9 C
Hidalgo
viernes, enero 27, 2023

Militares y empresarios DETRÁS del INTENTO de GOLPE en BRASIL

El asalto a las sedes del Congreso y del Poder Judicial en Brasil fue articulado hace meses por sectores de la ultraderecha brasileña y contó con el apoyo financiero de empresarios y segmentos de policías militares y de las Fuerzas Armadas, denunció el Partido Comunista Brasileño.

Este fin de semana del 7 y 8 de enero, grupos fascistas adscritos al expresidente Jair Bolsonaro asaltaron la sede de los poderes conocida como Planalto, en la capital Brasilia, como parte de un hilo de movilizaciones de la ultraderecha para provocar un Golpe de Estado contra el presidente Luiz Inacio Lula Da Silva.

Al respecto, el PCB (el cual brindó su apoyo a Lula en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales) pronunció en un comunicado que los hechos tuvieron el objetivo abierto de desconocer los resultados electorales y atacar la democracia del país, en la cual participaron fuerzas policiales de Brasilia.

El PCB destacó que las imágenes que circularon en medios de comunicación no dejan dudas de la prevaricación por parte de la policía de Brasilia la cual facilitó en varios trechos el avance de los grupos golpistas, como el hecho de que no previnieron el arribo de cientos de autobuses llenos de manifestantes a la capital de Brasil.

Las hordas bolsonaristas han tramado un golpe de Estado a la luz del día desde que Lula asumió el poder. El 24 de diciembre, cuando terminaba el gobierno de Bolsonaro pretendieron quemar un camión cisterna en las inmediaciones del aeropuerto de Brasilia, con el objetivo de provocar una intervención militar.

La organización comunista, la más antigua en Brasil, convocó a todas las fuerzas de izquierda y progresistas a agruparse y movilizarse para frenar el avance del fascismo en el país y solicitaron a las autoridades judiciales castigar a los culpables del intento de golpe.

Related Articles

Últimas