Rechazan ponencia sobre Universidad de la IV República en congreso educativo por razones políticas

Hace un mes pusimos aquí la Ponencia de Bernabé, estudiante de la Universidad de la IV República y a punto de obtener su licenciatura en Educación en la Universidad de Xalapa Veracruz, para el “Primer Congreso Internacional de Filosofía, Teorìa y Campo de la Educación” … Bernabé hace unos días nos informó que su Ponencia fue rechazada y nos compartió una carta de inconformidad que envió a la Comisión de Dictaminación que tomó esta decisión…. Nosotros pensamos que las “razones” que llevaron a este rechazo fueron meramente políticas y contradicen, como lo señala Bernabé, el espíritu supuestamente abierto de este Congreso y marca claramente que la “línea” no es realmente debatir y permitir un desarrollo de la Filosofía Educativa en México sino mantener el status quo y la “institucionalidad” cerrada y oligopólica que defiende intereses ajenos a los de la mayoría del país… Lamentamos esto, por Bernabé y por nuestro Proyecto Educativo. Pero seguramente eso no lo detendrá a él y, ciertamente, no nos detendrá a nosotros… Aquí ponemos su carta para que ustedes se formen su propia opinión:

De Alvaro Sierra Mayer, rector de la Universidad de la IV República

http://universidaddela4arepublica.blogspot.com/  

 

Asunto: Sobre dictaminación de Ponencia

Dra. Claudia Pontón e Itzel Casillas A.
Comisión de Dictaminación del 1er. Congreso FTyCE

IISUE-UNAM

Presente

At’n. Comité Académico del
1er. Congreso FTyCE

Por este conducto agradezco haber considerado mi trabajo “Escultura Lenta: Visión Filosófica y Pedagógica de la Universidad de la IV República, Proyecto Ciudadano Médico-Educativo que Busca la Transformación Individual y Colectiva del Hombre de la Nueva Era”, enviado a la Mesa 3, “Teoría de las Instituciones: espacio biográfico, psicoanálisis, gestión y control”, en el concurso de ponencias para el Primer Congreso Internacional de Filosofía, Teoría y Campo de la Educación: Inclusión, Tensión y Exclusión; y atendiendo la resolución que se me notifica, considero pertinente hacer algunas aclaraciones en relación a los tres puntos por los cuales se dictamina que mi ponencia no es aceptada, y en el que se me pide sean modificados algunos elementos para poder ser incorporada en las actividades del evento.

1. En el primer punto mencionan: “Creo que tiene aportaciones valiosas que deben rescatarse, aunque algunas de sus afirmaciones son polémicas por decir lo menos. Si se le adecua al espíritu del Congreso puede ser un valioso aporte. Me parece que la posición militante a ultranza pudiera matizarse para darle cabida a la ponencia en el Congreso. Se requiere una segunda opinión”

Según su misma convocatoria, el espíritu del congreso es “…que se abra la reflexión sobre lo educativo hacia el análisis y la comprensión de la condición humana misma en el momento actual y de las problemáticas propias de este momento histórico…”, y precisa más adelante: “…la problemática de la inclusión y la exclusión cultural, social y política”. Por lo que yo me pregunto, a ¿qué tipo de espíritu han de ajustarse los trabajos? Mi trabajo narra los orígenes y la experiencia de un proyecto ciudadano en marcha que asume concientemente una actitud política en un momento histórico, más no una filiación partidista a ultranza, ni mucho menos busca hacer proselitismo político. Dictaminar que mi trabajo y mi postura llevan una militancia a ultranza, es desvirtuar las intenciones y los alcances del mismo, que ante todo, ha sido elaborado con visión pedagógica. Mi experiencia profesional y mis conocimientos, me permiten hablar con seguridad y pertinencia lo que ahí expongo, y consideré prudente narrar los orígenes de esta institución tal cual son. ¿Acaso en la convocatoria del evento, no versa explícitamente que los “…panelistas, conferencistas y ponentes han de sentirse en completa libertad para exponer su análisis, reflexión, crítica, disertación. Su aportación se ubicará de la mejor manera posible en este entramado de líneas, sin temor alguno al entrecruzamiento y al tratamiento de múltiples aspectos en una sola exposición”? Ante esta afirmación, era innecesario hablar entre líneas o con sombras lo que se puede decir tal cual es, y más aún, con el aval de los organizadores y el “espíritu del congreso”. Por lo tanto, considero inválido su argumento, ya que centra su atención en la cuestión política de la que hablo en mi trabajo de manera complementaria, desviando su atención de los puntos filosóficos y pedagógicos que se apegan a las temáticas del evento, asumiendo los dictaminadores una “actitud política” contraria al espíritu del congreso y a la convocatoria misma al pedir se elimine un componente que es fundamental en la exposición y comprensión de un proyecto que se desarrolla dentro de un momento histórico y como parte de un fenómeno social que se vive en la actualidad en nuestro país.

2. El punto dos del dictamen menciona: “No es un documento académico, ni mucho menos producto de un trabajo de investigación. Más bien parece un documento de divulgación ideológica de un proyecto político que está relacionado con los procesos electorales en México. No vale la pena que se presente como un documento de investigación, porque no lo es, ya que de aprobarse, demostraría el bajo nivel del Congreso.”

Es evidente que el nivel de un Congreso se demuestra en la calidad de los trabajos que se sujetan a la normatividad de una convocatoria, a la organización, a la pertinencia de las temáticas, entre muchos otros aspectos, más sin embargo es fundamental y evidentemente necesaria la congruencia en el mismo.

