Imagen de Acento Radio

La ilusoria paridad de género

Hace poco más de un mes, en el Diario Oficial de la Federación se anunció la tan esperada reforma de Paridad de Género, para que todas las instancias y poderes de Gobierno, desde el nivel municipal hasta el federal, se integren por el mismo número de hombres que de mujeres.

Inicialmente me uní a las congéneres que aplaudieron esta reforma tan progresista, pero después me pareció que suena un poco fuera de lugar que un textito en la Constitución trascienda en un país tan profundamente machista y misógino. Con un poco más de tiempo pensé: ahí estamos oootra vez, ansiosas de entrar al mundo masculino y bailar al son que nos toca desde no sé cuántos cientos de años en vez de hacer que los varones se integren al mundo que socialmente se ha instaurado como femenino: el espacio privado, lo doméstico, la crianza, los cuidados…

¿Para cuándo la paridad en todas estas labores que hacen posible que se sostenga la vida pública? ¿Hasta cuándo vamos a entender que para crear una sociedad igualitaria, primero necesitamos hombres y mujeres que, por convicción y por la propia ley de su consciencia, se deconstruyan y compartan el poder?

Cada quien saque sus conclusiones, yo tengo cada vez más preguntas, entre ellas estas: Como mujeres ¿Hasta cuándo vamos a colaborar para que la jornada doble recaiga en nosotras? ¿Hasta cuándo vamos a entender que con varias reformas aparentemente igualitarias, feministas o progresistas, estamos permitiendo que se desvaloricen los cuidados de personas dependientes, la crianza, la vida en el espacio doméstico? Si seguimos así, en unos años no podremos apuntar el dedo en dirección contraria a nuestro cuerpo cuando nos pregunten quiénes fueron las personas culpables de nuestra tragedia. Estemos atentas.

Comments

Comentarios

You may also like