It’s time, Joe! ELIMINA el BLOQUEO a Cuba


El próximo 23 de junio se votará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la oposición de los países al Bloqueo económico y comercial que Estados Unidos ha mantenido contra Cuba desde 1962. Por eso, vale la pena repasar algunas cifras sobre este acto criminal y cómo llegamos a esta votación.

De acuerdo con la Cancillería de Cuba, el Bloqueo ha provocado perdidas por 144 mil 413 millones de dólares a la isla. Para tener una idea del tamaño de esta tragedia: se trata del presupuesto anual de la isla multiplicado más tres mil cuatrocientas veces. No solo es dinero, son los productos básicos como medicamentos, sanitarios, refacciones para la industria, alimentos o tecnología a la que el pueblo cubano no puede acceder, por culpa de Estados Unidos.

En el informe «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba», el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, denuncia que, en el último año (de abril de 2019 a marzo de 2020), marcado por la administración de Donald Trump, quien apretó las tuercas del bloqueo con sanciones y más prohibiciones,  los daños a la isla alcanzaron la cifra récord de más 5 mil 570 millones de dólares.

La Casa Blanca siempre ha expuesto que con el Bloqueo a Cuba pretende sofocar de tal manera a la isla que se provoque un cambio radical en su forma de gobierno. O sea, liquidar por la fuerza a su socialismo. Sin embargo, están por cumplirse sesenta años sin que eso sea posible, ni en lo mínimo. Al contrario, cada año el voto en la ONU contra el bloqueo es casi unánime. Solo Israel, alguna isla por ahí también controlada por Washington y, obvio, EE.UU. han votado a favor de la medida. Este año se espera un resultado similar, excepto por la abstención o voto proclive de los gobiernos de Brasil y Colombia, dominados por la ultraderecha.

La única vez que Estados Unidos no votó a favor del Bloqueo, sino que se abstuvo, fue en el año 2016 cuando era presidente Barack Obama. Sí, el mismo año en el que el expresidente visitó La Habana y junto a Raúl Castro firmaron acuerdos en pos del deshielo de las relaciones entre ambos países. Un hito en la historia de sus relaciones. ¿Quién era el vicepresidente estadounidense de entonces? Joe Biden, por supuesto; quién se enfrenta a su primera votación antibloqueo en la ONU.

Ahora, Biden tiene la oportunidad histórica de revertir todo lo que Donald Trump hizo para destruir el legado en política exterior de su amigo y mentor Barack Obama. Porque Trump, con el apoyo de la mafia anticubana y los sectores más fascistas del Partido Republicano, devolvió las relaciones con Cuba a las épocas de la guerra fría. Aplicó 243 medidas adicionales al bloqueo que han impedido el envío de remesas, viajes de turismo e interculturales, importaciones, transferencias bancarias y tantas otras cosas más. De hecho, está prohibido el comercio electrónico en PayPal con productos cubanos o que contengan palabras como «Cuba», «Che Guevara» o «La Habana».

El Bloqueo es tan retrógrado que, de acuerdo a sondeos de la firma Bendixen & Amandi International, el 44 por ciento de los cubanos residentes en EE.UU. apoyan el reestablecimiento de las relaciones entre ambos países. Mientras tanto, el apoyo a Biden creció al 45 por ciento. Las cosas están puestas sobre la mesa. El pueblo cubano en ambos lados de la Florida quiere vivir y disfrutar su vida sin las prohibiciones feudalistas de Washington.  Porque el cinismo ha llegado a tal grado que, mientras la Casa Blanca pregona que quiere libre comercio en la isla, mantiene a 422 hoteles y hostales en una lista prohibida. El fondo, pues, sigue siendo el odio ideológico.

Comments

Comentarios


You may also like