La lucha por el agua de las mujeres Mazahuas

A cinco años del movimiento de las seis mazahuas que iniciaron el Ejército de Mujeres Zapatistas por la defensa del agua, mencionó, ahora sólo quedan cuatro: Marisol, Catalina, Oliva y Victoria, y se ven en la necesidad de denunciar que 40 por ciento de las comunidades mazahuas siguen sin agua. Programa De Raíz Luna, transmitido por Canal 22, tocando el tema de la Lucha de las Mujeres Mazahuas en defensa de su agua.

El orgullo nacional en torno al gran Sistema Cutzamala ocultó sus impactos sobre la vida de los campesinos: contaminación de ríos, desecación de manantiales, expropiación de terrenos, aguas contaminadas y enfermedades... Nunca se evaluaron los impactos sociales y ambientales de esta gran obra hidráulica. Autor: Hermes León

En septiembre de 2004, tras un año de lucha, las mujeres mazahuas, armadas simbólicamente con herramientas de labranza y fusiles de madera, formaron el Ejército Zapatista de Mujeres Mazahuas en Defensa del Agua. El Sistema Cutzamala, con 140 km de canales, túneles y enormes plantas de bombeo, trasvasaba desde sus territorios 480 millones de metros cúbicos al área metropolitana de México, mientras sus comunidades no tenían agua potable.

Un sin fin de marchas a la ciudad de México, huelgas de hambre, manifestaciones y plantones, siempre con las mujeres al frente, ataviadas con sus hermosos trajes, sus hijos a la espalda y sus fusiles de madera, les dieron tanta popularidad que, finalmente, el Gobierno Mexicano aceptó negociar sus demandas: agua potable y un plan de desarrollo integral y sustentable.

Desde su condición de madres e indígenas, las mazahuas supieron vincular el movimiento de mujeres, el movimiento indígena y el movimiento ambientalista en la lucha por el derecho humano al agua potable.

Las demandas fundamentales de las mujeres mazahuas que se organizaron y movilizaron en defensa del agua y para exigir la aplicación de un plan integral de desarrollo sustentable; la restitución de tierras; agua para sus comunidades y el pago de daños, hasta la fecha no se han cumplido, y existe total incumplimiento del gobierno estatal.

Victoria Martínez Arraiga, representante de comunidades mazahuas en el municipio de Villa de Allende, señaló que desde las inundaciones provocadas por la presa de Villa Victoria en septiembre de 2003 y paradójicamente por la falta de agua, han pugnado constantemente para que se cumplan sus demandas que giran en torno al hecho fundamental de que en sus comunidades siguen sin contar con el líquido.

Subrayó la incongruencia de que mientas las familias mazahuas asentadas a medio kilómetro del Sistema Cutzamala siguen sin agua, a cientos de kilómetros de distancia con tan sólo abrir una llave, miles de personas puedan disfrutar del vital líquido.

Victoria Martínez comentó que hasta hoy, de las tierras que les fueron expropiadas a las comunidades mazahuas no han recibido pago alguno ni tampoco les fueron devueltas, en tanto que el plan de desarrollo sustentable por el que habían trabajado nunca se concretó por la mala aplicación de recursos y a que esto se concentró tan sólo en algunas personas.

La representante de mujeres mazahuas negó que hayan recibido la visita de funcionarios del gobierno estatal y por mismo éstos son incrédulos al trabajo que se realiza.

Sin embargo, reconoce algunos logros como resultado de esta lucha, pues se les equipó con 6 tractores, 26 implementos agrícolas, 100 granjas familiares, un vivero forestal, 23 bordos, 715 letrinas, 90 micro túneles y 16 invernaderos comerciales.

A cinco años del movimiento de las seis mazahuas que iniciaron el Ejército de Mujeres Zapatistas por la defensa del agua, mencionó, ahora sólo quedan cuatro: Marisol, Catalina, Oliva y Victoria, y se ven en la necesidad de denunciar que 40 por ciento de las comunidades mazahuas siguen sin agua.

Fuente: Agencia MVT

Comments

Comentarios

You may also like