Columna: Ahí viene la Sexta

Zapata, el zapatismo y los ideales vigentes

. A través de engaños y violencia, los de arriba han asesinado activistas y destruido organizaciones que por décadas han emprendido actividades de resistencia en defensa del patrimonio cultural y la tierra. Por eso, la Sexta Declaración de la Selva Lacandona afirma que todos los pueblos de México y del Mundo tienen el derecho inalienable de decidir sobre sus propios medios de producción, máxime, tratándose de la madre tierra

Por Andrés Sakamch’en / Desde Abajo

El asesinato del general Emiliano Zapata Salazar a manos del coronel Jesús Guajardo recuerda la analogía de nuestros tiempos sobre lo que el mal gobierno hace contra el campesinado mexicano.

A través de engaños y violencia, los de arriba han asesinado activistas y destruido organizaciones que por décadas han emprendido actividades de resistencia en defensa del patrimonio cultural y la tierra. Por eso, la Sexta Declaración de la Selva Lacandona afirma que todos los pueblos de México y del Mundo tienen el derecho inalienable de decidir sobre sus propios medios de producción, máxime, tratándose de la madre tierra.

La Otra Campaña en las Huastecas ha sido ejemplo claro de cómo el Estado mexicano pretende con argucias y con una constitución mexicana modificada a modo del poderoso, pretende arrebatarle al indígena y al campesino lo que le pertenece por derecho y por historia.

En estos momentos, comunidades nahuas de la Huasteca hidalguense mantienen, con la ayuda de varios sacerdotes católicos, actos de resistencia contra el gobierno federal y estatal que quiere despojarlos.

Ahí está el heroico y noble ejemplo de la organización indígena Caltemoyanij S:S:S, quien, en las comunidades de Atlapexco, Huautla y Huejutla se han reagrupado, informado y luchado contra el denominado PROCEDE, que no es más que un programa gubernamental implementado por Vicente Fox y retomado por Fecal, para la compra de las tierras ejidales.

Dicho PROCEDE tiene su antecedente en la reforma agraria, qu,e en 1991, el gobierno de Carlos Salinas de Gortari implemento a través del artículo 27 constitucional, en la cual se establece que a cada campesino miembro de tierra ejidal o comunal se le hará beneficiario y poseedor de un pedazo de tierra, para que, “si así lo decide» la venda y pueda “obtener los beneficios» que de a dicho saldo le resulten. Sobre la reforma, organizaciones blancas y espurias de campesinos –todas afiliadas al PRI-, celebraron la idea, presumiendo a diestra y siniestra que con ello se les devolvía la “dignidad» al campesinado de México.

Sin embargo, en la realidad, los hechos resultan totalmente contrarios a la presunta “dignidad». Contra la voluntad de los sectores canpesinos, diputados de todos los partidos votaron la iniciativa, condenando con ello, el reforzamiento del cacicazgo en el país.

Las organizaciones indígenas como Caltemoyamij S.S.S han advertido una y otra vez que la medida no es más que una acción violenta por parte del estado para arrebatarle sus tierras, ya que, una vez parceladas, quienes “compran» las tierras son organismos o personas allegadas al mal gobierno. Es al vuelta al feudalismo cínico.

Lo más grave, es que el PROCEDE (como otros programas como el Procampo, Oportunidades, etc.) es tan sólo la herramienta que los de arriba ocupan para matar lo poco o mucho que queda del patrimonio histórico de nuestros pueblos indios. Y sin tierra, como todos sabemos, los indígenas quedamos huérfanos y sin razón. Porque la tierra para nosotros no sólo es provisión, es madre y cobijo, es cosa sagrada.

Con ello, la derecha y el capitalismo quiere destruir, como en tiempos del más oscuro fascismo, a nuestras comunidades.

Por eso la lucha zapatista hoy más que nunca tiene razón de ser. Porque, ante las agresiones del capitalismo, tan sólo los ideales del General Zapata Salazar podrán salvarnos y ayudarnos a resistir. Y todo ello está manifestado en la Sexta y La Otra Campaña. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like