Megáfono global: Libertad de expresión y la no renovación de la licencia a RCTV

El Sindicato de Periodistas del Paraguay defiende y defenderá en todo momento la libertad de expresión, de prensa y el derecho del pueblo a la información veraz. El caso de la no renovación de la licencia a un canal de TV en Venezuela por parte del gobierno venezolano, produce en nuestro país un amplio debate sobre si esa medida es o no un ataque a la libertad de expresión.

Enviado por: Sindicato de Periodistas de Paraguay

Nosotros defendemos la libertad de expresión y prensa desde el punto de vista de la necesidad del pueblo de expresarse libremente, de tener acceso a los medios de comunicación y de recibir de éstos la información veraz y ecuánime. Y defendemos también la necesidad y posibilidad de que las organizaciones sociales tengan sus propios medios de comunicación.

En este sentido, entendemos que en Venezuela se vive un proceso de cambios económicos y sociales y si la medida tomada por el gobierno venezolano forma parte de un proceso de democratización de la información, de las comunicaciones y del espectro radioeléctrico, creemos que es saludable.

Si con esa medida se dará oportunidad de expresión a más voces, a más sectores, no sólo a los que propagan los valores del mercado, es bienvenida, pero debe ser parte de ese proceso de cambios y de democratización de la comunicación.

Si no es así y se trata de cercenar posibilidades de crítica, es reprochable.

Pero toda esta polémica será mucho más rica y necesaria si la desarrollamos con lo que ocurre en nuestro país y si ponemos en la mesa de discusión las cotidianas violaciones a la libertad de expresión, de prensa, al derecho a la información y al libre ejercicio del periodismo.

Los grandes medios de comunicación de Paraguay no dan igual importancia a los ataques y a la persecución que sufren las radios comunitarias, por ejemplo, cuyos equipos son, en muchas ocasiones, confiscados y destruidos. Existen innumerables casos, pero citamos los de las radios Teko Porá y San Roque, de Alto Paraná, porque son dos ejemplos ocurridos en las últimas semanas.

Las voces de las comunidades que utilizaban estas emisoras fueron acalladas. A muchas radios comunitarias se les niega la licencia y se las restringe a un escaso radio de alcance de 50 vatios, que cubre apenas algunos metros alrededor de las emisoras, en tanto las radios comerciales tienen hasta 10.000 vatios de potencia.

Debemos hablar también de la mala utilización de las licencias, por ejemplo al canal 2 de televisión que debería ser de educación rural, o de canal 5, que debería ser destinado a televisión educativa. Ambos son canales comerciales.

Como lo hemos señalado antes, los periodistas paraguayos tenemos la obligación de debatir y llegar a conclusiones frente a la aplicación de un concepto de libertad de prensa que lleva más de 200 años protegiendo el negocio político-comercial de la información.

Comisión Directiva.
Sindicato de Periodistas del Paraguay
29 de mayo de 2007

Comments

Comentarios

You may also like