Elecciones 2012: La mejor encuesta

por Pablo Vargas González

A estas alturas de la campaña electoral donde ya faltan escasas tres semanas para que concluya el proselitismo y se realice el día esperado: 1° de julio, muchos de los electores ya decidieron por quién votar. Y esto no tiene nada que ver con las encuestas sobre todo las que están “pagadas” y las que difunden de manera propagandística algunos monopolios de la información.

Como refrán coloquial, la mejor encuesta será el día de la votación en que se contarán todos los votos y se medirán todas las preferencias por partidos y candidatos, en lo que se espera que los organismos electorales cumplan su trabajo y cuenten bien los votos.

Esto a viene a colación porque persisten “las encuestas diarias” y las encuestas que tratan de imponer resultados previos y crear condiciones para generar “estados de ánimo” no siempre positivos, y que con frecuencia desalientan una competencia civilizada, e inhiben la participación.

Por ello ha sido innovadora y refrescante la presencia de diversos sectores sociales que han reclamado una elección limpia y en la legalidad. El sector de jóvenes y estudiantes han sido los que pusieron en cuestión a los medios de comunicación, principalmente se enfocaron en los monopolios televisivos (Televisa y TV azteca).

Se perdió de vista la importancia de los diferentes sectores sociales y sus demandas. Las plataformas de los partidos y las campañas electorales tienden a uniformar “lo que la gente quiere” sin realmente preguntarle. Sobre todo se perdió de vista a un sector siempre excluido y marginado de la política y del sistema político: los jóvenes y los estudiantes.

La movilización social en diferentes espacios y múltiples instancias, de las últimas semanas han desbordado todas las expectativas sobre las redes sociales. Pero no ha sido en automático ni menos por decreto, se ha generado en respuesta a la cerrazón autoritaria del control de los medios monopólicos. Pero también ha sido en clara refutación de las “encuestas” manipuladas.

Hay dos elementos del proceso electoral, que se tornaban tradicionales que han sido plenamente refutados por el público y por la ciudadanía. El control informativo a través de los grandes medios de comunicación, sobre todo las televisoras y las encuestas que desde antes de las campañas ya daban resultados definitivos.

Si bien las encuestas electorales han sido un elemento innovador en las elecciones mexicanas en toda la etapa de la larga transición política (1977-2012), en la etapa actual está ocurriendo un uso y un abuso desbocado que está lejos de dar garantías y certidumbre a la opinión pública.

Las encuestas de preferencia electoral, fueron paulatinamente instalándose en el público mexicano, sobre todo en aquellas elecciones locales y federales donde la competencia se fue haciendo cerrada entre candidatos y partidos, y prácticamente fueron acompañantes de la apertura, la alternancia y el pluralismo político, en elecciones altamente competitivas.

Las elecciones presidenciales de 1988 fueron las primeras donde las encuestas se hicieron presentes. De ahí en adelante jugaron un papel en los procesos de alternancia político electoral. Pero hoy, algunas de ellas han generado la duda entre amplios sectores de la población. La que más llama la atención es una que tiene resultados día a día y que se publica en un diario nacional, y en donde no cambian las cifras.

Es por ello que cobran una importancia de comunicación las redes sociales, generadas a través de internet y la telefonía celular (con facebook y twitter), que han resultado un medio fuera del control monopólico y autoritario, así se demuestra en las movilizaciones sociales de los últimos días.

La mejor “encuesta” ciudadana será el próximo 1° de julio, informarse sobre las campañas y las propuestas, sobre lo que representa cada candidato y candidata, en los distritos, en las entidades y en el nivel de país. Del 2000 a la fecha hemos escuchado lamentos de personas que dijeron “me equivoqué”. No puede volver a ocurrir. Solo con decisión y seguridad podemos ejercer en libertad, tenemos ese derecho que nadie nos puede arrebatar. Solo ejerzámoslo

Comments

Comentarios

You may also like