Así el PROCURADOR FRENÓ un COMUNICADO SEXISTA

Este martes, el director general de investigación y litigación de la región poniente de la Procuraduría General de Justicia del Estado, Adarick V. Aranda, circuló entre el personal de esta oficina una lista prendas de vestir que, a su juicio, se deberían “evitar” para “reflejar el trabajo serio y profesional” de dicha dependencia. Entre el catálogo prohibido aparece una serie de ropa deportiva, así como “mini vestidos”, “minifaldas” y “escotes pronunciados”. El funcionario no ofrece detalles sobre lo que, desde su concepción, supone un minivestido o escote “pronunciado”; mas, concediendo que dirige sus torpes recomendaciones a las mujeres que trabajan en esa dependencia, le convendría reconocer que un hombre que lleva tres botones desabrochados de su camisa también podría pasar por escote pronunciado o una camisa desfajada bien sirve como minivestido. Vaya vergüenza. El talante sexista, retrógrada, misógino y cosificador de sus alusiones, es un botón de muestra de la incompetencia ética que caracteriza a muchas, pero muchas personas dentro de la función pública estatal, sobre todo en los niveles de mando.

He aquí el comunicado.

Pero, como en toda historia hay dos versiones, es preciso reconocer que este remedo de etiqueta apenas duró lo que el funcionario tardó en ordenar: “imprímase”. Para la noche de ese mismo martes 23, el procurador Raúl Arroyo González mandó cancelar esta circular. El titular de la Procuraduría ha dado muestras de su compromiso contra las conductas discriminatorias, sobre todo, hacia las que incurren en violencia contra las mujeres. No es de extrañarse que haya mandado liquidar semejante misoginada, pues no refleja ni debería reflejar el pensamiento institucional de la PGJEH. Por supuesto, Adarick V. Aranda, tuvo que enviar un nuevo oficio para “dejar sin efectos” el anterior y así “evitar” —mencionó—, “una interpretación violatoria de derechos humanos”. Sin embargo, llama la atención que en este nuevo documento no imprimió su nombre, como en el otro, orondo, sí lo hizo.

Aquí está la corrección:

Conociendo al procurador Arroyo, el asunto no quedará así. Desde que asumió el cargo por elección del Congreso del Estado en julio de 2018, ha quedado patente su trabajo en favor de las libertades humanas. De hecho, es el único en la historia de la PGJEH que se ha reunido periódicamente con activistas y defensoras ciudadanas, feministas todas, para analizar y trazar las políticas de prevención y erradicación de la violencia con una visión de derechos humanos —una estrategia también aplicada por el gobernador Omar Fayad—. Actualmente, trabaja en la incorporación a la dependencia de un mecanismo para trazar con perspectiva de género cada uno de los procesos de impartición de justicia. Y, como no se hace en otros lugares, ha aplicado una política laboral de conciliación trabajo-familia, para que las madres y padres de familia no ocupen más del tiempo necesario en su trabajo. Bien, entonces, por corregir el error de su subalterno.

Comments

Comentarios

You may also like