¿Nuestra meta son 30 mil MUERTES?

En este momento en el que México atraviesa la etapa más crítica de contagios por COVID, con más de diez mil muertes y más de noventa mil contagiados, la campaña nacional de sana distancia concluyó y el Gobierno de la República habla sin cesar de la «nueva normalidad». El presidente López Obrador reinició las giras, yendo al sureste a darle banderazos a la construcción del Tren Maya. Se rehúsa a usar cubrebocas. Ofrece cifras alegres sobre la recuperación económica. Dice que la crisis «ya tocó fondo», mientras más de doce millones de personas perdieron su empleo en abril. En tanto, el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, ha dicho que las muertes por el nuevo coronavirus podrían llegar a las 30 mil y que los decesos se estabilizarían hasta septiembre. Al menos, el sistema sanitario no ha colapsado. En Hidalgo aún hay camas y los hospitales trabajan intensamente, pero resistiendo el sobrecupo. No obstante en la Ciudad de México, donde se registra la tasa más alta de enfermos, la ocupación hospitalaria ha llegado al 80 por ciento, según la Secretaría de Salud federal. A nivel nacional, están usándose el 35 por ciento de camas con respiradores. Y la gente en la calle. Un breve asomo advierte que las personas intentan hacer su vida normal. Se diría que todo sigue igual, salvo que los cubrebocas detallan las escenas, hay más gente vendiendo cosas en la calle y las escuelas siguen cerradas. Los comercios no resistieron más y han subido las cortinas. Más, parece, no solo es cosa de México. En Francia, por ejemplo, los restaurantes y los bares ya abrieron mientras el país supera los 28 mil muertos. Claro está que, en este punto, sus muertes se cuentan por cientos y no por miles. En España, la cotidianidad se ha recuperado prácticamente al llegar a los 27 mil fallecimientos, en tanto el país registra su segundo día sin pérdidas humanas, al momento de este texto. Estos escenarios coinciden con los pronósticos del doctor López-Gatell. Y bueno, está claro que ya no fuimos Alemania que, parece, no superará los 8 mil 500 muertos; ni China que no alcanzó ni los 3 mil decesos con todo y que ahí brotó la epidemia. Pero bien podríamos ser como España, si y solo si, las cosas nos salen bien. A estas alturas de la pandemia, todo es apostarle a la conducta del «pueblo bueno». De ahí en más, lo real es la incertidumbre.

Comments

Comentarios

You may also like