Furia mexicana

Hace apenas unas semanas escribí que sentía envidia de la revolución feminista que se está llevando a cabo en Chile iniciada por las jóvenes universitarias y de las enormes manifestaciones en Bilbao contra la violencia machista. Ahora la llamada “Furia Mexicana” es la envidia en varios países.

Aquí en Pachuca, simple y llanamente la marcha del 16 de agosto, que inició en la Plaza Juárez, ha sido la mejor en la historia del feminismo hidalguense. Se convocó por las redes sociales. ¿Quién la inicio? No importa, lo mejor es que nos fuimos sumando una a una.

No sólo ha sido la marcha más nutrida, sino que la dinámica espontánea es un ejemplo de verdadera democracia; así es, el feminismo: eminentemente un movimiento democratizador.

Primero nos concentramos a los pies del monumento a Benito Juárez, ahí se informó sobre los puntos a seguir, así la gente supo exactamente lo que ocurriría. Después nos ubicamos en el centro de la plaza donde se colocaron en el piso cartulinas con siluetas de mujeres para recordar a aquellas que fueron asesinadas por el hombre que prometió quererlas y cuidarlas o por algún conocido. Aquí es necesario reflexionar que si bien ésta técnica de denuncia tuvo su impacto hace varios años, ya no lo tiene ahora, porque no logró cambiar nada.

Por otra parte, las pintas en el piso de la plaza, resultaron ser algo muy similar a lo que pasó con el Ángel de la Independencia en Ciudad de México (que por cierto y si usted no lo sabe, unas 200 mujeres que se dedican a la restauración propusieron que no se repare el monumento hasta que los mexicanos dejen de matar, violar, hostigar y discriminar a las mexicanas, ¡eso sí sería libertad!). Posteriormente, en círculo, se abrió el micrófono para quién quisiera expresar el motivo por el cual acudió al llamado. Hablaron, no sólo mujeres, además hombres, niños y niñas. Entre dramático y conmovedor escuchar a una pachuqueña de diez años, que nunca se había manifestado y jamás había hablado por micrófono ante una multitud decir: ¡Estoy aquí porque tengo miedo, no quiero que me maten, quiero vivir! No sé que tanto le importe al gobierno de Omar Fayad, pero le informo que una ciudadana hidalguense menor de edad se siente insegura y cómo ella muchas.

Luego empezó la ‘diamantinada’ de manera muy festiva y la continuamos por las calles de la ciudad. Consignas, cantos, cuando pasamos frente a La Villita, ahí sí retumbó la tierra. ¡Saquen sus rosarios de nuestros ovarios! ¡Saquen sus doctrinas de nuestras vaginas!, siguió el coro hasta Hidarte.

Recorrimos Avenida Revolución y en ese punto ya no parábamos en las boca calles esperando la luz verde y no entorpecer el tránsito; al contrario, lo paramos, cómo queremos parar al país , que nos vean y nos escuchen ¡Estamos hartas de tanta violencia, estamos hartas de los feminicidios, de las violaciones y de los hostigamientos! ¡Esto tiene que terminar!

Seguimos por la Avenida, automovilistas que mostraban su apoyo a la marcha se llevaban gritos de alegría y besos lanzados al aire, los que nos mentaban la madre, con mayor razón nos deteníamos y gritábamos más fuerte.

Lo mejor estaba por venir. Al tomar Matamoros y a punto de regresar a la Plaza Juárez, nos topamos con un grupo de motociclistas, de ésos con chamarra imitación piel, brillitos y estoperoles conviviendo por igual, calaveras pintadas en sus cubre bocas. Ellos empezaron a dilapidar gasolina haciendo rugir los motores amenazando con echársenos encima. ¡Ninguna se movió! El volumen de las consignas ¡hasta el cien!. Seguimos gritando y para zanjar el asunto, lanzamos ¡El que no brinque es macho, el que no brinque es macho! Todas brincamos, menos los motociclistas.

Terminamos felices en Plaza Juárez.

No vamos a parar, seguiremos haciendo marchas y manifestaciones, por una sencilla razón: Nuestras ancestras lucharon por conseguir el derecho a votar y ser electas, mi generación por todos los derechos que nos han sido escamoteados, las jóvenes feministas luchan por su vida y su integridad. Esa es la enorme diferencia.

botellalmar2017@gmail.com

Comments

Comentarios

You may also like