[VOZ CIUDADANA]

 

discrminacion hidalgo

Eliminar la discriminación es una necesidad prioritaria y un trabajo colectivo, si bien ninguna persona está exenta de ser discriminada, si podemos crear las condiciones de desarrollo necesarias para su erradicación.

En Hidalgo uno de los grupos vulnerables son los pueblos indígenas, quienes representan en Hidalgo más del 15{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de la población del estado, es decir más de 360 mil personas. Actualmente en el estado, la pobreza y marginación está centrada en las regiones indígenas, quienes no pocas veces, se han enfrentado a la desigualdad social, al menosprecio, la desvalorización y el maltrato a su cultura y condición social.

Presente debemos tener que la discriminación es una forma específica de la desigualdad, que hace imposible el disfrute de derechos y oportunidades para un amplio conjunto de personas y grupos en la sociedad.

Sin embargo, no se trata de señalar las dificultades, es momento de favorecer la corresponsabilidad y fomentar una nueva relación gobierno– sociedad, en la que los ciudadanos sean considerados en la toma de decisiones, incentivando una participación ciudadana basada en el dialogo e inclusión de la ciudadanía en la elaboración de políticas públicas. Debemos enfatizar que en los sistemas políticos democráticos, todo programa gubernamental deberá incluir la participación de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones.

Por ello, la Voz Ciudadana convoca a: las organizaciones de la sociedad civil; gobernantes; representantes populares y, ciudadanía en general, a fomentar un profundo cambio social y cultural, para modificar aquellas prácticas y conductas que atentan contra la dignidad de las personas.

Discriminar y excluir nos afecta a todas y todos, trabajemos en favor de la no discriminación.

Programa Nacional para la Igualdad y No Discriminación (Pronaind), 2014 – 2018

Este programa que recién fue publicado, tiene como objetivo principal articular la política antidiscriminatoria del país.

El Pronaind es un instrumento creado con la finalidad de que cada dependencia de la Administración Pública Federal revise, incorpore y adecue su normatividad, así como sus prácticas, para eliminar toda disposición administrativa y regulatoria, que tienda a favorecer o tolerar prácticas discriminatorias.

Además, las dependencias tendrán que realizar las adecuaciones necesarias para incorporar progresivamente una cultura antidiscriminatoria, y con ello garantizar la igualdad de oportunidades y de trato digno para todas las personas y grupos sociales. Trabajar, sin mirar diferencias, trabajar sin discriminar.

Con el Pronaind, por vez primera se han establecido acciones específicas para grupos vulnerables y sistemáticamente discriminados como es: la población afrodescendiente y la diversidad sexual.

La creación del Pronaind es fundamental para la construcción de una sociedad más justa e igualitaria, al permitir: fortalecer la incorporación de la obligación de igualdad y no discriminación en el quehacer público; promover políticas y acciones gubernamentales tendentes a que las instituciones públicas ofrezcan protección a la sociedad contra todo acto discriminatorio; garantizar medidas progresivas tendientes a cerrar brechas las de desigualdad que afecten a la población discriminada en el disfrute de derechos; fortalecer el conocimiento y la difusión de la situación de discriminación en México para incidir en su reducción; fomentar un cambio cultural en favor de la igualdad, diversidad, inclusión y no discriminación con participación ciudadana y, promover la armonización del marco jurídico nacional con los estándares más altos en materia de igualdad y no discriminación.

Una sociedad que excluye y discrimina, no puede considerarse una sociedad democrática.

Vacantes en la Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo

Se publicó la convocatoria para formar parte de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, en un proceso “abierto y público” que tan solo va a durar 3 días, tiempo insuficiente para darse a conocer plenamente a las personas que puedan estar interesadas, y lo más importante que cubran un perfil, -no solamente requisitos-, es decir, que sean conocedoras y comprometidas con los derechos humanos.

Para difundir, y conocer más sobre la convocatoria:

http://cdhhgo.org/home/images/pdf/convocatorias/convocaMayo2014.pdf

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

Twitter: @alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

Mujeres trabajadoras. Foto. losandes.com.ar
Mujeres trabajadoras. Foto. losandes.com.ar

 

Este 8 de marzo se conmemora el día internacional de la mujer, fecha creada no para festejar, sino más bien, para reconocer una lucha histórica a favor de los derechos de las mujeres.

Por ello, esta fecha es una invitación para reflexionar acerca de los avances y logros que hemos alcanzado como sociedad, y sobre todo, reconocer la determinación y lucha constante de millones de mujeres quienes han sido pieza clave en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

Hoy día, el creciente movimiento internacional de las mujeres nos deja claro que el 8 de marzo es una lucha en la que todas y todos debemos ser parte. Es un momento en el que hombres y mujeres debemos reconocer, defender y ejercer nuestros derechos, y luchar juntos por la construcción de sociedades libres de violencia y discriminación.

Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer: Objetivo del milenio.

Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, fueron establecidos en septiembre del 2000, en la denominada «Asamblea del Milenio de las Naciones Unidas».

