Hidalgo: efervescencia electoral

Hay tres elementos que propiciaron que la actual campaña electoral en Hidalgo haya sido tan intensa y efervescente: por una parte la disminución del tiempo para hacer campaña de proselitismo, la conformación de alianzas y coaliciones y, por último el incentivo de ampliar el periodo del cargo municipal, todo ello ha hecho que estos comicios sean los más competidos que se han tenido desde el inicio de la “reforma política” en la entidad.

En comicios municipales hasta 1984 concluyeron las elecciones de partido hegemónico donde solo competía sin oposición real el Partido Revolucionario Institucional, y desde luego sin ninguna conflictividad ni participación ciudadana. El pluralismo partidario fue paulatinamente abriendo espacios para la competencia efectiva.

Lo que se ha observado en estas semanas es una intensa disputa por los cargos en los 84 municipios, inclusive más reñidas que las elecciones de gobernador y congreso local de 2010. Sencillamente debido que el año pasado el proselitismo se centró en las candidaturas a gobernador/a y muy poco a diputados pero ahora la atención se centra en todas las plazas municipales, en mayor o menor medida se han presentado contiendas acaloradas que subido el termómetro del estado y de los municipios.

Aunque ello no quiere decir que sean suficientemente atractivas para atraer a los electores, puesto que los contendientes son de sobra conocidos, con frecuencia la disputa se realiza entre las elites y grupos de poder local al margen del resto de los ciudadanos, por mantener familias y cacicazgos que llevan décadas detentando el poder.

El escenario municipal ha llevado, a veces a que las elecciones tengan un signo reivindicador para la sociedad civil o para defender los recursos naturales de la región o preservar la cultura y la autonomía municipal. La elección pasada sucedió en Zimapán en que los pobladores después de defender y movilizarse contra un confinamiento de residuos sólidos, la lucha se prolongaron hasta la elección municipal.

Tal disputa lleva a una lucha sin cuartel como es el caso de la elección del próximo 3 de julio. Hasta el momento el número de hechos de confrontación rebasa con mucho el de procesos electorales anteriores.

Podemos caracterizar en cuatro tipos de hechos que están presentes en la campaña electoral: 1) conflictividad interna a causa de inconformidades por la nominación de candidaturas y la conformación de alianzas: toda clase de impugnaciones, desacuerdos que con anterioridad el PRI era el principal protagonista pero ahora los demás partidos tuvieron diferencias internas que llevaron a desafecciones y deserciones de grupos y corrientes internas.

2) movilizaciones y manifestaciones públicas previas y durante la campaña: con las diferencias internas por la selección del candidato en diferentes municipios, tempranamente se realizaron movilizaciones sociales por ganar la nominación, muchas de ellas se mantuvieron durante la campaña.

3) estrategias de campaña y operativos: cada partido y coalición reprodujo sus mecanismos de promoción del voto, en la disputa por el voto se enfrentaron prácticas y cultura política que lejos de avanzar por los caminos de la legalidad y la democracia repitieron esquemas de elecciones costumbristas: donde apareció el corporativismo más crudo de grupos y sindicatos a favor del PRI, las cooptaciones, el clientelismo, y la injerencia de autoridades municipales y estatales a favor de partidos y candidatos.

4) los actos de violencia política, se disparó en muchos municipios y son los que generan “focos rojos” en muchos municipios, que van desde el enfrentamiento verbal entre militantes hasta las agresiones físicas, pasando por intimidaciones y amenazas de toda laya.

Todo ello hace una de las elecciones más competitivas en la entidad. Se está produciendo en la práctica una recomposición de fuerzas políticas y de alineamientos que se verificará el día de las elecciones. Ante tal situación los “exhortos” y llamados a la cordura deben concretarse en una rigurosa aplicación de la ley por parte de gobiernos municipal y estatal, para que los ciudadanos puedan ejercer libremente sus derechos.

Comments

Comentarios

You may also like