28 de mayo, Día Internacional por la salud de las Mujeres

por Otilia G. Sánchez Castillo / DESDE ABAJO

Hace 24 años que, en la reunión de integrantes de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Sexuales Reproductivos realizada al terminar el V encuentro Internacional sobre salud de la mujer, en Costa rica, se tomó la decisión de proclamar el “28 de Mayo, como día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer” y desde entonces el objetivo sigue siendo el mismo: denunciar las altas tasas de mortalidad maternas existentes, causas en su mayoría prevenibles y exigir a los gobiernos políticas públicas adecuadas para combatir esa realidad.

En el año 2000, México se sumó a 189 países reunidos en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas y suscribió los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho ambiciosos objetivos que se intenta alcanzar para 2015, y que se basan directamente en las actividades y metas incluidas en la Declaración del Milenio. En particular el objetivo 5 se refiere a la salud materna, y sus metas son reducir un 75{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} la tasa de mortalidad materna entre 1990 y 2015, y lograr para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva.

Para medir el grado de avance de estas metas se cuenta con los siguientes indicadores: Tasa de mortalidad materna; Porcentaje de partos con asistencia de personal sanitario especializado; Tasa de uso de anticonceptivos; Tasa de natalidad entre las adolescentes; Cobertura de atención prenatal (al menos una visita y al menos cuatro visitas); Necesidades insatisfechas en materia de planificación familiar.

En Hidalgo, de acuerdo con datos del Sistema de Indicadores del Observatorio de Mortalidad Materna (2009), la razón de mortalidad materna 67.3 mujeres fallecidas por cada 100 mil nacidos vivos. Comparando con la razón de mortalidad materna en el año 2002, que era de 61.4 por cada mil nacidos vivos, existe un incremento del 5.9 mujeres fallecidas por cada 100 mil nacidos vivos.

Con relación al porcentaje de partos con asistencia de personal sanitario especializado, el 100{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de las mujeres que fallecieron por causa relacionada con el embarazo, parto o puerperio recibieron asistencia médica y el 60{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de ellas contaba con Seguro Popular.

En cuanto a la tasa de uso de anticonceptivos del 60.2{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de mujeres unidas en edad fértil (de 15 a 49 años de edad) en el año 2002, se pasó a 70.9{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} para el año 2009. Un incremento de más del 10{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd}.

Por otro lado, la tasa de natalidad entre adolescentes se redujo en 1.4{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} en el periodo de 2002 a 2006, de 6.4 nacidos vivos por cada 100 mujeres de 15 a 19 años, bajó a 5 nacidos vivos por cada 100 mujeres de 15 a 19 años.

El promedio de consultas prenatales por embarazada atendida en las instituciones del Sistema Nacional de Salud en Hidalgo durante el periodo 2000-2007 aunque hubo un incremento pequeño hasta el 2006, disminuyó en el 2007, por lo que se puede decir que casi no existen variaciones: 4.3 en 2002 y 4.6 consultas prenatales durante su embarazo en 2007. Este indicador se encuentra un poco arriba de la meta establecida en el Objetivo 5 de los Objetivos para el Desarrollo del Milenio, que es de al menos 4 visitas.

En Hidalgo el 16.3 {9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de las mujeres en edad fértil unidas están con necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos, es decir, 16.3 mujeres en edad fértil de cada 100 desean limitar o espaciar un embarazo pero que no usan un método anticonceptivo para ello.

Aún queda mucho camino por recorrer para lograr una buena salud materna y alcanzar los objetivos del desarrollo del milenio.

Para ello se requiere contar con servicios de salud reproductiva de alta calidad y con una serie de intervenciones bien sincronizadas para asegurar que la mujer que así lo decide, sigue un camino seguro hacia la maternidad, o que en su caso, si así lo decide, tener el acceso a la interrupción legal del embarazo a través de servicios profesionales, seguros y de calidad. El no hacerlo provoca cientos de miles de muertes innecesarias año tras año, lo cual es un triste recordatorio del bajo estatus asignado a las mujeres en muchas sociedades.

Comments

Comentarios

You may also like