Gloria, Oralia, Diana

por Tania Meza Escorza / DESDE ABAJO

“Si una mujer entra en política,
cambia dicha mujer. Si muchas
mujeres entran en política,
cambia la política”.
Michelle Bachelet

Nuevamente, los partidos políticos en Hidalgo han relegado a las mujeres hasta abajo, a la base militante. Lejos, muy lejos está el utópico 50 por ciento de candidaturas femeninas a cargos de representación popular.

Sin embargo, este proceso tiene una particularidad. Si bien el compromiso con la equidad sigue jugando el juego de la simulación, aún cuando las mujeres son minoría en este proceso, aún cuando están en las suplencias, aún cuando están al frente en municipios en que difícilmente se ganará; en esta ocasión tienen un par de papeles protagónicos.

Las candidaturas a presidir ayuntamientos en las dos principales ciudades del estado están ocupadas por mujeres: En Pachuca va Gloria Romero por la Coalición “Hidalgo nos Une” entre el PAN y el PRD, y por Tulancingo va Oralia Vega, encabezando la alianza “Unidos por ti” entre el PRI y el Verde.

Con grandes posibilidades de triunfo, Gloria Romero León tiene una cálida historia con Pachuca. Hace doce años fue una de las piezas fundamentales para hacer que su esposo, el ingeniero José Antonio Tellería, fuera no sólo el primer (y hasta ahora único) presidente municipal de oposición de la capital hidalguense, sino también el alcalde más querido por la ciudadanía pachuqueña.

Uno de sus principales logros en el DIF Pachuca fue la creación de los centros de atención infantil, para hijas e hijos de madres con muy bajos ingresos económicos y sin seguridad social. Después, como regidora y diputada federal, Gloria ha mantenido siempre el arraigo en barrios y colonias capitalinas.

La priista Oralia Vega, una mujer que en política surge a la sombra de su esposo y luego crece con el respaldo del grupo universidad, ha sabido desmarcarse de cualquier sombra por su trabajo, primero en la cámara de diputados y después en la Secretaría de Turismo estatal, en donde uno de sus mayores méritos fue, a pesar de las órdenes de su jefe, detener la increíblemente misógina campaña “Hidalgo en la piel” (misma que incluso fue nominada para obtener algunos “antipremios” contra la discriminación)

Oralia le ganó la batalla interna por la candidatura a todos sus contrincantes, entre quienes se encontraba su propio esposo. No obstante, en el caso de Vega (así como en el de Selena Peña, candidata tricolor por Zempoala) lo que se mira no es el compromiso de su partido por el avance de las mujeres, sino el promover la participación femenina en los municipios donde el triunfo se mira, por lo menos, difícil, debido a la fortaleza de los candidatos del Panal.

Por otro lado, un gran acierto de la coalición “Poder con rumbo” integrada por los partidos del Trabajo y Convergencia, es la candidatura de la abogada transexual Diana Marroquín Bayardo, también en Tulancingo.

Diana es una joven licenciada en derecho y cuenta con una reconocida trayectoria en los espacios estelares de dos de los medios de comunicación más fuertes a nivel nacional: Televisa y Radio Fórmula. Además es escritora y conferencista en materia de programación neurolingüística y Feng Shui.

Aún en suplencia, la postulación de Diana a la alcaldía de su municipio hace que Hidalgo se anote un diez en materia de derechos humanos, a nivel nacional. Sin duda, nuestro estado se suma a la lista de las muy pocas entidades progresistas que han promovido a puestos de poder a la diversidad sexual. Antes de Hidalgo, sólo Jalisco y el Distrito Federal impulsaron a algún integrante de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transvesti, Transexual, Intersexual (LGBTTTI).

Por estos tres casos, da gusto saber que el poder hegemónico se llevará al menos un rasguñito en Hidalgo. No sólo porque el partido dominante probablemente perderá la capital del estado, sino porque unos cuantos espacios le han sido arrebatados al patriarcado, en las tres coaliciones que contendrán el próximo 3 de julio.

Con la renovación de ayuntamientos las mujeres seguiremos siendo una pequeña minoría en el poder político estatal. Pero como es casi un hecho que Gloria Romero será la próxima presidenta municipal de Pachuca, y aunque Oralia tiene pocas posibilidades de ganar y Diana muchas menos, es grato saber que durante las campañas se mirará la presencia de tres mujeres que cuentan con perspectiva de género y que están conscientes de que si retrocede una, retrocedemos todas, y si avanza una, avanzamos todas.

Comentarios:

@taniamezcor

FB: Tania Mezcor

Comments

Comentarios