Su dictamen dice que mi trabajo no es un documento académico, ni producto de una investigación, y una vez más, menciona que es un documento de divulgación ideológica de un proyecto político centrado en procesos electorales; lo que me hace pensar, o que no leyeron completamente el trabajo, o que su actitud política es contraria a la del proyecto del que se habla en mis reflexiones, por lo que lo niega y rechaza.

Así también, remarca que no es un trabajo de investigación, por lo que no vale la pena presentarlo a los asistentes. Una vez más el argumento no es válido, ya que la misma convocatoria expresa que podrán participar “…reportes de investigación (parcial o final), ensayos, reflexiones fundamentadas o aportaciones conceptuales (teóricas)…”. En ninguna parte dice que sólo podrán participar documentos que sean productos de investigaciones registradas en algunas de las entidades que patrocinan el evento; ni tampoco dicen que se deba sujetar a una sola forma de abordar y mostrar el conocimiento. La misma mesa temática a la que se dirigió este trabajo, y en la que se resalta los aspectos biográficos de los trabajos, expresa claramente: “Se pretende abordar la cuestión de las instituciones desde diversas ópticas y ángulos analíticos, tomando en cuenta la dimensión social y cultural en su inextricable entrecruzamiento con la subjetividad, la cuestión del poder, que atraviesa a toda institución y la importancia e implicaciones de la gestión institucional…”, y más aún, aclara que son válidas las nuevas lógicas y perspectivas teóricas que vayan más allá de los estudios clásicos.

Estoy conciente y seguro de mi formación profesional, y no es la primera vez que presento una ponencia en un congreso internacional; de haber elaborado un trabajo académico que no se sujetara a la convocatoria, tengan la seguridad plena que no lo hubiera enviado.

3. El tercer punto del dictamen menciona: “Para aceptarla es necesario que elimine todo el contenido político – ideológico y se centre en su propuesta, una vez hecho esto podrá cambiar el título y elaborar el resumen.”

Resulta paradójico y absurdo, que en un congreso que bajo el lema de “Inclusión, Tensión y Exclusión”, y que busca propiciar un espacio de análisis, reflexión y crítica sobre lo educativo y la condición humana misma, se le pida a un candidato a ponente, que “elimine” de su trabajo elementos que son importantes para la comprensión del tema de estudio. Todo lo que se expone en el cuerpo del documento, nos guste o no, son parte de un hecho educativo real, vívido, que se está dando dentro de un entramado de fenómenos sociales, que si bien lo complejizan, también lo hacen digno de estudio tal cual es. Eliminar el componente político-ideológico, ya sea individual o colectivo como dicen los dictaminadores, es negar elementos presentes en el fenómeno educativo no sólo de este proyecto en estudio, sino de cualquier otro en este momento histórico o de los del pasado. Y no lo digo yo, lo dice Durkheim, Webber y el mismo Freire, por mencionar los que me vienen a la mente.

Finalmente, sólo me resta comentar que estoy consciente que hay temas difíciles de tratar en el ámbito educativo, como lo son el político, pero está ahí presente en el fenómeno, y es innegable su relación con una filosofía de la educación y con una praxis pedagógica. Los argumentos para no aceptar la ponencia que envié no son convincentes, sino paradójicos, contrarios a la convocatoria y al “espíritu del congreso”. Así que si para ser aceptada la ponencia en el evento es requisito el eliminar o modificar partes del documento no lo haré. Aun cuando en ese espacio se cierren las puertas a una propuesta distinta, no me cerraré filosóficamente ni epistémicamente a un fenómeno social, que como científico de la educación estoy comprometido a estudiar tal cual es. Así que si es su decisión dejarme fuera bajo estas circunstancias, que así sea.

Cualquier decisión tomada, sin duda alguna da respuesta a una de estas dos cuestiones: ¿Mis reflexiones no están al nivel del 1er. Congreso Internacional de Filosofía, Teoría y Campo de la Educación: Inclusión, Tensión y Exclusión, o, es el Congreso Internacional de Filosofía, Teoría y Campo de la Educación: Inclusión, Tensión y Exclusión quien no está al nivel de las reflexiones de un simple estudiante de Pedagogía?

Atentamente

Xalapa, Ver., 5 de Noviembre de 2007.

Bernabé Librado Zuvirie Vázquez

Fac. de Pedagogía de la Universidad Veracruzana
Esc. Medicina Homeopática de la Universidad de la IV República

 

C.c.p.- Mtra. Lyle Figueroa de Katra. Catedrático de la Facultad de Pedagogía de la UV. Investigadora del Instituto de Investigaciones en Educación (IIEE) de la UV. Xalapa, Ver.

Integrante del Comité Ejecutivo del 1er. Congreso FTyCE

C.c.p.- Mtro. Susano Malpica Ichante.- Director de la Facultad de Pedagogía-Xalapa. Edif. A Humanidades. Xalapa, Ver.

C.c.p.- Dr. Álvaro Sierra Máyer.- Rector de la Universidad de la IV República.- Campus Pachuca

C.c.p.- Mtra. Dolores Ricaño Escobar. Coordinadora del Área de Investigación de la Facultad de Pedagogía de la UV. Humanidades, Xalapa.

C.c.p.- Comunidad Académica y Estudiantil de la Facultad de Pedagogía de la UV. Xalapa, Ver.

C.c.p.- Comunidad Académica y Estudiantil de la Universidad de la IV República. Pachuca, Hgo.

C.c.p.- Interesado

Comments

Comentarios

You may also like