«Este proceso no tiene retorno»

Andrés Manuel López Obrador celebró el primer aniversario de su triunfo electoral ocurrido en las elecciones presidenciales de julio de 2018 y lo hizo con un acto masivo en el Zócalo de la Ciudad de México al cual llamó «Informe de Actividades» en el que congregó a cientos de miles de personas.

Ahí, el presidente de México hizo un resumido balance de lo que han sido sus seis meses de gobierno en el cual, sostuvo, ha cumplido setenta y ocho de los cien compromisos que adquirió por la tarde de aquel primero de julio del año pasado cuando, en esa misma plaza, AMLO se dirigía por primera vez a sus seguidores con la banda presidencial impuesta.

Desde el costado sur del Zócalo, así lucía la principal plaza de México durante el discurso de López Obrador. FOTO: Presidencia de México

Un templete sumamente sobrio sirvió de marco a López Obrador para dirigir su discurso. FOTO: Presidencia de México

López Obrador afirmó que el proceso de transformación política que inició con su arribo a la presidencia del país «no tiene retorno» y dijo que antes de que termine este año 2019 sentará las bases para que ningún gobierno futuro deshaga los logros de su administración en materia de justicia social, combate a la corrupción y servicio público.

«Este proceso no tiene retorno. Ni un paso atrás. Nada de titubeos o medias tintas. Una cosa es actuar con prudencia, evitar la confrontación y garantizar las libertades que son sagradas y otra cosa muy distinta es la indefinición», dijo en el acto por el cual solamente se hizo acompañar de su esposa, Beatriz Gutiérrez Múller; la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; y el presidente del Congreso, Porfirio Muñoz Ledo; los tres personajes, muy cercanos al Presidente.

Las personas abarrotaron de tal manera el Zócalo que la masa llenó también las calles aledañas. FOTO: Presidencia de México
AMLO estuvo acompañado de su esposa, la literata Beatriz Gutiérrez Müller. FOTO: Presidencia de México

Notablemente emocionado, AMLO se llamó a sí mismo un radical: «Nosotros somos auténticos, pacifistas y transformadores al mismo tiempo. En la defensa de las causas de la honestidad, la justicia y la democracia no somos moderados, somos radicales». Y cargó en contra del conservadurismo: «En estos tiempos, como decía Melchor Ocampo, el moderado es simplemente un conservador más despierto. Seamos cada vez más fieles a los anhelos y a las esperanzas que tiene el pueblo de México en un cambio verdadero».

Al final de su discurso, en el acto que congregó también a gobernadores y a los principales empresarios del país, entre ellos el presidente de Televisa, Emilio Azcárraga y el dueño del Grupo Carso, Carlos Slim, el presidente mexicano citó a la gente a congregarse en esa misma plaza para los festejos del Día de la Independencia y culminó citando el texto del «memorial de Culhuacán», texto prehispánico sobre la fundación de aquella ciudad mexica: «En tanto permanezca el mundo, no se acabará la fama y la gloria de México Tenochtitlan».

Comments

Comentarios

You may also like