Nostalgia mexicana de Dilma

El ascenso de Dilma Rousseff como la primera Presidenta de Brasil y la tercera actualmente en Latinoamérica, refuerza la tesis feminista que afirma: “si avanza una, avanzamos todas”. Y en este caso, la premisa no deja luga ra dudas. No solamente porque la ex jefa de Gabinete del aún Presidente Luiz Inacio Lula Da Sliva es una comprometida con el empoderamiento de las mujeres en su país, sino porque brinda ejemplo al resto de los partidos políticos de izquierda en el continente sobre que sí es posible vencer las barreras del viejo “machismo-leninismo” para colocar una representante del género femenino en las más altas magistraturas y obtener por ellas, la democracia y el progreso anhelados. Ahora, ni más ni menos que de dos mujeres pende el futuro de los dos gigantes del Sur: Argentina con Cristina Fernández de Kirchner y Brasil con Rousseff. Nada mal para la aún breve historia de diez años liberación suramericana del capitalismo salvaje, sobre la cual México tiene mucho que lamentarse y aprender políticamente; pues, con esta victoria brasileña, se hace más grande la nostalgia mexicana con el día posible, en el que también aquí triunfe la vanguardia social.

Comments

Comentarios

You may also like