Opinión: En memoria de Vilma Espín G.

. El pasado 18 de Junio murió en La Habana, Vilma Espín mujer revolucionaria que con su trabajo monumental en algunas ocasiones, logró ubicar a la mujer cubana en un espectro distinto al tradicional en la mayoría de los países latinoamericanos, países donde el machismo oficial, gubernamental, social, cultural y personal se sigue ensañando con ellas.

Por Sofía de la Peña / Desde Abajo

Cuando tiene una la oportunidad de viajar y conocer otras formas de vida, otras maneras de percibir el mundo, se da una cuenta también cuánto nos falta por recorrer en México, sobre todo en esto de la lucha de las mujeres por que se respeten plenamente sus derechos humanos.

Dicen que las comparaciones son odiosas pero a veces necesarias para hacer un llamado de atención, para hacer notar que vamos un paso adelante y dos atrás en el tema, ya no digamos con respecto a las grandes superpotencias, sino con respecto a otras llamadas “naciones emergentes» que están reajustando leyes, creando nuevas, propiciando cambios culturales que garanticen la equidad entre los géneros.

El pasado 18 de Junio murió en La Habana, Vilma Espín mujer revolucionaria que con su trabajo monumental en algunas ocasiones, logró ubicar a la mujer cubana en un espectro distinto al tradicional en la mayoría de los países latinoamericanos, países donde el machismo oficial, gubernamental, social, cultural y personal se sigue ensañando con ellas.

Si usted cree que estoy exagerando y que ya nos debíamos conformar con los magros avances que hemos tenidos le doy a conocer acciones diametralmente opuestas que dan cuenta de la visión distinta que se tiene cuando del avance de las mujeres se trata.

El 22 de mayo del 2007 apareció una nota en los diarios de circulación nacional informando que las primeras 20 trabajadoras domésticas con certificado expedido por la Universidad Tecnológica de Coahuila buscan empleo después de que fueron capacitadas para atender la mayoría de los quehaceres en los hogares.

El Director del Instituto Estatal del Empleo, Israel Cuellar Hernández, informó que la Universidad Tecnológica capacitó durante dos meses a las trabajadoras domésticas en la forma de asear una casa, lavar la ropa y preparar alimentos saludables y nutritivos. Así también en la forma de brindar seguridad a un hogar, cuidado de los niños, tomar recados telefónicos y la forma de suministrar medicamentos a los enfermos.

Ahora vea usted la diferencia, estos son fragmentos de discursos pronunciados por Fidel Castro, hace muchos años, con respecto a la capacitación de mujeres cubanas que impulsó la Federación de Mujeres Cubanas encabezada por Vilma Espín.

“La sociedad capitalista en que vivíamos tenía una gran oferta, donde al parecer destinaban mucho a hijas de familias humildes. De las hijas de familias humildes salía la gran legión que iba a servir en la casa de los ricos, a trabajar en los bares, a ganarse miserablemente la vida en los prostíbulos. Todas esas cosas van desapareciendo con la Revolución. ¡Como la Revolución, lo revoluciona todo eso también! Y hoy empiezan a aparecer escuelas de domésticas. Solo en la capital de la República hay veinte mil muchachas domésticas estudiando por la noche.

Más de mil son internas para estudiar mecanografía, taquigrafía. Tenemos noticias de que un grupo de muchachas, que empezaron hace algunos meses ya van a tomar el discurso del Primero de Mayo en taquigrafía. Tres mil muchachas domésticas aprendieron ya para ser asistentes de los círculos infantiles.

Al surgir nuevas posibilidades de empleo, por su parte va desapareciendo ese contingente de mujeres que hacían un trabajo muy humilde, doloroso muchas veces, humillante en muchas ocasiones por el trato que recibían. Este contingente de mujeres va desapareciendo de este tipo de trabajo y desaparecerá cada vez más con el desarrollo económico de la Revolución, hasta que llegue un día en que no habrá oferta de ninguna clase para el trabajo doméstico» (15 de mayo de 1962 durante una mesa redonda transmitida por televisión).

“! Ah ¡, pero la clase obrera sabe cual es el porvenir de sus hijos sabe que para ellos se abren las escuelas, que para preservar su salud se abren los hospitales, que para ellos está abierto el camino de la Universidad, para sus hijos y sus hijas. Que sus hijas llegaran a la Universidad, ¡ese es el destino que les depara la Revolución!, Que sus hijas trabajarán en las fábricas, que sus hijas tienen hoy todas las oportunidades, que sus hijas no tendrán que trabajar mañana para Doña Fulana…» (27 de septiembre de 1961 ante compositores musicales premiados).

Al frente de la Federación de Mujeres Cubanas, Vilma Espín tuvo el ingenio y la creatividad para dar una nueva oportunidad de educación a miles de mujeres campesinas y domésticas.

Mientras tanto yo me pregunto ¿cuántas miles? de abogadas, arquitectas, comunicólogas, bailarinas, informáticas, médicas, ingenieras, químicas, lingüistas, historiadoras, psicólogas….ha habido y hay en las grandes ciudades y en el campo mexicano como flores sin sembrar.

Comments

Comentarios

You may also like