México tiene hambre y sed

El panorama nacional es de pobreza y desnutrición, cuyos lugares y municipios donde se presenta la pobreza no ha cambiado desde los años sesenta, es decir municipios rurales e indígenas, donde prevalece la agricultura de subsistencia, aunado a que la población presenta una baja talla y peso bajo. Lo que significa que las condiciones más precarias se encuentran en las poblaciones indígenas que en las poblaciónes no indígenas.

por Alfredo Alcalá Montaño*.

Mientras los partidos políticos están más preocupados por ganar un proceso electoral, se olvidan de los grandes problemas estructurales, como la pobreza y la desigualdad social, de la que solo se acuerdan cuando esta se hace visible. Como lo ocurrido en la Sierra Tarahumara donde gracias a las redes sociales, se logro ver la realidad en que viven los pueblos indígenas, la cual es indignante y preocupante. Pero más lamentable es saber que hay más “Sierras Tarahumaras”, hay más zonas de pobreza y marginación social en México.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ) en México al menos el 70{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de los municipios del país tienen problemas graves de nutrición, mismos que concentran el 30{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de la población. Estos municipios principalmente son rurales e indígenas. A nivel estatal, hay ocho entidades con riesgo nutricional grave: Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Yucatán, Hidalgo, Puebla y Campeche.

Los estados que mejoraron curiosamente están en el norte del país, salvo la sierra tarahumara, cuyas condiciones se han ido deteriorando.

El panorama nacional es de pobreza y desnutrición, cuyos lugares y municipios donde se presenta la pobreza no ha cambiado desde los años sesenta, es decir municipios rurales e indígenas, donde prevalece la agricultura de subsistencia, aunado a que la población presenta una baja talla y peso bajo. Lo que significa que las condiciones más precarias se encuentran en las poblaciones indígenas que en las poblaciónes no indígenas.

Por lo que resolver el grave problema alimentario, implica en primer lugar tener identificado los grupos y los lugares de mayor vulnerabilidad. Siendo en este momento urgente atender la pobreza alimentaria pues de los diferentes tipos de pobreza, esta es la más grave, ya que vivir con mala alimentación o vivir con hambre, es una especie de tortura.

Si no atendemos de manera inmediata esta problemática, estaremos en el entendido que el Estado Mexicano viola de manera sistemática los derechos humanos. Que no ha cumplido con la declaración universal de los derechos humanos, pues encontramos que no todas las personas tienen los mismos derechos y libertades (art. 2), que hay tratos crueles, inhumanos y degradantes (art. 5); que no todos los miembros de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad (art. 22); y lo más preocupante es que no todas las personas en nuestro país tienen el mismo derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios (art. 25).Como vemos hay muchos rezagos en materia de derechos humanos que deben ser atendidos.

No obstante al panorama desolador y una clase politica paralítica, en México encontramos una respuesta admirable de parte de la sociedad ante una problemática como la presentada en la Sierra Tarahumara. Ya que se solidarizó y organizo para llevar alimentos y cobijo, en una región azotada, por el hambre, la sed y el frío.
Siendo preocupante por otro lado, el papel de la clase política, quien ante una tragedia, trataron de buscar ventaja electoral, para ganar espacios y adeptos.
Cabe mencionar que hasta el día de hoy nadie ha querido asumir su responsabilidad, sea el gobierno municipal, estatal o federal. Por el contrario demostraron una visión limitada que no resolverá el problema. Ofreciendo soluciones mágicas, al llevar despensas con sus respectivos logos, buscando la foto o ensalzando los programas gubernamentales, que todo lo resuelven, y nada solucionan.

Superar la pobreza alimentaria requiere de manera urgente un programa integral, que involucre a los diferentes niveles de gobierno, a los grupos involucrados en la problemática.

Ahora nos toca a la sociedad conocer las plataformas de los partidos políticos y estar al pendiente de las propuestas que realicen los candidatos o candidata a ocupar el cargo de Presidente de la República, o algún puesto de representación como Senadores y Diputados. Saber cuáles son sus propuestas concretas para lograr superar un tema tan urgente como el derecho a la alimentación, la superación de la pobreza y la desigualdad.

Por ultimo no debemos dejar de mencionar que a través de la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos, AC (ACADERH) se brindo apoyo a los hermanos y hermanas indigenas de la Sierra Tarahumara, abriendo un centro de acopio, recolectando -gracias al compromiso y solidaridad de muchas personas- cerca dos toneladas de ayuda. Misma que fueron entregadas al centro de acopio del Claustro de Sor Juana donde ya se había recolectado cerca de 50 toneladas de ayuda, para ser llevadas sin el apoyo de partidos ni de gobiernos.

FB: Alfredo Alcala Montaño
Twitter: @alfreduam
alfreduam@yahoo.com.mx*Presidente de la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos (ACADERH)

Comments

Comentarios

You may also like