¿Quién PAGA por los DAÑOS mediáticos? ¿LORET o el payaso?


Por si usted no lo sabía, se lo contamos para que lo recuerde y el dato perdure en su memoria durante lo que nos queda de sexenio. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicó un informe en el cual aseguraba que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco (sí, ese proyecto hípermillonario de Enrique Peña Nieto y el Pacto X México), costó 232 por ciento más a lo previsto por el Gobierno de México; es decir, unos 331 mil 996 millones de pesos. O sea, que la decisión del presidente López Obrador de haber detenido la construcción del NAIM habría costado más del doble que el precio de lo que se llevaba construído. De inmediato, los voceros del régimen de la hoy llamada alianza «Sí X México» se apresuraron a comerse vivo a AMLO y toda la 4T. ¿Y qué pasó? Ni bien Loret de Mola, Aguilar Camín, Brozo y otros payasos proburgueses se regodeaban en sus diatribas contra López Obrador, el titular de la ASF, David Colmenares, admitió que en dicho informe “existen inconsistencias” por lo que anunció “una revisión exhaustiva”. Pero resulta que esas «inconsistencias» eran ni más ni menos que errores de más del 75 por ciento de diferencia entre los datos de la Auditoría y el costo real de la cancelación del fallido NAIM. El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó los datos y sostuvo que la ASF había cometido errores básicos de aritmética. Bueno, tal fue el ridículo que el ex director de la Auditoría, Juan Manuel Portal, dijo que, por vergüenza, él renunciaría. ¿Y mientras tanto la andanada mediática contra AMLO y el Gobierno de México qué? Pues nada. Sólo silencio. Pero sirva este vergonzoso episodio para ejemplificar de qué manera sirven a viejos patrones esos afamados opinadores, que no al periodismo y mucho menos a la libertad de expresión.

Comments

Comentarios


You may also like