Feminicidio: Cuenta pendiente en 2011

La recién creada Fiscalía Especial para Delitos contra Mujeres de Hidalgo, dio a conocer que de 2005 a 2009 se registraron al menos 64 asesinatos contra mujeres por condición de género en Hidalgo, y del año 2009 a marzo de 2010 se reportan 42 feminicidios. En el presente 2011 van 21 registrados.

La Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para Hidalgo (LAMVLVH) señala que la violencia feminicida es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres.

Julia Monárrez, una de las principales investigadoras sobre el feminicidio en México, considera que dicha acción es el último eslabón de una larga cadena de violencia a la que las mujeres en todo el mundo se ven sometidas cotidianamente. Es la expresión más cruda de una sociedad machista que tolera y legitima la violencia contra las mujeres. Se basa en la desigualdad y en la discriminación hacia las mujeres. No es casual, ni un hecho aislado que las mujeres sean asesinadas por sus parejas.

La diputada Teresa Incháustegui, presidenta de la Comisión Especial del Feminicidio de la Cámara de diputados, ha precisado que en México es necesario tener un tipo penal autónomo para sancionar el homicidio doloso de mujeres ya que no es un “asesinato simple”.

Se trata de un crimen “multiofensivo” pues en la mayoría de los casos los cuerpos presentan lesiones, evidencia de violencia sexual y se tiene registro de que las víctimas fueron privadas de su libertad.

Por ello, considerarlo como “homicidio calificado” por la alevosía, premeditación y ventaja, es insuficiente para poder sancionarlo. Se debe “englobar lo que significa asesinar a una mujer después de haber abusado de ella”, detalla Incháustegui.

Patricia Bedolla, de la Academia Morelense de Derechos Humanos, ha refirió que deben eliminarse de los Códigos Penales conceptos como “asesinato por odio o misoginia”, pues estos quedan a valoración de los servidores públicos. Dichos elementos subjetivos no permiten la acreditación, por el contrario invisibilizan la problemática y permiten que los casos de feminicidio queden impunes (como ocurrió con la reciente tipificación del delito en el Estado de México).

Asimismo, la doctora Marcela Lagarde, presidenta de la Red Nacional por la Vida y la Libertad de las Mujeres, señala que el feminicidio implica abordar la discriminación contra las mujeres y la violencia de género, y tomar en cuenta situaciones que expresan y reproducen relaciones desiguales de poder y que perpetúan la subordinación y la exclusión de las mujeres en la vida política, civil, económica, social y cultural.

Para esta antropóloga feminista “es hora de realizar una discusión profunda sobre el tema toda vez que se están presentando iniciativas al respecto en varios estados del país”. Ella propone que se instale una subcomisión de trabajo que analice tales iniciativas a fin de que las y los legisladores en las entidades retomen lo mejor de cada una de ellas.

En el libro “Hidalgo, la memoria contra el olvido”, editado por el Observatorio Ciudadano de Violencia Social y de Género, Bertha Miranda Rodríguez, presidenta de la Colectiva Feminista Hidalguense A. C., sostiene que la violencia feminicida no es imaginaria.

Miranda Rodríguez apunta que en el estado de Hidalgo “hemos sido enteradas por la prensa escrita de los casos de mujeres mutiladas, quemadas, violadas y asesinadas en el valle de Tulancingo. Las edades de estas mujeres eran de los 20 a los 40 años, y en la zona de Tula esta violencia toca a las niñas (2 y 4 años de edad respectivamente) y en la capital del estado destacó el caso de las mujeres muertas en bares y hoteles, así como el caso de la pequeña de 11 años encontrada muerta en el municipio de Alfajayucan. Todos ellos son sólo algunos ejemplos de la existencia de este problema en Hidalgo, donde poco se puede hacer para castigar este tipo de violencia si no se cuenta con voluntad política y acciones reales por parte de las autoridades”.

Afortunadamente, Hidalgo no es aún una entidad feminicida al nivel del Estado de México, pero la última Encuesta Nacional sobre la Dinámicas en los Hogares del INEGI, nos ubica en el NOVENO lugar nacional de violencia contra las mujeres por parte de sus parejas.

Todo lo anterior nos pone como estado al borde del abismo y hace del feminicidio una de las cuentas pendientes más dolorosas que las y los diputados locales tienen con las mujeres de Hidalgo.

TW: @taniamezcor

FB: Tania Mezcor

Comments

Comentarios

You may also like