En 2006, la ciudadanía hidalguense se unió para visibilizarse

– A pesar del temor que la sociedad civil organizada produce todavía en el gobierno de Hidalgo, la ciudadanía estatal vivió en 2006 un año sin precedentes en su proceso de visibilidad, a través de la creación de la Unión de Organizaciones de la Sociedad Civil en Hidalgo (UNIDOSC-H), mediante la cual las OSC se descubrieron, confrontaron, equilibraron y, finalmente, comprobaron una vez más que la unión hace la fuerza.

Por: Tania Meza Escorza / Desde Abajo

Pachuca, Hgo. México. Las organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) antes llamadas no gubernamentales (ONG), han existido desde hace muchos años en Hidalgo. No obstante, la mayoría de las precursoras tenían básicamente una labor asistencialista y de ayuda humanitaria.

En comparación con otros estados de la república mexicana, la sociedad civil organizada hidalguense tiene algunas décadas de atraso. Sin embargo, este año 2006 se dio por primera vez un gran paso: las OSC se unieron no sólo para visibilizarse, sino para intentar ocupar los espacios ciudadanos que les corresponden en la toma de decisiones políticas de la entidad.

Uno de los primeros acercamientos entre integrantes de las más diversas OSC de todas las regiones hidalguenses, se dio durante el diplomado nacional de profesionalización que impartido por el Instituto de Desarrollo Social y por algunas OSC estatales y nacionales, permitió que las personas que realizan trabajo voluntario en pro de diversos objetivos se sentaran a trabajar, a dialogar y a discutir.

Era tal la necesidad de visibilizarse, y tantas las carencias y obstáculos gubernamentales compartidos, que las y los asistentes de este diplomado decidieron que todo ese potencial acumulado no podía ni debía quedarse ahí, por lo cual se sentaron a elaborar el documento llamado Diagnostico y Agenda Ciudadana de Incidencia en Políticas públicas para el Estado de Hidalgo, construido conjuntamente por diferentes Organizaciones de la Sociedad Civil de Hidalgo, a lo largo de más de un año de trabajo colectivo en el que se recabaron los principales problemas enfrentados por las OSC hidalguenses, así como sus posibles soluciones.

A partir del diagnóstico presentado, el propósito de esta agenda ha sido el de contribuir al pleno ejercicio de los derechos ciudadanos, políticos, sociales, económicos y culturales en México y en la entidad, mediante la promoción y el desarrollo de una cultura de participación ciudadana activa.

De ahí en adelante, las Organizaciones de la Sociedad Civil decidieron consolidarse formalmente en algo que ya era inminente, una red ciudadana que permitiera la participación colectiva de OSC, para ocupar los espacios de poder destinados a la ciudadanía, tal y como ocurren desde hace tiempo en otros estado de la república mexicana. De esta manera nació la UNIDOSC-H (Unión de Organizaciones de la Sociedad Civil en Hidalgo).

Tal y como sucedía cuando cada OSC hacía su trabajo de manera individual, los principales obstáculos han sido de carácter gubernamental, debido al miedo que produce el desconocimiento del gobierno estatal ante la sociedad civil organizada. Inclusive, las autoridades estatales han llegado a crear OSC integradas por personas cercanas al poder, para contrarrestar el peso de la ciudadanía organizada.

No obstante algunas trabas, este año marcó el comienzo de la organización formal de las OSC en Hidalgo, quienes efectúan trabajo colectivo e incansable. La sociedad organizada del estado comparte los propósitos de lograr cambios reales en la sociedad hidalguense a través del empoderamiento de los grupos de base que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Comments

Comentarios

You may also like