Del feminismo de la utopía, al feminismo de lo posible

por Adriana Jiménez Patlán / DESDE ABAJO

Quise compartir no solo datos importantes sobre un momento que para mi y el movimiento amplio de mujeres, ha sido histórico: inolvidable 24 de abril de 2007, el momento en que a través de pantallas gigantes seguíamos lo que pasaba en el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) que aprobó la despenalización del aborto antes de las 12 semanas por una mayoría de 46 votos a favor (PRD, PT, Convergencia, Alternativa, PRI y Nueva Alianza) 19 en contra (PAN y PVEM) y una abstención (PRI)

Dentro de la ALDF invitadas especiales del movimiento feminista en México que tuvo que esperar un poco mas de 70 años para que se concretará una ley a favor del derecho a decidir que fue planteado durante la década de los treinta por la doctora Ofelia Domínguez Navarro, en la Convención de Unificación Penal en 1936 donde propuso que se derogara la legislación penalizadora.

Fuera de la Asamblea todo era nervios, fiesta: artistas, perfomances, activistas, mujeres de partido, hombres progresistas, ciudadanas a favor de esta ley, había momentos que entre nosotras comentábamos con escepticismo que algo así estuviera sucediendo, nos emocionábamos o enojábamos según fuera el caso cuando escuchábamos los discursos a favor y en contra. La fotografía que muestro es el resultado de algo que habíamos pensado justo para celebrar, teniendo como telón de fondo el Hemiciclo a Juárez, aquel que nos recuerda que México es un estado laico, lo que cruzó por mi mente fue si lo importante que un partido de izquierda avalará esta propuesta en la ciudad de México, pero sobre todo el triunfo histórico que tenía detrás un elemento fundamental: la lucha feminista, por ello la quema de brasieres como hacían las feministas “radicales” en otros lugares del mundo que fue su manera de reivindicar la diversidad de las mujeres y la decisión sobre sus cuerpos, ya no era una acto de radicalidad sino de celebr
ación y de tenerlas presentes en este proceso histórico en México.

El 26 de abril de 2007 se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal las reformas aprobadas, meses antes generó debates de muchas voces que habíamos escuchado: académicos, periodistas, políticos, etc., respaldadas sus opiniones con encuestas que daban cuenta de una ciudadanía progresista y liberal de la Ciudad de México que con argumentos científicos, éticos, legales y de justicia social respaldaban lo planteado para que la ley fuera posible.

Hoy a cuatro años de esta foto y de ese hecho podemos hacer el siguiente recuento: penalizar el aborto no disuade a las mujeres, pero sobre todo despenalizarlo no obliga a nadie ha hacerlo, ahí están los datos que nos lo demuestran de abril de 2007 a marzo de 2011 se han generado 85 mil solicitudes del Programa de Interrupción Legal del Embarazo, 75{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} son residentes del Distrito Federal, 3{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} son residentes de otros estados (230 son de Hidalgo), el 80{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de las solicitudes llega antes de la 8va semana, 82{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} acceden a un método anticonceptivo posterior (Información obtenida de Grupo Interinstitucional de Reproducción Elegida, Population Council, Católicas por el Derecho a Decidir y Gobierno del Distrito Federal.). Ya no es utópica la decisión de las mujeres sobre su cuerpo en el D.F., pronto seguramente lo veremos en otras partes del país y daremos cuenta de ello. Porque decidir no es un delito. Decidir es un derecho.

Comments

Comentarios

You may also like