Y en la SOLEDAD del CALVARIO: el coronavirus


La representación del tradicional viacrucis del barrio de Cubitos fue única; por primera vez en 49 años no hubo gente. La emergencia por la propagación del COVID-19 restringió la afluencia de personas; no obstante, el misticismo de su procesión sí estuvo ahí.

Comments

Comentarios


You may also like