Descubre la MÍSTICA y EXQUISITA RUTA DE LOS HONGOS en Mineral del Chico

La temporada húmeda del año trae consigo grandes bondades emanadas de la tierra. Los hongos, son considerados organismos clasificados en un reino muy distinto al de animales y plantas, el reino Fungi.

La naturaleza nos sorprende cada año con una gran variedad de hongos comestibles (y otros no tanto) que crecen en las profundidades de los bosques, en un ambiente casi mágico, donde los que saben, acuden a su recolección con el permiso de la madre naturaleza y mucho respeto al ecosistema.

FOTO: Blanca Gutiérrez / DESDE ABAJO MX

Miguel y Ulises fueron mis pequeños guías en esta valiosa actividad, en el monte que está frente a su hogar en la localidad de La Presa, Mineral del Chico. Dicen que esta sabiduría ha ido de generación en generación, ahora ellos recolectan decenas de estos ya sea para vender o para comer en familia.

Al ascenso de la montaña en compañía de su querido amigo de cuatro patas, Taylo, el primer hallazgo: tres rojitos. “Es importante que no cortemos de raíz, hay que dejarles el tronquito para que en unos días vuelva a crecer otro hongo”, dice Miguel al tiempo que lo corta con mucha delicadeza.

FOTO: Blanca Gutiérrez / DESDE ABAJO MX

El terreno era húmedo y complicado, las hojas y piedras mojadas me dificultaron un poco la subida, no así a aquellos tres que tienen gran habilidad en el terreno. A cada paso dado, veía que dejaban atrás varios hongos blancos: “esos son locos, no los cortamos porque no son comestibles”.

Ulises, el más pequeño era también el más entusiasta a la hora de buscarlos en lo más profundo del bosque, de momento lo perdía de vista por un largo tiempo, pero su aguda voz lo delataba frente al hallazgo de una familia de trompetitas y panaderos.

FOTO: Blanca Gutiérrez / DESDE ABAJO MX

Con los rojos y con las manitas hay que tener especial cuidado, pues es el color los que los diferencian entre ser comestibles o no. Los rojos tienen que ser escandalosamente brillantes para poder comerlos, mientras que su hermano tóxico tiene un color rojo muy pálido. También hay que alejarnos definitivamente de aquellos que tienen puntos blancos, como los que come Mario Bros. Las manitas tóxicas son de un bello color púrpura, las comestibles son blancas. Las trompas de venado, cemitas, yemitas, enchilados y babositos, son otra variedad de hongos que podemos consumir.

FOTO: Blanca Gutiérrez / DESDE ABAJO MX

En nuestro camino, Miguel me advirtió que si no conocía el tipo de hongo que encontraba, no lo tocara porque uno se puede intoxicar sólo de tocar alguno que sea venenoso. Al poco rato encontramos unos sumamente extraños, no comestibles y por su apariencia podría decirse que eran venenosos. Una familia de cuatro hongos rojos muy similares a los jitomates, como salidos de un cascarón, y uno color negro muy solitario en forma de cerebro. Estos podrían llevar a quien los consuma a una fuerte intoxicación o la muerte, así como los llamados mosca, pastel, hongorado y guarín.

Luego de 4 horas entre los encinos y oyameles, acudimos al restaurante La Trucha Grilla, donde Liz y el chef David dieron el visto bueno de la variada recolección que lograron sus ahijados. El siguiente paso era convertirlos en caldos, ensaladas, tacos, guarniciones, guisos, pastas, una variedad interminable de platillos que se logran con las bondades de la tierra para deleite de los visitantes.

Comments

Comentarios

You may also like