Instituto Electoral de Hidalgo: nuevo carro completo

A dos semanas de que concluya el plazo para integrar el Consejo General del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH) se abrió el proceso de selección pero sin apego a los principios de certeza, autonomía, imparcialidad y objetividad que señala la ley electoral.

 

por Pablo Vargas González

Para Adalberto, por su pronta mejora

Cada elección local es lo mismo, los partidos de oposición se quejan de irregularidades, de manipulación, incluso de fraude e impunidad, y en mucho lo achacan al organismo electoral. Pero en el momento de revisar la ley y reformar lo concerniente a la “ciudadanización” doblan las manos y permiten la imposición de funcionarios oficialistas. Es el caso del actual proceso de renovación del IEEH plagado de opacidad y falta de transparencia donde se aprestan a llevarse nuevamente el “carro completo”.

A dos semanas de que concluya el plazo para integrar el Consejo General del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH) mismo que es el órgano máximo para organizar las elecciones locales (gubernatura, congreso y municipios), se abrió el proceso de selección pero sin apego a los principios de certeza, autonomía, imparcialidad y objetividad que señala la ley electoral.

La semana anterior, la Secretaría General de Gobierno les dijo a los partidos que presentaran su lista de propuestas para integrar el Consejo del IEEH. Los partidos de inmediato se posicionaron de que querían un organismos electoral “100{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} ciudadanizado” y empezaron hacer una consulta de pretendientes. Pero a media semana, la misma dependencia gubernamental solo les dijo a los partidos con representación en el Congreso Local (PAN, PRD, y PANAL) que presentarán solo una propuesta principal, lo que quería decir que desde el gobierno estatal se decidió que se llevaría por conducto del PRI la mayoría de posiciones de consejeros, de cuatro y dejaría uno a cada partido.

Un líder del PRD declaró en esa misma semana (25 octubre) que el “proceso de renovación ya está previamente cocinado” y que “es una práctica mercantil” que aun se utiliza para integrar el IEEH. Lo cual desenmascara la simulación, ya que es un proceso cerrado, carente de transparencia y desprovisto de toda legalidad.
Nuevamente como hace seis años se integrará un organismo electoral sin las condiciones ni expectativas de ley ni las exigencias actuales de mayor legitimidad social y política. En 2006 la integración fue de cuatro consejeros para el PRI que fueron designados desde el gobierno, y sin ningún apego al requisito de que los consejeros deben ser electos en el congreso local y no pertenecer o haber sido líder ni dirigente de partidos políticos.

El procedimiento a todas luces anti democrático de imponer “cuotas” y “cuates” está lejos de un México competitivo y de elecciones abiertas. Los que deciden en el estado de Hidalgo el porcentaje y la proporción de ocupar los cargos de forma mayoritaria no piensan ni siquiera en los resultados electorales federales y estatales (en 2010 el PRI alcanzó apenas el 50{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} en coalición) y por otra parte los tiempos demandan un real y autentico proceso de consenso.
Por otra parte, desde el inicio de elecciones competitivas en México con las elecciones presidenciales de 1988 donde se cuestionó las graves irregularidades y fraude monumental de Salinas de Gortari con la famosa “caída del sistema” tanto la ciudadnía como los diferentes sectores de la sociedad mexicana pidieron un cambio profundo para hacer independientes y autónomas la organización de las elecciones. De esa demanda surgió el Instituto Federal electoral (IFE) que paulatinamente entró en un proceso de “ciudadanización”.

En 1990 el IFE se crea con grandes expectativas y dependiendo de los vaivenes sexenales que no respetan el voto ni los derechos ciudadanos, salvo en 2003 en que regresan “las cuotas”, se ha seguido un proceso de selección de consejeros abierto y apegado a la ley. Sin embargo en los estados la Ciudadanización de los organismos electorales no ha sido “moneda corriente” en la normalización política democrática.
En las entidades federativas no varía mucho la injerencia de los gobiernos locales y de los partidos políticos más fuertes para imponer “cuotas” en la selección de consejeros locales y más aún el de vetar a personas que opinan y tienen ideas distintas. Es el caso de Hidalgo que se lleva nuevamente “el carro completo” y lo que augura como serán las próximas elecciones en los siguientes 50 años o más.

Si los partidos nuevamente permiten las “cuotas” el estado de Hidalgo se verá muy lejos de tener por primera ocasión un organismo verdaderamente autónomo y ciudadano. Y las funciones del IEEH serán nuevamente atender los intereses parciales y de facción en turno alejados del espíritu de participación ciudadana y consolidación democrática.

Comments

Comentarios

You may also like