Opinión: Octava marcha del orgullo gay en Hidalgo

. En recuerdo de la resistencia civil ante el acoso policiaco, ocurrida en el bar gay Stonewall Inn de Nueva York en junio de 1969, éste es el mes conmemorativo en todo el mundo para atraer la atención en torno a los derechos de la comunidad LGBTT, pero este año, en Pachuca, tal celebración está enmarcada en un contexto diferente: el retroceso de las autoridades estatales en materia de discriminación.

Por Tania Meza Escorza / Desde Abajo

“Si algunos funcionarios estatales no nos han detenido, menos lo hará la lluvia”, comentó el pasado sábado 7 de junio una asistente a la octava marcha hidalguense del orgullo gay, convocada por la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero (LGBTT). El aguacero persistente retrasó el inicio del evento, pero no detuvo la protesta social por las principales avenidas de Pachuca.

Sin duda, lo que más atraía la atención de la ciudadanía era el glamour de los vestidos, peinados y maquillajes de las mujeres transgénero, pero en esta protesta también estuvieron presentes lesbianas y homosexuales hidalguenses que exigían respeto a sus identidades sexuales.

A pesar de que Karen Quintero, la líder de la comunidad transgénero en Hidalgo y principal promotora del evento, señaló que esta marcha no era en protesta por la negativa del gobierno estatal para permitirles accesar a la Plaza Juárez, el sentimiento adverso contra el director de eventos cívicos se dejó sentir durante el recorrido, no con pancartas, ni consignas, pero el tema de conversación entre quienes asistieron era recurrente: la diversidad sexual fue discriminada por un funcionario menor, y el gobernador no hizo nada.

En “Las estructuras elementales del parentesco” el destacado antropólogo Claude Levi-Strauss concluye, entre otras cosas, que la monogamia y la heterosexualidad son culturalmente asignadas. No nos gustan las personas del sexo opuesto “por naturaleza” ni estamos hechos para estar sexualmente con una sola persona durante toda la vida. Son imposiciones que se nos hacen desde la infancia.

Mucho se ha escrito respecto de la homosexualidad. Sigmund Freud la señaló como un rasgo de perversión (el sí, pero no). Una línea de la investigación genética habla del cromosoma QF28, transmitido únicamente de madres a hijos varones. Algunos criminólogos consideran que la estructura de la nariz, combinada con la forma de las cejas y cierto tipo de mirada, denota a una persona homosexual.

No obstante, hasta ahora lo único seguro es que se trata de una elección personal. Así como a mí me gusta un sabor de helado, a alguien más puede gustarle otro. La preferencia sexual aceptada y definida, nos ayuda a estar en paz con nosotros mismos, lo cual nos lleva a ser mejores personas.

En recuerdo de la resistencia civil ante el acoso policiaco, ocurrida en el bar gay Stonewall Inn de Nueva York en junio de 1969, éste es el mes conmemorativo en todo el mundo para atraer la atención en torno a los derechos de la comunidad LGBTT, pero este año, en Pachuca, tal celebración está enmarcada en un contexto diferente: el retroceso de las autoridades estatales en materia de discriminación.

La marcha LGBTT no es un evento para celebrar. Se trata de un acontecimiento para atraer la atención ciudadana sobre la discriminación hacia quienes piensan y viven distinto de lo socialmente aceptado. Además, es una ocasión para recordar a las víctimas de la intolerancia, impuesta por los que temen tanto a sí mismos, que descalifican y agraden a quienes se atreven a vivir en libertad.

Comments

Comentarios

You may also like