Feminismo

Veo más feminismo en los clips con los que la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, sostuvo los dobladillos de sus pantalones durante un evento oficial, que en los reducidos minutos de sexismo con los que las cantantes latinas Shakira y Jennifer López alimentaron el apetito morboso de los heterombres blancos asistentes al superbowl, en un pais que constantemente humilla a mujeres latinas migrantes e indocumentadas.

La escritora feminista Susan Sontag afirmaba que no hay nada de malo en la belleza sino en el deber ser bella y, como resaltó en su ensayo Belleza de Mujer, el problema radica en que este concepto es en sí un constructo masculino para mantener a las mujeres centradas en estereotipos de belleza occidentalizada y así mantener a las mujeres controladas a través del ideal físico, en un sistema de constante reciclaje de romantización al consumidor heterosexual.

Ambos ejemplos son ilustrativos del momento crítico que enfrentan algunas corrientes del feminismo radical, sobre todo la fracción de extremoderecha fascista denominada TERF (Feminismo Radical Excluyente de Mujeres TTTrans), que se ha centrado en la persecución de mujeres Transgenero y Transexuales, manteniendo una alianza de silencio cómplice con los patriarcados heterosexuales y gay.

Muchas de las criticas contra el uso de clips en el pantalón de la jefa de gobierno Sheinbaum partieron de hombres hetero y gay autoconvertidos en un desfile de pasarela de viudos de Gianni Versace, Calvin Klein, Pierre Cardin, demostrando su desprecio por el trabajo y el manejo del espacio político de una mujer, reducido por ellos a anécdota de alta costura.

Cuando extendí ante el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la bandera de la Diversidad Sexual en Palacio Nacional, muchos de estos hombres gays se centraron en condenar mi cabello alborotado, mi falta de maquillaje, mis zapatos de tela y mi ropa de bazar llena de pelos de gato.

Mi respuesta fue: Digan lo que quieran, los pelos de Bufffy llegaron al saco del presidente de la Republica, dudo que alguna vez ustedes lleguen tan lejos.

En ambos casos, el concepto de belleza y la crítica a la falta de sincronización con los roles de imagen producidos por el imaginario político del hombre legitiman su poder de nulificar el fondo y les lleva a ser jueces que administran la posibilidad de interpretar la autonomía física y la expresión publica de Mujer y de sus feminidades disidentes.

El espectáculo de medio tiempo del superbowl en el que Shakira y Jennifer López bailaron reguetón semidesnudas ante millones de hombres —principalmente blancos— en el pais más racista del mundo, debió generar visiones criticas directamente del RadFem Terf, que intenta eliminar a las mujeres TTTrans por replicar los estereotipos sexistas del patriarcado.

[TE RECOMENDAMOS LEER: INFANFOTOBIA TERF, UNA OBSERVACIÓN DESDE LA SUPERVIVENCIA]

Las visiones del abolicionismo basadas en gran parte en el trabajo de Andrea Dworkin apuntan a abolir no solo la prostitución (defendida por la industria de la esclavitud sexual de las mujeres desde el eufemismo de Trabajo Sexual) sino también la pornografía y por lo tanto el reduccionismo a las mujeres como complementos sexuales del heterombre, a través del sexismo en los medios de comunicación.

Anteriormente la cantante Beyoncé fue criticada por usar la palabra Feminista en un sexista video musical, en tanto que Madonna se autodenominó Mala Feminista en una entrega de premios en la que intentó confrontar a la escritora feminista TERF, Camille Paglia.

Pero, ¿hay feminismo realmente en el espectaculo sexista de Shakira y López, en una esfera de redes sociales donde muchas mujeres hacían debates sobre quién le habia ganado a quién y hombres se masturbaban con las siluetas artificiales de mujeres latinas de 43 y 53 años?

No hay nada de malo en la belleza sino en el deber ser bella.

El falso discurso de que la mujer se empodera sexualmente a través de adherirse a los ritos sexuales del patriarcado depredador le ha traído al heterombre light importantes ganancias sexuales.

