Lords of Chaos: entre la industrialización de la contracultura y la apología del Statu Quo

– “As always, you don’t get it…”

– “You know me: I just talk… you know, I just talk”


En algún momento cumbre de Lord of Chaos (Åkerlund, 2018), los dos protagonistas mencionan dichas frases. Cada una resume perfectamente su forma personal de ver y entender su propio movimiento y legado: el que terminaría por condenar sus vidas y encumbrar su historia, pero que también los convertiría en el prime time del circo mediático de la mass media, y el chivo expiatorio de la sociedad conservadora de la Europa de finales del siglo XX.

En medio de guerras de declaraciones, polémica y rechazo por parte de todos los involucrados, en este 2019 finalmente llegó a América Lords of Chaos, el filme que buscaba retratar el que probablemente sea el capítulo más oscuro e infame de la historia del Metal, el ascenso del Black Metal en el norte de Europa y todos los crímenes a su alrededor.

La historia llega de la mano de Jonas Åkerlund, un director no tan lejano a este movimiento contracultural (fue baterista de los pioneros y míticos Bathory como por 5 minutos… pero bueno, algo es algo) y con cierto reconocimiento en la industria musical debido a sus videoclips de artistas pop, logró liberar un proyecto que tenía años atorado debido a problemas de derechos…

No obstante, nadie con tantito conocimiento de la extrema historia del Inner Circle podía esperar que este proyecto llegara a buen puerto: desde que en 1998 apareció el libro Lords of Chaos: The Bloody Rise of the Satanic Metal Underground, sus autores, Michael Moynihan y Didrik Søderlind no han estado ausentes de críticas por parte de los protagonistas de los hechos: interpretaciones libres, falta de corroboración de hechos, incapacidad para cotejar versiones, y por supuesto, un enorme prejuicio y deseo de obtener ingresos económicos, los llevaron a relatar de la manera más morbosa y polémica una historia que ya era lo suficientemente infame.

El caso de Inner Circle evidenció y hasta hoy lo sigue haciendo, un claro ejemplo de que lo que Donald Trump popularizara en 2015 y 2016 como Fake News y Posverdad,  y dejara claro que éstas habían estado presentes desde hacía mucho en la sociedad y en las formas periodísticas, y que, para desgracia de muchos círculos rojos malinchistas / pequeñoburgueses que han intentado delimitar esta falla comunicacional a los países subdesarrollados, es un fenómeno mediático presente en prácticamente todas las sociedades occidentales capitalistas.

Los actos de Varg Vikernes siempre fueron el perfecto chivo expiatorio de un estado primermundista conservador que solía tener la religión como parte de su identidad como nación. Por lo que se convirtió en el drama favorito de la sociedad del norte de Europa de finales de siglo que se regodeaba despreciando a sus jóvenes y sus contraculturas con propaganda en plena y descarada apología del Statu Quo.

Por ende, un escrito que desde su creación original se jactaba de ser una investigación objetiva, pero que prácticamente rayaba en la ficción, difícilmente iba a poder reivindicarse como un postulado medianamente serio, parcial y no tendencioso al ser convertido en una descafeinada película hollywoodense…

La lucha por los derechos del filme se terminó cuando Åkerlund fue capaz de convencer a los padres de Øystein Aarseth (dueños de todos los derechos del legado de Euronymous), de llevar la adaptación al cine… por lo que, sin importar que cada uno del resto de los involucrados estuviera en contra (y por ende negara permisos de imagen y música al proyecto), el director noruego fue capaz de consolidar una lucrativa idea concebida 10 años atrás…

Åkerlund tiene las tablas suficientes para lograr una increíble puesta en escena (apoyada en el ambiente fantástico digno de cuento de hadas de los escenarios naturales de Europa del norte) y su trabajo de dirección es notable. Además de ello (y a pesar de las críticas por su elección), la actuación de Rory Culkin como Aarseth es buena… pero, sobre todo, cabe destacar la buena representación de la historia de Per “Dead” Ohlin , la cual – aunque para los no iniciados pudiera parecer exagerado y dramatizado – es un fiel retrato de la perturbada mente del mítico vocalista (precisamente, todas las secuencias de la relación entre ambos músicos es la parte mejor lograda del filme).

