Buenas noches y welcome to Roshell Terranova

MÉXICO. —Para Roshell Terranova, el show travesti no sólo es la personificación de actrices o cantantes de moda y playback o fonomímica. Para ella,  es algo más; es teatro, es música, es voz real, no necesariamente playback.

Horas antes de salir al escenario, la actriz y coreógrafa vocaliza frente al espejo mientras prueba varios cambios de ropa. Es una noche de viernes, y está anunciado en cartelera un espectáculo que ella misma ha creado.

Por cerca de dos horas, de esas cuerdas vocales que tensa y relaja para alcanzar los registros de siete notas, 5 tonos y dos semitonos, saldrán expulsadas hacia la audiencia las letras de “Cabaret”, “Mame”, y hasta de la ópera rock “Hair”.

El escenario es pequeño, tan intimista que contrasta con la grandiosidad de las piezas de grandes musicales que la tienen ensayando desde varios días antes. Solo son pistas, el resto es su voz, su vocalización y sus horas de solfeo necesarias para mantener vivo un sueño que alguna vez la llevó a estudiar en Nueva York arte dramático, coreografia y canto.

Figura central del movimiento transgénero desde los 90’s, y conductora de varios eventos de cierre de la Marcha del Orgullo LGBTTTI, Roshell no siempre fue la mujer aguerrida, activista, empresaria y actriz de proyectos como la película “Estrellas Solitarias”.

Era otra realidad su etapa de juventud, un momento en el que se debatía entre salir del clóset como la mujer que sabía que era y el mundo gay cargado de promesas que comenzaba a conquistar con su talento.

En esa encrucijada, decidió seguir su naturaleza femenina, y vio alejarse una lucrativa carrera en los espectáculos teatrales, cerrados en los 70’s y 80’s para personas transgénero, que ni siquiera figuraban en un mundo dicotómico entre lo heterosexual y lo gay.

Roshell

Y así nació Roshell Terranova, una mujer transgénero que intenta aún conjugar las artes escénicas, la coreografía, y el canto con el show travesti, el cual, tradicionalmente ha sido un refugio de expresión para las mujeres transgénero.

Los minutos pasan y la hora se acerca. Pronto serán las 10 de la noche, hora en la que Roshell comenzará su espectáculo musical.

Toma el teléfono y da algunas instrucciones a su Staff de “El Lugar de Roshell”, una de las dos casas de travestismo pioneras que se han mantenido vigentes desde inicios de la década del 2000, cuando comenzaba a despuntar el movimiento transgénero en la Ciudad de México.

Esa casa de transformaciones ha sido su proyecto más querido, un espacio en el que aquellas personas travestis —que no necesariamente están en un proceso de transexualidad—, pueden ir a cambiarse de ropa y vivir por unas horas su sueño, de formar parte del otro género, en su mayoría, expresar su feminidad.

Y su proyecto fue creciendo con los años. Pasó de tener una pequeña boutique y estética hasta un espacio de convivencia que lo mismo ha servido de escenario para proyectos fílmicos y televisivos, que para intervenciones académicas.

«El Lugar de Roshell» fue el uno de los sitios donde se llevaron al cabo los estudios sociológicos de las primeras generaciones de la «práctica regional de ciudadanía transgenero»  organizada por la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, fundada por la profesora Virginia Jaramillo, pionera de las aproximaciones académicas del trabajo social hacia las personas trans.

Falta poco menos de una hora ya, y Roshell hace una llamada a su hija Paola, (a la que su hermana trajo al mundo pero a quien ella crió desde niña). Necesita saber que su pequeña nieta está bien, pues piensa dedicarle a la bebe la actuación de esta noche.

roshell terranova foto

La segunda y última llamada antes de salir a escena es para Liliana Alba, su pareja de hace una década, con quien ha luchado lado a lado para construir el espacio de ambas.

Unas breves palabras para saber cómo están Missi y Grisabela, los gatos de la pareja, y cierra el teléfono.

Lo apaga para concentrarse.

Hoy entre el público, como invitadas especiales hay algunas activistas con las que se involucró en 2004 en el primer proyecto de Ley Federal de Identidad de Género, presentado en la Cámara de Diputados, y que sería un antecedente de la reforma a la ley del registro civil aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para las rectificación del acta de nacimiento de las personas transgenero. 10 años después.

Por fin da la hora.

Koke está listo con la cámara fotográfica; Regina, en los controles de luz y audio; Erasmo —su expareja, hermano de cariño y socio—, supervisando los últimos detalles; Leslie, en la entrada y la logística.

Segura de sí misma, da una última visita al espejo.

Sonríe y cruza esa cortina que la separa de la cascada de luces y aplausos.

Y con una sonrisa que lleva a su boca a Liza Minelli susurra al metal plateado del micrófono: “Welcome to cabaret…”

Comments

Comentarios