25 de noviembre: Legisladores oscurantistas

. Pero la violencia contra las mujeres más sonada por estos días es sin duda la institucional. La que ha llevado a legisladoras y legisladores de todo el país a “proteger la vida humana desde el momento de la concepción” (Sic), aún cuando la ciencia considera que la vida humana comienza en la semana 12, cuando tiene inicio la actividad neuronal. Además de misóginos, ignorantes.

Por Tania Meza Escorza / Desde Abajo

Un fantasma recorre México: el fantasma del oscurantismo.

Hasta hace algunos meses, el sitio más inseguro para las mujeres de México era el hogar. Hoy ha dejado de serlo, porque los lugares más peligrosos para las mexicanas actualmente son las cámaras de diputados.

Veracruz se acaba de convertir en el estado 17 en penalizar el aborto, ignorando el artículo 4 de la Constitución. El país regresa a la época de La Colonia, cuando las mujeres no tenían más remedio que aceptar las criaturas que Dios les mandara.

En México, 6 de cada 10 embarazos no son deseados o planeados, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud Reproductiva 2003. Se calcula que cada año unas 120 mil mujeres buscan tratamiento en los hospitales públicos por complicaciones causadas por abortos mal practicados.

Sin embargo, y a pesar de que la Constitución establece en su Artículo 4, escrito en los años 70, que “toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número de espaciamiento de sus hijas e hijos”, desde octubre de 2008 en los congresos locales de 17 estados se han venido realizado reformas constitucionales para criminalizar el aborto.

Justo ahora, en el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, las mexicanas no tenemos nada qué celebrar.

Desde 1960, con el asesinato de las hermanas Miraval por parte de la dictadura dominicana de Leonides Trujillo, se conmemora el día contra la violencia hacia las mujeres, reconocido a nivel Latinoamérica en 1981 e institucionalizado en 1999 por la Organización de las Naciones Unidas como día mundial.

Al igual que el Día Internacional de las Mujeres, ésta no es una fecha para celebrar, sino para llamar la atención sobre el adeudo social que en todo el mundo se tiene con las mujeres, debido a la violencia ejercida nuestra contra, en todas sus formas.

La violencia por género es tal en el planeta, que un solo día no basta para su visibilización. Si bien es un tema que debiera tocarse todo el año, el Centro Para el Liderazgo Global de las Mujeres, con sede en Estados Unidos, inició una campaña internacional, denominada 16 días de activismo contra la Violencia Hacia las Mujeres, del 25 de noviembre al 10 de diciembre, con el objetivo de crear un movimiento de solidaridad y lograr incidir en la conciencia pública sobre la gravedad de todas las formas de violencia hacia las mujeres. Charlotte Bunch, directora del Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres, galardonada por el gobierno estadounidense con el premio Eleanor Roosevelt a la defensa de los derechos humanos, ha sido una de las principales impulsoras de esta campaña.

Los 16 Días de Activismo concluyen el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos cuando se conmemora el aniversario de la firma de la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948.

En este periodo de 16 días también convergen fechas significativas como el primero de diciembre, Día Internacional de Lucha contra el SIDA y el 6 de diciembre, conmemoración de la masacre en Montreal, Canadá, donde 14 estudiantes de ingeniería fueron asesinadas por ser feministas en 1989.

Sin duda estas fechas son de las más destacadas, pero la violencia la vivimos todas las mujeres del mundo cotidianamente, algunas de manera más marcada que otras, pero al final de cuentas, todas la mujeres del planeta hemos sufrido violencia por género.

Las mujeres somos golpeadas y violadas en los hogares y calles, obligadas a ejercer la prostitución, maltratadas en los hospitales, explotadas laboralmente, perseguidas por activismo político, abusadas por ser indígenas o son víctimas de crímenes seriales en la total impunidad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo una de cada cinco mujeres se ha visto forzada a practicar el sexo contra su voluntad en algún momento de su vida. Independientemente de la región geográfica se estima que entre 40 y 60 por ciento de los casos de abuso sexual ocurre en mujeres menores de 16 años.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Interna de las Relaciones en los Hogares (Endireh) más reciente, Hidalgo tiene el noveno lugar nacional en cuanto a violencia hacia las mujeres por parte de sus parejas. Esta proporción es superior al promedio nacional, que indica 47 de cada 100 mujeres agredidas por su pareja.

Pero la violencia contra las mujeres más sonada por estos días es sin duda la institucional. La que ha llevado a legisladoras y legisladores de todo el país a “proteger la vida humana desde el momento de la concepción” (Sic), aún cuando la ciencia considera que la vida humana comienza en la semana 12, cuando tiene inicio la actividad neuronal. Además de misóginos, ignorantes.

¡Aleluya! La edad media volvió, la Inquisición recargada está aquí, para criminalizar nuevamente a las mujeres. ¡Ay de aquella embrujada que se atreva a decidir sobre su cuerpo, porque será refundida en las cárceles del Santo Oficio!

Comentarios: taniamezcor@hotmail.com

Comments

Comentarios

You may also like