Qué FEO homenaje

La presidenta municipal de Pachuca, Yolanda Tellería Beltrán, develó en el parque Luis Pasteur un busto en honor al personal sanitario que ha enfrentado al coronavirus. La pieza elaborada en cantera de tezontle desluce en cada ángulo. Carece de profundidad y sentido estético. Me disculpo con quienes, sin duda, pusieron su esfuerzo en manufacturar este reconocimiento a quienes están en la primera línea contra el COVID. Sepan que no es personal. Mi crítica se enfoca en la precariedad, tanto de la intención artística de la obra, como de la voluntad política de las autoridades del Ayuntamiento. Quizá, no pretendían financiar una obra sensible y se conformaron con pagar una estampa tácita y plana de un humanoide en plano medio envuelto en plástico de bioseguridad. Si fue así, vaya, el objetivo se cumplió. A nadie le quedará duda de que aquello es algo que se protege de un virus y nos recordará, en todo momento, el horror que sentimos a ser contagiados. Eso. A menos de que alguien piense que el honor es para el departamento de carnes frías de un supermercado o una fea bienvenida a un invasor alienígena. Mas, para evitar esas tergiversaciones, existe el arte, cuyo propósito aristotélico es imitar la realidad, no reproducirla. Se vale de la poética para adecuar, en el espacio conferido y según su especialidad, la emoción que aviva un acontecimiento, un concepto, un sentimiento, una epopeya. Tiene propósitos estéticos y valores como el movimiento, la hondura, la manipulación de la luz, la novedad, la física, la textura, la pertinencia y, por su puesto, su aportación cultural. Estoy seguro de que eso y nada menos se merecían las personas que han dado su vida al enfrentar esta pandemia.

Comments

Comentarios

You may also like