Daenerys Targaryen no está loca

*** Este texto contiene Spoilers de la última temporada de Game of Thrones***

Sí, lo que hizo no estuvo bonito. Quemó a toda la gente de King’s Landing cuando la ciudad ya se había rendido. El trono estaba a su merced. Nada le costaba ir con su dragón a ejecutar a la reina Cersei y consumar su objetivo: ser la soberana de los Siete Reinos. Pero lo quemó todo, decepcionando a propios y extraños.

Decepcionando…. ¿Decepcionando? Creo que esa es la palabra clave ¿Por qué la otrora Rompedora-de-cadenas, La-que-no-arde, estaría decepcionando a alguien? Al final de cuentas, no hizo algo diferente a lo que hicieron otros aspirantes al trono de la obra Game of Thrones. Masacrar, inspirar temor. Pero a Daenerys Targaryen se le reprocha haber decepcionado y, en el colmo del rechazo, de pronto ya no fue legítima Reina de los Ándalos, la admirable Madre de Dragones; ahora es la «vieja loca».

Loca, sí, era de esperarse. ¿Quienes son las «locas» en la historia de la humanidad? Hipatia, Sor Juana, Catalina. Son «locas» todas aquellas mujeres que no son como el patriarcado les exige ser. Sí reina, pero también madre. Sí rica, pero también abnegada. Sí, sexual, pero discreta y fiel. Son locas las que rompen con la imposición de cómo ser-mujer. Son locas las que hacen, de hecho, lo que los hombres hacen siempre.

¿Y si lo que hizo Daenerys lo hubiera hecho Jon Snow? ¿También se le diría el «viejo loco»? ¿O se exclamaría de él: ¡qué fuerte! ¡qué carácter»? O sería el «loco», pero igual sería rey, poderoso, temido y admirado. Porque ser violento es algo que se espera de un hombre, por lo tanto, se le justifica. De hecho se lo dice Tormund Matagigantes al resto cuando habla sobre las hazañas de Snow: «¿Quién monta un dragón? Un loco ¡O un rey!», exclama por tal maravilla… que apenas es un mínimo de lo que que por años llevaba haciendo Targaryen. La escena confirma que las mujeres son invisibles en política, no importa cuanto heroísmo demuestren.

Porque si una mujer quiere poder, está loca. Si sigue sus propias reglas, está loca. Si sólo se importa a ella misma, está loca. Si rechaza el amor de un hombre por cumplir sus objetivos, está loca ¿Y si quiere sexo? Es puta. Si quiere jugar fútbol, es marimacha. Porque las mujeres son mujeres sólo por definición de los hombres: madre, esposa, monja o, si no, la cárcel del estigma, tal como lo enseñó la antropóloga Marcela Lagarde.

¿Entonces lo que hizo Daenerys Targaryen en el penúltimo capítulo de Game of Thrones estuvo bien? No. Simplemente, es el derecho de una mujer a la ira ¿Y cómo no? Si pasó años siendo violada, invisibilizada, vendida y explotada como esclava por su propia familia. Hasta que el derecho negado a la libertad, hizo catársis. La rompedora de cadenas rompió las propias.

Comments

Comentarios

You may also like