Diariamente miles de mujeres se suman al carrusel de opciones del Tinder, que las reduce a ser elegidas por fotografía para cualquier micro heterombre discapacitado social, en tanto que el reguetón —con sus letras misóginas y el uso sexista de las mujeres latinas y de sus imágenes hipersexualizadas en temas como Tusa y su video donde todo gira en torno al estereotipo occidental—, sólo diluyen más la posibilidad de una nueva crítica a la política sexual fuera de la androcracia lasciva del nuevo bebé del patriarcado millennial.

Nacida en Colombia, la Shakira del álbum Donde Están los Ladrones, cantaba letras políticas con una acidez destacable hacia Sartre y el charlatán de la reencarnación Brian Weiss. Después del paso de Gloria Estefan, pintó su cabello de rubio y, semidesnuda, bailó eróticamente para complacer a los hombres blancos del país cuyo ejército esta vinculado con la violación de niñas colombianas.

Ante el silencio del Radfem TERF y su falso discurso abolicionista, me quedo con la espontaneidad de Claudia Sheinbaum, mientras yo coloco, a medida de protesta y de apoyo a ella, unos clips metálicos en las mangas de mi blazer.

Agentes de la Unidad de Prevención, Protección y Atención a la Violencia de Género (PPAViG) de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo detuvieron a un hombre por presunta violencia intrafamiliar en el municipio de Pachuca.

Fue desde un domicilio de la colonia Ampliación Santa Julia donde la víctima, esposa del hombre, pidió el apoyo de la Policía Estatal, que acudió mediante la unidad especializada e intervino a quien dijo llamarse J.J.L.L., de 33 años.

La mujer inició la carpeta de investigación correspondiente para comenzar con los trámites legales en contra del individuo.

Asimismo, en el barrio San Pedro de la colonia San Bartolo de la capital hidalguense, oficiales de la misma unidad PPAViG rescataron a un niño en aparente situación de abandono, derivado de una denuncia ciudadana.

Los efectivos estatales pusieron a disposición del DIF estatal al niño para los trámites legales de asistencia social correspondientes.

La Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo reitera el llamado a la ciudadanía para contribuir con estas acciones, realizando reportes mediante el 911 de Emergencias o al 089 para Denuncia Anónima.

Dicen que en política nada es casualidad. Prueba contundente de esto es el desechamiento de la iniciativa para la despenalización del aborto en el Congreso de Hidalgo.

Mientras el diputado morenista Víctor Osmid Guerrero —uno de los principales impulsores de la despenalización del aborto—, se obstinaba en subir la iniciativa al pleno del Congreso, el coordinador de la bancada de Morena, Ricardo Baptista, ya le había advertido que no la subiera porque no iba a pasar. En esa disputa, ambos diputados evidenciaban que tenían un as bajo la manga.

Víctor Guerrero presentó la iniciativa aunque ya sabía que no se aprobaría.

Víctor Osmid sabía que, si la iniciativa se mantenía en la congeladora y se presentaba hasta 2020, él podría perder reflectores; pero también sabía que al subirse la iniciativa y no obtener la mayoría de los votos, existiría una fractura (aún mayor) en el Grupo Legislativo de Morena entre quienes, al interior de la bancada, se oponen al grupo universidad y los que lo integran. Eso le podría dar impulso para colocarse como uno de los integrantes más fuertes de la 4T en Hidalgo para que, con un poco de suerte, aspirar a ser el próximo coordinador del Comité estatal de Morena en Hidalgo.

Guerrero decidió jugar sus cartas y presentó la iniciativa aunque ya sabía que no se aprobaría; total, nada perdía, pues quedaba bien con las feministas, con la causa, y se colocaba como un buen aliado del movimiento.

Por su parte, Ricardo Baptista tenía (y tiene) intereses un poco más personales.

Guerrero y Baptista, ambos “aliados del feminismo”, pusieron sobre la mesa los derechos de las mujeres,

El necesita recuperar el control del Congreso pues en este momento se está analizando la Ley de Ingresos, por lo que el Grupo Universidad (facción a la que pertenece) necesita tener el control de esta iniciativa para poder realizar las negociaciones que requiera con el Gobierno del Estado y beneficiarse con esto.

Guerrero y Baptista, ambos “aliados del feminismo”, pusieron sobre la mesa los derechos de las mujeres y los tomaron como moneda de intercambio.

