DESAPARICIONES de PERSONAS: ¿atender efectos o CAUSAS?

Hace unas sesiones, la diputada Lissete Marcelino y el diputado Ricardo Baptista realizaron la propuesta de llamar a comparecer ante el Congreso de Hidalgo al Procurador General de Justicia, al Secretario de Seguridad Pública y al Comisionado de Búsqueda de Personas, por el aumento que se percibe en la desaparición de personas, sobre todo mujeres, durante el último mes.

Estas comparecencias son importantes porque permiten la transparencia y rendición de cuentas respecto a las acciones que le corresponden a cada institución en el tema; sin embargo, debemos tener claras las funciones de cada instancia: la Procuraduría atiende la persecución del delito y pone a disposición de un juez a los probables responsables de cometerlo; la Comisión de Búsqueda se creó para saldar la deuda histórica en la búsqueda de personas desaparecidas por parte del Estado, y que había sido realizada casi de forma exclusiva por los familiares, pero, actualmente, la Comisión local está enfocada también en las búsquedas de los nuevos casos, y la Secretaría de Seguridad Pública atiende las denuncias sobre recientes desapariciones con un protocolo llamado Ruta Heni que significa buscando en el momento en otomí.

«Más del 60% de las desapariciones en Hidalgo corresponden a mujeres»

La Ley General de Desaparición Forzada y por Particulares les otorga a estas tres instancias facultades para la búsqueda de personas con diferentes alcances y objetivos para la atención (hago énfasis en atención) a las desapariciones.

¿Cuál es la responsabilidad de estas instancias? Buscarlas y encontrarlas, en el caso de que se presuma un delito, únicamente la Procuraduría está facultada para llevar a los presuntos responsables ante un tribunal.

¿Podemos pedirles cuentas por las causas del fenómeno y que establezcan acciones preventivas que lo disminuyan? No, porque atender las causas del fenómeno de las desapariciones corresponde a otras instancias.

En un estudio realizado por la Colectiva de Mujeres contra la Violencia en 2020, que se enfocó en determinar las causas de las desapariciones de niñas, mujeres y adolescentes en Hidalgo, sobre una base de datos que contiene 907 registros de hombres y mujeres de los años 2007 a 2017, encontramos lo siguiente: de estos registros el 39.6 % corresponden a hombres y el 60.4% a mujeres, el contexto de estas desapariciones en Hidalgo no es el de la tendencia nacional, no tenemos un estado con una problemática de desaparición forzada de personas o como resultado de un delito.

«Más del 70% de las desapariciones son voluntarias, provocadas por violencia en la familia»

Se reportan como desaparecidas más mujeres (60.4%) que hombres (39.6%), las causas o motivos por las que suceden son diferentes; y se dan más desapariciones de mujeres que de hombres, con un mayor número de localizaciones de estas.

De ninguna manera se quiere decir que las desapariciones de niñas, adolescentes y mujeres que tienen como causa un delito no ocurran, solo que como causa en Hidalgo, no es la de mayor incidencia (5.4%).

Se corroboró que las desapariciones de mujeres en Hidalgo son en su mayoría ausencias voluntarias (70.9%) por diversos motivos , los principales vinculados a violencia intrafamiliar y que en un 19.8% esta violencia es ejercida por las madres, y la segunda causa con mayor incidencia son las relaciones afectivas.

Si en esta época de confinamiento se registró un aumento en la violencia intrafamiliar, era de esperarse que también hubiera incremento en las desapariciones, como lo hubo.

No se ha realizado el análisis de las causas relacionadas a la desaparición de hombres.

«Las instancias que pueden solucionar las causas de esto son las Secretarías del Estado»

Es necesario conocer que los motivos por los que se ausentan “voluntariamente” las niñas, adolescentes y mujeres no son caprichos, estas tienen causas específicas, válidas, legítimas y con fondos estructurales que están perfectamente identificadas y no han sido atendidas, y que son violatorias de sus derechos humanos.

Se requiere de manera urgente atenderlas para lograr una disminución en las ausencias voluntarias, lo que permitiría dedicar los esfuerzos de las instancias de seguridad y justicia a las búsquedas de personas que fueron víctimas de un delito, y también, para atender los casos de larga data en que los familiares llevan años buscando.

¿A qué instancias les corresponde diseñar las políticas públicas de prevención al fenómeno de la desaparición en Hidalgo? Por supuesto, a la Secretaría Estatal de la Política Pública en coordinación con la Secretaría de Educación Pública, al Sistema DIF, el Instituto Hidalguense de las Mujeres y el Instituto Estatal de la Juventud, entre otros.

Se deben atender las causas y no los efectos; una vez ocurrida una desaparición cualquier acción posterior es remedial. En veinte años no se han atendido debidamente, es tiempo de hacerlo, y la responsabilidad no es de las instancias de búsqueda, es de aquellas que pueden incidir directamente sobre las causas.

Comments

Comentarios

You may also like