Dichos objetivos abarcan desde la reducción a la mitad de la extrema pobreza, hasta lograr detener la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el 2015, los cuales constituyen un plan convenido por todas las naciones del mundo y todas las instituciones de desarrollo más importantes a nivel mundial. Pero sin lugar a dudas, uno de los objetivos que han sido determinantes, es el de “Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer”, así como la de “Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, y en todos los niveles de la enseñanza antes de finales de 2015”.

La consecución de esta meta, sin duda alguna traerá beneficios concretos a la sociedad en su conjunto, y contribuirá de manera significativa a disminuir las grandes brechas que existen entre hombres y mujeres.

Reflejo de las desigualdades entre hombres y mujeres.

Para miles de niñas y mujeres en diferentes regiones, el acceso a la educación sigue siendo una meta difícil de alcanzar, situación que se agrava cuando se encuentran en situación de pobreza y extrema pobreza, obstáculo que debe ser disminuido, hasta su erradicación para que puedan acceder a la educación.

Actualmente en prácticamente la mayoría de los países en vías de desarrollo, hay más hombres que mujeres con empleos remunerados, relegando a las mujeres a formas de empleo más vulnerables y menos remunerables. Además, un gran número de mujeres trabaja en empleos informales, situación que afecta directamente en su calidad de vida, ya que sus actividades económicas las realizan sin contar con prestaciones, ni seguridad social.

También debemos resaltar que los puestos en los niveles altos, y de toma de decisiones, siguen siendo otorgados a los hombres “no por una cuestión de capacidades ni aptitudes”, más bien por una cuestión de género.

Pero también podemos resaltar, que las mujeres están accediendo al poder político, y es un logro significativo de las denominadas cuotas de género, una de las acciones afirmativas más importantes que ha permitido, la superación de obstáculos que impiden la plena participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones.

Este 8 de marzo “Día Internacional de la Mujer” no es de festejo ni celebración, es un día para reconocer el liderazgo y participación de las mujeres, y sobre todo para reflexionar sí como sociedad estamos construyendo las condiciones de acceso igualitario entre hombres y mujeres a los puestos de elección popular; en la administración pública; en el sector privado; en el mundo académico, así como en todos los espacios sociales.

Hoy debemos levantar la Voz Ciudadana para reflexionar sobre nuestras acciones para alcanzar el Objetivo del Milenio de “Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer”, y un buen indicador será medir el porcentaje de mujeres que ocupan un cargo de elección popular, o un cargo de alta dirección en los sectores público y privado.

El Día Internacional de la Mujer 2014, es una fecha que nos permite tener presente la lucha global a favor de los derechos humanos, en específico el Derecho de las Mujeres a tener una vida libre de violencia.

“Ningún pueblo, ninguna sociedad, debe ser víctima de la agresión internacional, PAZ EN UCRANIA”

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

 

puebla_ley_discriminacion-movil

 

Hay diferentes factores que agravan la desigualdad en cualquier parte del mundo, como son algunas políticas económicas ortodoxas y liberalizadoras; la lejanía o cercanía de la clase política, con la ciudadanía; así como el grado en que una sociedad está informada y organizada. Por ello, en la lucha constante por la NO discriminación, debemos seguir trabajando para disminuir la brecha de desigualdad existente, la cual tiende a favorecer múltiples formas de discriminación.

Los males discriminatorios en México.

Como bien apuntan algunos autores como Salazar Carrión, en México afortunadamente “no se han desarrollado ideologías, movimientos o partidos abiertamente favorables a discriminaciones sustentadas en factores raciales, étnicos, religiosos, sexuales o de clase”, sin embargo, existen prejuicios, actitudes y prácticas claramente discriminatorias, que se viven y repiten en la vida cotidiana.

En nuestro país las mujeres aún son objeto de discriminación en todos los espacios sociales, iniciando con la familia donde muchas veces se encuentran bajo climas de violencia, y que decir en el trabajo, en los hospitales, y sobre todo en las religiones. Por ejemplo, en su momento se criminalizó y crítico, la interrupción legal del embarazo para el Distrito Federal, donde las voces más conservadoras y quienes buscan mantener un patriarcado social, no reconocen el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, ni siquiera en casos de violación o en situaciones donde su vida se encuentre de por medio.

Por otro lado encontramos la discriminación por origen étnico, dirigido principalmente hacia los más de 6 millones 695 mil personas hablantes de alguna lengua indígena en México, quienes en su mayoría se encuentran en una situación de marginación, aislamiento, explotación, opresión y pobreza. Y ni que decir de la discriminación por preferencias sexuales, existiendo graves prejuicios.

Otro gran problema lo encontramos en la discriminación hacia las y los migrantes, hoy todo un tema que debe abordarse con seriedad, para que todo tratado de libre comercio de mercancías, también favorezcan el libre tránsito de personas.

Nadie debe asumir las desigualdades ingentes que desgarran y degradan a cualquier sociedad, como si se tratara de una fatalidad natural, la desigualdad debe y puede revertirse.

IMSS reconoce los derechos de los matrimonios del mismo sexo.

Es importante mencionar que los derechos humanos son progresivos, y son muestra de una sociedad que va madurando. En otras columnas he mencionado que las leyes no bastan, que lo importante es que estás sean conocidas y reconocidas por la sociedad y por quienes nos gobiernan y representan.

