Cananea y Pasta de Conchos

por Miguel Ángel Granados Chapa / Desde Abajo

Ciudad de México (Reforma).– Pudo haberlo hecho sin establecer relación entre las dos acciones, pero notoriamente el Grupo México buscó además de recuperar instalaciones de sus empresas en Cananea y Pasta de Conchos, demostrar su fuerza política y aun su fuerza física, aunque esta última corra a cargo de corporaciones policiales del gobierno federal y el de Coahuila.

El domingo por la noche la Policía Federal entró a la mina de Cananea, en huelga desde el 31 de julio de 2007, y desplazó con violencia a trabajadores de la sección 65 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM, o simplemente sindicato minero). Horas después, lejos de allí, en Sabinas, Coahuila, la policía estatal escoltó a personal de Industrial Minera México, que recuperó el control de la boca de mina. Desde allí, deudos de las 65 víctimas de la tragedia del 19 de febrero de 2006, casi todos los cuales yacen sepultados en ese lugar, permanecían alerta para impedir la reanudación de labores en la mina (lo que imposibilitaría el rescate de las víctimas).

La Secretaría de Gobernación, vocero de las Fuerzas Armadas (no sólo el Ejército como hasta ahora, sino también la PF) dibujó un panorama idílico de los sucesos de Cananea. De extremar el tono narrativo emanado de Bucareli, se creería que los trabajadores salieron a recibir con los brazos abiertos a los uniformados federales, como reciben afganos e iraquíes a sus libertadores norteamericanos.

En los encabezados de su boletín 213 fechado el lunes, Gobernación dice que se aseguraron «pacíficamente» las instalaciones mineras y que el «operativo tuvo un saldo blanco». Ninguna de esas afirmaciones corresponde con la verdad. Ni siquiera es cierto que la acción comenzara a las cuatro de la tarde dominical, inexactitud deliberada para evitar en la descripción de los hechos el feo factor de la nocturnidad. Y es que a partir de las 22:00 horas, a la sombra de la noche, la Policía Federal entró por «sorpresa» a la mina -se lee en la nota de El Imparcial, el diario de Hermosillo- «lo que provocó un enfrentamiento» que dejó al menos dos heridos de bala. Fueron reportados también dos desaparecidos. Se presume que la policía pretendía detener a tres líderes seccionales contra los que se libraron órdenes de aprehensión, pero seguían en libertad avanzado el lunes 7.

A la toma policial de la instalación manejada por Minera de Cananea, esperada y temida desde febrero, ha de seguir -si es que no ocurrió a esta hora- la entrega de los bienes correspondientes a la empresa, lista para reanudar las labores suspendidas durante 34 meses. Es previsible, conforme a los usos del Grupo México, que ha fabricado un sindicato propio, que haya sido presentado ya a la autoridad laboral un contrato colectivo, suscrito por la concesionaria y esa agrupación sindical, un cadáver al que se ha insuflado vida artificial.

Después de muchas vicisitudes jurídicas, en febrero pasado la justicia federal se rindió ante el poderío del Grupo México en alianza con la Secretaría del Trabajo, y se determinó que habían finalizado las relaciones de trabajo. Así concluía un proceso en que a los laudos pro empresariales de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje sucedían, a instancia del sindicato minero, sentencias de amparo que echaban abajo la arbitrariedad de los presuntos árbitros. Parecía el golpe final, pero la organización sindical, pese a estar asediada por diversos flancos, intentó recursos legales extremos. La Suprema Corte rehusó revisar la sentencia adversa recurrida por el sindicato, y los días 3 y 4 de junio la junta emitió acuerdos que daban por extinguido el contrato colectivo de trabajo. Grupo México se basó en esas decisiones para solicitar la intervención de la fuerza pública. Solícitos, los secretarios de Gobernación y de Seguridad Pública federal enviaron en las horas siguientes los efectivos que se apoderaron de las instalaciones el domingo en la noche.

Según Bucareli, «el operativo se realizó con estricto apego a la ley y con pleno respeto a los derechos de los ex trabajadores mineros que se encontraban en las afueras del lugar.

«Concluido el operativo se registró un incendio, provocado por gasolina en recipientes de vidrio, en un edificio de almacén que se encuentra abandonado afuera de la mina, mismo que fue controlado sin provocar daños a persona alguna o afectaciones mayores. Se están realizando las investigaciones necesarias para deslindar responsabilidades por esos hechos».

Con esa última afirmación el gobierno federal prepara el camino para reprimir a trabajadores que estorben la reanudación de labores que la empresa da por segura. Su director de finanzas anunció en febrero que «la mina podría estar operando para el segundo trimestre de este año, con una inversión de 50 a 60 millones de dólares».

Todavía es de temer, sin embargo, que haya violencia. Los trabajadores que resistieron durante casi tres años probablemente intenten reinstalar la huelga, mientras que la policía y personal contratado para el recomienzo de labores se empeñarán en asegurarlo. También continuará la defensa legal de los derechos de los mineros.

En Pasta de Conchos no hay conflicto obrero patronal. En ese lugar, las familias de los mineros muertos enarbolan sus derechos, al margen del sindicato, que rebasan el ámbito propiamente laboral y se inscriben en una esfera más amplia, el del respeto a la dignidad de las personas, vivas y muertas. Es un litigio entre esa dignidad y la codicia y la voracidad.

Cajón de Sastre

Murió el doctor Bolívar Echeverría, profesor emérito de la Universidad Nacional. Nació en Riobamba, Ecuador, en 1941. Formado en la Universidad libre de Berlín, realizó en México estudios de posgrado en economía y filosofía. A los 30 años de edad salió de su país por motivos políticos y se radicó en el nuestro, donde hizo una fructífera carrera académica en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Antes del emeritazgo recibió el Premio Universidad Nacional por docencia, en 1997. La originalidad de su pensamiento produjo, entre otras varias, una trilogía de obras cuyos títulos y contenidos son un continuo: Conversaciones sobre lo barroco, Las ilusiones de la modernidad y La modernidad del barroco, escritos entre 1993 y 1998. Igualmente coordinó el seminario La modernidad: versiones y dimensiones. Hoy en la tarde la editorial Siglo XXI le rendirá homenaje en un foro presidido por Jaime Labastida.

miguelangel@granadoschapa.com

Comments

Comentarios

You may also like