Los acuerdos que se tengan en las altas esferas serán las ganancias que ellos obtengan, pues, aunque la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Regeneración Nacional abrió un proceso de oficio contra los integrantes de Morena que se abstuvieron o votaron en contra de la despenalización del aborto, no se sabe cómo resultará eso. Ejemplo de ello es la reciente resolución de la senadora Lily Tellez, a quien Morena quiere separar de la bancada morenista, con la oposición del coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal.

Alrededor de las 11 de la mañana, un grupo de jóvenes feministas se manifestaron afuera del Congreso del Estado de Hidalgo repudiando la decisión de legisladoras y legisladores por haber desechado la iniciativa de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

Con pancartas en mano recordaron que los principales traidores a la causa de la despenalización del aborto fueron diputados y diputadas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y pertenecientes al Grupo Universidad.

Las y los manifestantes realizaron consignas contra ellos y exigen a Morena Nacional los expulse de su partido por no contribuir a la mejora de los derechos de las mujeres en Hidalgo y el país.

A diferencia de otras manifestaciones, donde se observan a las impulsoras del movimiento feminista en Hidalgo, en esta ocasión las veteranas solo realizaron el acompañamiento, siendo jóvenes veinteañeras quienes organizaban el movimiento, consignas, pintas y daban los discursos.

Una de las jóvenes durante su discurso, manifestó sentirse orgullosa de pertenecer a este movimiento y estar en este momento de lucha.

«Agradezco a quienes nos abrieron camino, a quienes comenzaron con esta lucha, pero hoy, la lucha es de todas, incluso de aquellas que dicen estar en nuestra contra; les recordamos a las y los diputados que ellos se van y contrario a lo que se pueda decir las feministas incrementamos, véanos hoy, estamos muchas jóvenes y estamos seguras de que esta lucha es por nosotras y por quienes vienen atrás de nosotras y no vamos a claudicar”.

Durante la manifestación se realizaron pintas en la fachada del congreso y pegaron pancartas exhibiendo a las y los diputados que votaron en contra de la despenalización del aborto, además de realizar el performance “El violador eres tú”.

Con quince votos, el Congreso del Estado de Hidalgo desechó por completo la iniciativa que permitiría la despenalización del aborto en Hidalgo.

La mañana era fría, el típico aire pachuqueño calaba hasta los huesos, pero eso no mermaba el entusiasmo de las mujeres pertenecientes a Marea Verde quienes actuaban como la sociedad siempre las ha obligado: haciendo acciones en la clandestinidad; así entraban de contrabando a la Casa del Pueblo, el Congreso de Hidalgo, pues la orden era no dejar pasar a nadie. La prensa ingresaba por la parte de atrás. El ambiente era de esperanza para las mujeres, pues se suponía que ya estaba planchada la iniciativa, por ello tanta medida de seguridad.

Poco a poco la Sala de Plenos empezaba a tener pequeños destellos verdes, los pañuelos de esas jóvenes que tienen más conciencia en materia de derechos humanos que los propios diputados, comenzaban a relucir. La prensa buscaba la nota. Fue ahí donde comenzó a relucir la primera traición del coordinador parlamentario del Morena y perteneciente al Grupo Universidad, Ricardo Baptista, pues claramente dijo: “mi recomendación es que la bajen (la Iniciativa de Interrupción Legal del Embarazo) que no la mantengan, porque se trata de ganar, no de perder, y puede perder”. Desgraciadamente así fue.

Pues las y los diputados del Grupo Morena que votaron en contra fueron: Jorge Mayorga Olvera, diputado que ya tuvo una controversia con el partido por el cual llegó al poder por comparar la muerte de un toro, con la de una mujer; así como Noemi Zitle Rivas, Doralicia Martínez Bautista, María Corina Martínez García, José Luis Muñoz Soto, José Antonio Hernández Vera, Humberto Augusto Veras Godoy y Rafael Garnica Alonso.

Además de los diputados de otros partidos como fueron: Asael Hernández Cerón, Claudia Lilia Luna Islas, ambos del Partido Acción Nacional (PAN); Areli Maya Monzalvo, quien fue expulsada del PAN y ahora busca refugio en las filas del Grupo Universidad, con miras a pertenecer a Morena, el diputado del Partido del Trabajo (PT) Miguel Ángel Peña Flores, y los priistas José Luis Espinosa Silva y Adela Pérez Espinoza (PRI) a pesar de que ambos habían negociado previamente votar con abstencionismo, y por último el diputado de Nueva Alianza Marcelino Carbajal Oliver.

