A 11 años de la GUARDERÍA ABC, al fin PODRÍA HABER JUSTICIA

El 5 de junio de 2009, veinticinco niñas y veinticuatro niños murieron calcinados en el abominable crimen de la guardería ABC, y más de setenta infantes quedaron con diferentes grados de lesiones, que van desde daños en su sistema respiratorio hasta quemaduras de tercer grado y amputaciones de distintos miembros de su cuerpo, como consecuencia de un incendio que se produjo en una bodega que alojaba la estancia infantil Guardería ABC, concesionada a particulares por parte del gobierno federal a través del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hermosillo.

Durante todo lo que restó del sexenio de Calderón, y todo el de Peña Nieto, lo que todas y todos estos niños obtuvieron fue la burla constante de las autoridades de los tres órdenes de gobierno y la demostración del tráfico de influencias de la familia de Margarita Zavala.

Hoy hace once años, en la bodega contigua a las improvisadas instalaciones de la ABC, la cual albergaba toneladas de documentos, comenzó un incendio por un corto circuito que empezó a generar calor debajo del techo de lámina galvanizada, recubierto con espuma de poliuretano, que al derretirse se cayó sobre los documentos comenzando la combustión de éstos. La guardería ABC y la bodega compartían un muro improvisado que las dividía, pero dejaba varias aberturas por las cuales comenzó a entrar el humo y demás vapores tóxicos. También compartían el mismo techo de lámina SPF pero además, la guardería ABC contaba con una lona plástica de PVC altamente inflamable. Al sobrepasar la temperatura del techo los trescientos grados centígrados, el SPF se derritió y cayó sobre la lona plástica que generó una combustión súbita generalizada, produciendo el efecto de, literalmente, una lluvia de fuego dentro del edificio, que creó sobre los cuerpos de las y los niños un efecto similar al NAPALM. Fuego y humo impedían la movilidad, y las puertas de emergencia estaban selladas. La mayoría de las maestras escaparon del lugar dejando a las criaturas dentro. Fueron los vecinos de las casas aledañas los que entraron al rescate de niñas y niños, muchos de ellos sin vida.

Alejandro Encinas presentó la ruta legal para reparar el daño

Como han señalado las madres y padres de las víctimas, si la Guardería ABC hubiera cumplido con las normas oficiales de seguridad, todo se habría evitado. Pero la negligencia criminal de propietarios y autoridades, que disfrazaron una vieja bodega de estancia infantil y nunca dieron seguimiento a las anomalías detectadas en las inspecciones oficiales, engendró el peor crimen en contra de la niñez mexicana.

A lo largo de estos 11 años, familiares de las pequeñas víctimas han manifestado su dolor e indignación en diferentes ocasiones: “En su programa de estancias infantiles para madres trabajadoras los más beneficiados no han sido las niñas y niños mexicanos, ni las madres trabajadoras de éstos, sino, toda una red de corrupción y tráfico de influencias que se ha enriquecido a través de la prestación de un servicio de baja calidad, todo con pleno conocimiento, complicidad y protección del gobierno mexicano”.

En un documento que las familias hicieron llegar en 2012 a Ban Ki-Moon, entonces secretario general de las Naciones Unidas, se narran los hechos y se destaca que a esa fecha ninguno de los tres niveles de gobierno, ni los propietarios entre los que se encuentra Marcía Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, familiar directa de Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, han aceptado su responsabilidad en tan atroz crimen de lesa humanidad, “en vez de eso, el gobierno de Felipe Calderón ha puesto trabas en nuestra búsqueda de justicia y ha hecho oídos sordos a las peticiones de una sociedad indignada que exige castigo ejemplar a los que con sus omisiones e irresponsabilidades causaron tan inconmensurable sufrimiento para la nación”.

Hoy, 11 años después, el Gobierno de México por fin parece estar llevando la justicia a las familias de las niñas y niños víctimas de la Guardería ABC. En la conferencia matutina de este día, el subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, dio a conocer los acuerdos a los que han llegado durante meses de trabajar directamente con las madres y padres de las víctimas, así como la estrategia legal que por fin detendrá a los culpables y reparará el daño, hasta donde ello sea legal y humanamente posible.

Las mamás y papás de la ABC, que no han parado de luchar en estos 11 años, expresan el sentir de las madres y padres de México, quienes al imaginarnos en su lugar, coincidimos totalmente cuando expresan: “El gobierno de Felipe Calderón tiene una gran mancha, la mancha de sangre, sangre de nuestros hijos, sangre que nunca se borrará”.

Comments

Comentarios

You may also like