A propósito del Teletón

por Laura Patricia Martínez Sánchez

Ahora que se acerca el TELETON, cuando todo mundo quiere ser altruista sólo unos cuantos se dan cuenta de que el verdadero problema no son las y los niños con capacidades diferentes, sino el propio gobierno.

Pasan historias por televisión que conmueven a la población, cuando realmente lo que causa tristeza es ver cómo el gobierno, incumpliendo con sus responsabilidades, no hace lo necesario, y en ocasiones no hace nada, para ayudar al pueblo que se supone lo hizo llegar al poder.

Como el TELETON, hay otros programas de asistencia social con base en las donaciones de las personas y de las empresas, por ejemplo, donaciones para comprar computadoras para niñas y niños, donaciones para lentes, o el redondeo para diferentes causas como el banco de alimentos, y así, durante todo el año, vivimos cooperando mientras que el gobierno se sigue gastando el dinero del pueblo, eso sí, incrementando nuestros impuestos.

No digo que este mal ayudar a la gente, pero este tipo de “espectáculos” no sólo sirven para este fin, sino también para que a las empresas privadas se les condonen sus impuestos, y para que los gobiernos federal y estatales, se paren el cuello por un servicio que ellos no pagaron pero que les corresponde brindar.

Por qué no mejor ayudamos a la gente de nuestra propia colonia, a nuestros vecinos, a nuestra gente. Empecemos por apoyar a nuestras propias familias, sólo así podremos cambiar el rumbo de nuestro país, que actualmente con la vida tan rápida que estamos llevando no nos permite el “socializar”, por llamarlo así, y que en tiempos anteriores era tan importante para nuestra sociedad.

Hagamos conciencia, no nos tapemos los ojos ante los verdaderos problemas que nos están acechando, mucho desempleo, incremento en la gasolina, en los alimentos y medicinas, etc., contrastando con personas que se enriquecen a costa de la explotación de la clase trabajadora, de la gente del pueblo que vive al día.

Ayudémonos nosotros y exijámosle a nuestros dirigentes que cumplan con su deber, que sean ellos quienes hagan los centros que hoy se hacen con el TELETON, que se encarguen de la gente en pobreza, que den algo al pueblo de lo que nosotras y nosotros mismos les estamos brindando para el crecimiento de nuestro país.

Valdría bien la pena pensar que tipo de país queremos dejarle a nuestras hijas e hijos. ¿Realmente queremos seguir trabajando para enriquecer a unos cuantos y no obtener nada a cambio sino más y más impuestos? Y además de esto tener que cooperar para ayudar al gobierno a realizar las tareas para las que se supone aportamos nuestros impuestos quincena con quincena, mes tras mes.

Así que en ustedes queda apoyar al 9999 con su famoso bailecito, porque si no lo hacemos nos hacen creer que no tenemos conciencia, que somos insensibles o hasta tacañas y tacaños, o apoyamos porque realmente queremos hacer el papel de un gobierno que no nos cumple, que nos deja con sus falsas promesas de mayor tasa de empleo, de menor corrupción y de menos violencia.

El panorama de estos últimos meses luce un tanto desolador, se acerca el fin de año, las fiestas navideñas y no hay dinero. En esta semana nuevas personas se han quedado sin trabajo aquí en Pachuca y en el estado, pero ya dieron su cooperación para el teletón. A ver si a alguien se le ocurre ayudar a esta gente que se acaba de quedar sin trabajo y que no tiene para llevar de comer a su casa. Habría que organizarles un teletón, o no?

Comments

Comentarios

You may also like