Mientras quienes se abstuvieron de votar fueron: Ricardo Baptista y Roxana Montealegre Salvador, ambos de Morena, y quienes en su momento habían respaldado la iniciativa y apoyado a las mujeres que promovieron la iniciativa. El diputado priista Julio Manuel Valera Piedras y los pesistas Viridiana Jajaira Aceves Calva y Crisóforo Rodríguez Villegas, quienes desde su esquina solo contemplaban la sesión con un semblante de aburrimiento.

Por su parte, quienes dieron su respaldo a esta iniciativa fueron: Areli Rubí Miranda Ayala del Partido de la Revolución Democrática, quien fue una de la promoventes, y quienes siguieron con lo estipulado por Morena; Rosalba Calva García, Victor Osmind Guerrero Trejo, Armando Quintanar Trejo, Lucero Ambrocio Cruz, Lisset Marcelino Tovar, Tatiana P. Ángeles Moreno y Susana Araceli Ángeles Quezada. La gran sorpresa fueron las priistas María Luisa Pérez Perusquía y Mayka Ortega Eguiluz.

Fue el diputado Victor Osmid el encargado de leer el dictamen, mientras esto sucedía, tres personas, integrantes de grupos pro-vida, sin ningún respeto, gritaban consignas como “asesinos”, “mujeres raritas”, “atiendan a los diabéticos”, “serpiente”, “te voy a llevar a La Haya”, tal era su interrupción y falta de educación que en varias ocasiones se le solicitó que fuera respetuoso o sería desalojado del Congreso.

Organizaciones católicas fueron ingresadas por el diputado del PAN, Asael Hernández, con imágenes de la virgen de Guadalupe, al salón del Congreso del Estado.

Cada voto en contra que daban las y los diputados, era un balde de hielos para todas aquellas mujeres que buscaban la despenalización del aborto.

La amenaza de Baptista González se cumplió: las mujeres por tercera vez en Hidalgo perdieron esta batalla; pero Bertha Miranda Rodríguez, asegura que no es la primera vez que los derechos de las mujeres se convierten en un botín político que las y los políticos utilizan a su antojo, para sus fines.

El punto constitutivo concluyó, la presidenta de la mesa directiva de diciembre, Susana Ángeles, pidió que las y los diputados decidieran si la iniciativa regresaba a comisiones, o se desechaba, pero como algunas mujeres dijeron durante esta sesión, no es un tema que atraiga los suficientes votos, terminaron por desecharla, por tirar a la basura meses de trabajo, y que las mujeres sigan en la clandestinidad, muriendo por un aborto mal ejecutado, siendo estigmatizadas y obligadas a parir.

Las integrantes salieron de la Sala de Plenos enojadas, frustradas, algunas con lágrimas en los ojos, pero decididas a seguir luchando para que en algún día sea ley y las mujeres tengan derecho a decidir sobres sus cuerpos.

Feministas también acudieron al Congreso y dejaron claro su rechazo a la traición de algunos diputados de Morena a la iniciativa que despenalizaba el aborto en el Estado.

Mientras ellas salían el rostro de la diputada, Roxana Montealegre, quien había prometido su apoyo incondicional a esta iniciativa, era de soberbia y se podía ver un gesto de orgullo, de poder, el cual para muchas se interpretó como un castigo para quienes buscaban que se aprobará la iniciativa por no obedecer las órdenes y apoyarlos a recuperar la presidencia del Congreso y aceptar sus condiciones para otras iniciativas.

Ricardo Baptista abandonó el pleno por un momento, solo regresó a entrevistas con medios para decir que esta iniciativa no se podía forzar, ni obligar, asegurando que se debe tener la aprobación de Grupo Universidad, concluyendo que “estamos en un mes de presupuesto, para los hidalguenses es más importante el presupuesto, el tema hay que tratarlo” y con esta declaración se comprueba lo que ya había dicho Roxana Montealegre, votarían a favor de la iniciativa, si apoyaban las iniciativas que le darían poder al Grupo Universidad.

El voto por la clandestinidad pesó, pero eso no significa que las mujeres no continuarán la lucha por sus derechos.