Investiga académico homofobia en ‘prensa rosa’ mexicana

Alejandro Ávila Huerta. Foto: Especial

 

El periodismo de espectáculos hecho en México en realidad es “periodismo rosa”, pues en lugar de enfocarse en el trabajo profesional de quienes se dedican a la industria del entretenimiento, de lo que habla es de las bodas, divorcios, embarazos o problemas legales de estas figuras públicas; además de que en este periodismo hay un “desconocimiento profundo” de lo que es la diversidad sexual, lo que refuerza la homofobia.

Las consideraciones anteriores forman parte de los primeros hallazgos de Alejandro Ávila Huerta, estudiante de la maestría en Comunicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y para la cual espera titularse con la investigación “Violencia simbólica homofóbica en el periodismo rosa”.

De acuerdo con Ávila, su trabajo ha consistido en analizar el discurso de la revista TV Notas tras la aprobación del matrimonio igualitario en la Ciudad de México ocurrida el 21 de diciembre de 2009; por lo que ha realizado un análisis de los ejemplares de esta revista publicados entre enero de 2010 a la primera semana de junio de 2011.

Aunque Ávila Huerta señaló que todavía no elabora una interpretación de los resultados obtenidos, adelantó para esta agencia que, de manera preliminar, ha detectado que el periodismo rosa que hace TV Notas refuerza la realidad homofóbica que se vive en el país.

“Uno podría pensar: ¿pero cuál homofobia, si la revista saca notas de Ricky Martin, Christian Chávez o alguna otra figura abiertamente gay? Y sí, es verdad; el problema es cuando hay cosas que no se dicen, o se muestra una visión muy reducida de la diversidad sexual, un estereotipo que puede no ser malo en sí, pero que al ser el único que se expone, entonces sí se vuelve malo”.

Para dar un ejemplo, Huerta recordó que luego de la “salida del clóset” del cantante Ricky Martin, todo lo que la revista publicaba de él era relacionado con su orientación sexual: “Después de que Ricky Martin dijera que es gay, hizo tal cosa”, o “Luego de que Ricky Martin se declarara homosexual, lo vimos en tal lugar”, y titulares por el estilo.

El estudiante de la UNAM señaló que otra manera en la que esta revista ejerce violencia simbólica homofóbica es a través del manejo de la información, cuando se vale de puntos suspensivos o signos de admiración para destacar algo que no era lo más relevante de la entrevista o del hecho noticioso.

“Recuerdo por ejemplo una charla muy personal que tuvo la revista con Pablo Cheng (actor y comediante gay), y durante la cual, entre muchas otras cosas, él declaró que llegó a pagar por sexo; entonces lo que hizo la revista fue centrar el texto en ese dato y titular la nota ‘Pablo Cheng sufre por ser homosexual porque pagó por sexo’; eso finalmente te habla de la postura que tiene la revista a través de sus encabezados, lo cuales muchas veces no son lo que dijo la figura pública tal cual, sino que son ediciones al gusto de la revista”.

“Cuando el periodismo de espectáculos se pintó se rosa”

Con base en lo que ha investigado, Ávila señaló que en Europa, después de la Segunda Guerra Mundial, las realezas empezaron a pagarle a los periodistas para rehacer su imagen pública, y es así como aparecieron en las revistas y en los periódicos de la época las primeras notas sobre personajes de las monarquías “tomando el té con tal Infanta” o “visitando a los reyes de tal lugar”.

Entonces los reporteros se dieron cuenta de que este periodismo era muy consumido por los lectores y que generaba mucho dinero, por lo que ya no sólo esperaban a que la realeza los llamara, sino que ellos mismos, los reporteros, comenzaron a perseguir a estas personalidades.

En México, explicó Ávila, como no hay realeza, se encontró su sustituto en las figuras del espectáculo; “el problema es que en lugar de crear revistas de periodismo rosa, lo que sucedió fue que las de espectáculos se convirtieron en periodismo rosa y las primeras desaparecieron”.

Alejandro Ávila Huerta se declaró un “consumidor de la cultura popular”, de ahí su interés en este tema; el cual ha trabajado desde hace tiempo, pues obtuvo el título de licenciado en Ciencias de la Comunicación, en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, por su tesis “Cuando el periodismo de espectáculos se pintó se rosa”.

De acuerdo con Ávila, la “homofobia recalcitrante” se puede ver en los crímenes de odio; sin embargo, considera que la violencia cotidiana en contra de la diversidad sexual a veces pasa desapercibida, por ejemplo la que se encuentra en el periodismo rosa, “lo cual es grave, si tomamos en cuenta que TV Notas es una de las revistas más consumidas en el país”.

Según datos del Padrón Nacional de Medios Impresos, que pertenece a la Dirección de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación, las tres revistas más vendidas en México son TV Notas, con un tiraje semanal de 624 mil 770 ejemplares; H para Hombres, con 293 mil 305 y TV y Novelas con 204 mil 180 ejemplares.

Fuente: Agencia NotieSe

Comments

Comentarios

You may also like