha del jueves pasado de los pachuqueños es sintomática: no solo estuvieron trabajadores y sindicalistas solidarios, sino que fue respaldada por familias, jóvenes, niños y mujeres, que consideran que el calderonazo es un atentado al sindicato, a los recursos naturales y al pueblo de México. Se abre un abismo entre el interés del grupo gobernante y los intereses generales de los mexicanos. Entre un gobierno pro empresarial, que beneficia a toda costa a los poderosos contra los intereses del pueblo, de las mayorías.

Comments

Comentarios

You may also like