¿Qué puedo hacer con el cambio climático?

El 2019 es el año límite para tomar medidas urgentes para evitar un desastre mundial por cambio climático. Si no se hace, la temperatura mundial podría aumentar 3 grados lo cual sería determinante para la vida humana tal como la conocemos, así lo afirman científicos de la ONU.

Muestra de ello podemos verlo en los fenómenos naturales que se han presentado en diferentes partes del mundo en lo que va del año, donde el planeta nos pide a gritos que hagamos algo al respecto. Desde el impacto en arrecifes, la muerte de una generación de pingüinos, hasta las contingencias e incendios en toda la República mexicana.

El planeta tiene un poder tremendo para auto regularse y mantener su equilibrio y, si no consideramos al planeta en nuestro estilo de vida, el planeta tampoco tendrá la molestia de tomarnos en cuenta.

El problema es que el capitalismo no está ligado a la conservación del medio ambiente, sino que la calidad de vida de las personas está ligada con la capacidad de consumo, dando prioridad al aparentar, a tener más que Ser, al reproducir que al crear. Y las consecuencias de este sistema, las vivimos el día de hoy. Sin embargo estamos a tiempo de evitar catástrofes aún mayores.

Si no consideramos al planeta en nuestro estilo de vida, el planeta tampoco tendrá la molestia de tomarnos en cuenta.

Todos somos responsables de que el planeta este en las condiciones actuales, aunque cabe mencionar que de acuerdo a BlackRock, empresa de gestión de inversiones estadounidense, el 80% de los activos financieros del mundo, están controlados por menos de 50 personas, evidencia de que el sistema capitalista no es viable para una vida sostenible y sustentable, sino que son tan sólo 50 personas las que pueden tener un alcance masivo si es que se hicieran conscientes de la problemática ambiental que hoy vivimos, si es que el medio ambiente fuera su prioridad.

Sin embargo, quienes viven en carne propia las problemáticas ambientales somos la mayoría de la población: Alrededor de 7,500 millones de personas de acuerdo los datos recogidos por Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Podemos tomar acción en tres vertientes primero, tomando acciones diarias al ajustar nuestro estilo de vida; segundo, exigiendo a las empresas, industrias, instituciones, gobiernos y representantes dejar de impactar al medio ambiente y actuar en su conservación; y tercero, actuar por en el resarcimiento del planeta tierra, tanto a nivel colectivo como individual. Al actuar en ello la situación, puede ser diferente.

El planeta tierra es nuestro hogar, nuestro sustento, día a día nos da alimento en abundancia, agua, calor, oxígeno para vivir. Nos maravilla con su grandeza, su paz, su profundidad, su magia. Nos da las razones para averiguar más sobre nosotros mismos, para descubrir y entender sus misterios y elementos, para desarrollar nuestra mente y nutrir nuestro cuerpo.

Nuestros hijos, hijas y sus descendientes heredarán los efectos de las decisiones que tomamos hoy

Es momento de reconocerla en nuestro andar, de mirarla, de honrar todo lo que la madre naturaleza representa, de darle un poco de la abundancia que nos brinda. Hay acciones muy simples que al hacerlas con constancia y que al ser compartidas tienen un impacto importante. El secreto está en hacerlo, sin minimizar el grano de arena que somos cada uno del 99.9% de la humanidad, sin expectativas ni prejuicios; y sumarse en este cambio de estilo de vida para que nuestro impacto sea masivo. Nuestros hijos, hijas y sus descendientes heredarán los efectos de las decisiones que tomamos hoy.

A continuación, enlisto una serie de acciones simples que Patrick González, integrante del Panel Integubernamental para el Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sugiere para reducir las emisiones de carbono:

• Recicla y reutiliza. Fabricar productos a partir de materias primas recicladas es menos contaminante. 

• Siembra árboles endémicos. No sólo vayas a reforestar. Asegúrate que los árboles correspondan al territorio.

• Cambia tus focos por ahorradores. 

• Usa transporte público, bici o tus pies en lugar del coche siempre que puedas. Ahorrarás medio kilo de carbono por cada milla que camines.

• Reclamar más implicación institucional en la lucha contra el cambio climático

• Apostar por productos de kilómetro cero es decir, productos locales

• Consumir energía renovable ya que éstas no emiten CO2. Por ejemplo el uso de paneles y calentadores solares.

• Seguir una dieta con baja huella de carbono es decir hay que evitar los productos que necesitan más energía o recursos naturales, se transportan desde lejos o requieren de un complejo envasado. Los alimentos son responsables de, al menos, el 20% de los GEI

• Convertirse en un consumidor sostenible por ejemplo con una huerta en casa, en si la regla sencilla para convertirse en uno de ellos es asumir las tres erres

• Separar la basura doméstica, cada vez que se recicla, se evita llenar los vertederos y la extracción de nuevas materias primas, además de reducir el consumo de energía y la emisión de GEI.

• Evitar usar productos de usar y tirar

• Dejar de beber agua embotellada

• Tirar residuos al retrete como toallas sanitarias, tampones, lejía, medicamentos, pinturas, restos de comida, etc.

• Fumar ¿Sabías que el tabaco es el producto de consumo masivo que más daño ambiental produce, según la OMS?

Comments

Comentarios

You may also like