Por ello debemos reconocer al Gobierno Federal, ya que con motivo de la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación el pasado 29 de enero de 2014, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que los matrimonios formados por personas del mismo sexo serán sujetos de afiliación al régimen ordinario del Seguro Social.

Esta determinación es acorde con la interpretación realizada por la Suprema Corte a la Ley del Seguro Social, en el sentido de que aun cuando la ley hace diferencias en razón de género, debe entenderse que también protege a dichos matrimonios, lo cual respeta el principio pro persona, establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Pasta de Conchos, “en Memoria”

Ayer se cumplieron ocho años de la explosión en la Mina Pasta de Conchos, en la que fallecieron 65 trabajadores mineros. Hoy la Voz Ciudadana les recuerda, y conmemora, porque están presentes, y son símbolo de una clase trabajadora que expone su vida, día a día por una paga que muchas veces resulta insuficiente. El trágico suceso expuso ante la opinión pública, las peligrosas condiciones en las que la mayoría de trabajadores mineros trabajan.

Hoy, aún queda una lucha que encabezan las familias de los mineros fallecidos, ya que a pesar del tiempo, aún siguen sus cuerpos sepultados en la mina, además sigue pendiente la reparación del daño, ya que aún los responsables del accidente no rinden cuentas, ni han otorgado una justa compensación a las familias.

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

Twitter: @alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

El rostro de la discriminación en Michoacán. Foto: Nueva Prosa
El rostro de la discriminación en Michoacán. Foto: Nueva Prosa

 

Cuando hablamos del establecimiento del principio de la igualdad, nos referimos al “derecho a un igual acceso a las libertades básicas y protecciones características de una ciudadanía democrática”, por ello debemos seguir trabajando por una justicia distributiva, entendida como un terreno en el que la igualdad se formula como un mecanismo de redistribución de riqueza, ingresos y bienestar.

Este debate de la igualdad entendida como reducción o eliminación de la brecha de ingresos entre clases sociales o la reducción en las disparidades de los índices de calidad de vida sigue siendo una prioridad para la filosofía política, y dista mucho de considerarse resuelto.

Cuando hablamos de discriminación lo hacemos en términos de distinción o diferenciación hacia una persona o u grupo de personas, ya sea por su origen étnico, color, nacionalidad, idioma, religión, opiniones, o preferencias sexuales, entre otras; con la intención de socavar, limitar o menoscabar los derechos y la dignidad de las personas.

Esta situación se ha dado en todos los tiempos en diferentes grupos sociales, es decir, la discriminación no es un problema privativo de un país o grupo social, etc. La discriminación es un asunto histórico y presente.

Antaño se “justificaba la discriminación y la subordinación de los bárbaros y de las mujeres, argumentando que estos grupos carecían del rasgo que vuelve civilizado al ser humano, es decir el uso pleno de la razón”. Así los principales dogmas religiosos han pretendido justificar discriminación distinguiendo entre fieles e infieles, entre poseedores y carentes de fe, y en consecuencia, entre normales y anormales, y superiores y e inferiores”, dogmas hoy carentes de sentido en sociedades civilizadas.

Si bien, el tema de la discriminación no es nuevo, si lo es la búsqueda de su erradicación, como lo fue el rechazo universal al régimen nazi, que propugnaba por una raza superior “la aria”. Esto permitió al mundo moderno ver que una sociedad supuestamente civilizaba, cometió (y puede cometer si no se establecen límites), las peores atrocidades y violaciones a los derechos humanos. Por ello debemos estar comprometidos en defender políticas que reconozcan y protejan la diversidad de los seres humanos.

La Discriminación en México.

Autores como Guillermo O’Donnell, (2004) hablaban de una gran paradoja en la mayor parte de las democracias de Latinoamérica. Lo anterior con base al hecho que si bien la ciudadanía cuenta universalmente con derechos efectivos, en algunos casos se carecía de verdaderas garantías para el goce efectivo y seguro de los derechos universales de libertad.

Esto nos motiva a seguir trabajando por la erradicación de la desigualdad, que va de la mano de la discriminación.

Hoy México está cambiando, nuestra sociedad está cambiando. Por tal motivo, la Voz Ciudadana se manifiesta, por el impulso de políticas emanadas de los gobiernos federal, estatal y municipal, en favor de un crecimiento sostenido capaz de disminuir la pobreza y la desigualdad.

México avanza en la garantía del derecho a la No discriminación.

La ciudadanía y la sociedad mexicana en general dispondrán de mayores herramientas institucionales para combatir la discriminación. El Senado aprobó reformas que otorgarán mayores facultades al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) para reforzar sus mecanismos de actuación en la protección y defensa del derecho a la igualdad y la no discriminación.

Además, es un paso hacia la formulación de una Ley General para Prevenir y Eliminar la Discriminación en México, lo cual es viable en el contexto del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 formulado por el Gobierno de la República, con la cual se dotarían de mayores herramientas jurídicas a la ciudadanía mexicana para hacer respetar su derecho a la no discriminación en los tres niveles de gobierno.