Sin embargo, hoy podemos entender por qué los padres de Øystein dieron su permiso: hay elementos exagerados lejanos a los hechos (Euronymous nunca participó en ninguna quema de iglesias), y la historia (contada a través de un lamentable guion que en su primera mitad es, francamente, de pena ajena y digno de la saga “not another teen movie”) ha sido procesada para ser digerida por las masas, al grado de convertir a Euronymous en un anti héroe moderno y sensible (tipo Edward Cullen); y de inventarle una historia de amor y redención con la que cualquier adolescente rebelde de la posmodernidad pueda identificarse… 

Hasta ahí, uno podría dejar en un empate lo bueno y lo malo del filme… Sin embargo, es aquí donde comienzan los verdaderos problemas de Lords of Chaos como reflejo de una subcultura… al final de ésta no puedes evitar tener la sensación de que, o Åkerlund es un genio maquiavélico, o un verdadero incompetente para comunicar ideas: es claro que este producto cuenta con el apoyo de la familia Aarseth puesto que es obvia la intención de reivindicarlo; sin embargo, el director, en dicha incapacidad o cinismo, termina retratando al Inner Circle – aquellos “monstruos” que los medios escandinavos afirmaban que descompusieron la «perfecta» sociedad noruega; o  aquellos “transgresores” que sirvieron como guía para una generación de jóvenes abandonados por esa «perfecta» sociedad y que encontraron en el lado oscuro su salvación – simple y llanamente como un grupo de post-adolescentes enojados de clase acomodada, sin fundamento alguno de todo su pensamiento e ideología (y tal vez ésta fue la verdadera razón del porqué no querían que saliera esta película).

Åkerlund falla en “reivindicar” a Euronymous, y de cierta forma, le termina dando la razón a Vikernes en sus pensamientos acerca del líder de Mayhem: Øystein era revolucionario en la técnica de ejecución de la guitarra, pero como persona, queda retratado como un doble moralista que hablaba demasiado y que nunca creyó realmente en su propia rebeldía.

Por otro lado, Vikernes (liberado de la cárcel hace 10 años y desde entonces convertido en YouTuber), no ha dejado de hablar desde hace mucho de la película (que afirma no haber visto, pero que no deja de comentar a detalle): clama que, al igual que el libro, está plagada de mentiras… pero lo cierto, es que, si de verdad no ha visto Lords of Chaos, debería hacerlo: a pesar de que también es claro el intento del director por criticar al líder de Burzum (comenzando con un casting malogrado de un actor que no tiene absolutamente nada que ver con Varg en ningún aspecto, así como la ridiculización del personaje en toda la primera mitad del filme), paulatinamente termina elevando la figura de Varg través de su trama: Vikernes creía en su movimiento, no era una pose, su música, imagen y acciones las hacía “mejor y más grandes que los demás” (como afirman en algún momento del filme) y odiaba que Euronymous usara la ideología del círculo como algo banal y comercial… a pesar de hacer todo lo posible para hacerlo ver como un ser despreciable, va a ser más fácil para mucha gente joven en etapa de rebeldía ante la vida, sentir empatía por la visión, principios e ideología innegociable e inquebrantable de Varg, que por el doble moralismo hipócrita de Aarseth…

Icónica imagen de Varg Vikernes (1994), al escuchar su sentencia de culpabilidad, condenándolo a 21 años de prisión.

Si consideramos Lords of Chaos como mera ficción cinematográfica de fines comerciales, podría pasar como un filme decente, porque ciertamente, sí es muy entretenido (aunque nunca llega a más) … si su único pecado fueran las licencias dramáticas, el guion pueril y la historia de amor inventada para fines hollywoodenes (Varg afirma que Euronymous era gay no asumido), tampoco sería un gran problema… inclusive, la exhibición de las leyendas del Black Metal como meros post-adolescentes burgueses berrinchudos, puede ser cruda y difícil de digerir y aceptar para las legiones de Blackers Trves que amamos el subgénero, pero eso, ciertamente, tampoco es el problema…

La visión de Åkerlund falla en romantizar a Euronymous; falla en ser objetiva; falla en presentarle al mundo un movimiento contracultural… Pero sobre todo, falla en su intento por condenar a su antagonista desde el discurso implícito de que “las historias contra el sistema siempre terminan mal y en tragedia”, lo cual, solo logrará que los outsiders más extremistas y fascistas, derivados de la anomia social capitalista, sigan convirtiendo en héroes y mártires a personajes igual de extremistas y fascistas como Vikernes, y dándoles elementos para elevarse como víctimas del sistema, encontrando una justificación en ello para desatar el odio y la discriminación (lo cual ya está sucediendo: basta darse una vuelta por los comentarios en redes y portales especializados en el género que hacen reseña del filme)…

En resumen (y a pesar de un vano intento por corregirlo en su escena final) Lords of Chaos falla por ser meramente otro objeto que hace apología del Statu Quo conservador y la “tragedia” consecuente de ir en contra de la corriente principal y la sociedad establecida… justo cuando ésta era la historia perfecta para representar absolutamente todo lo contrario: que aún existen personas y movimientos que – a pesar de todas las consecuencias, todas las mentiras, y la estigmatización social – siguen estando listas para ver el mundo arder… justo como, hace 26 años, lo hiciera una pequeña iglesia de madera en Fantoft, Noruega…

Comments

Comentarios

You may also like