22.3 C
Hidalgo
domingo, agosto 14, 2022

Eso de pegarle al MÁS FUERTE

PACHUCA — La táctica de pegarle al favorito para derrumbarlo es viable siempre y cuando, ese favorito, sea endeble. De lo contrario, los intentos por bajarlo resultarán en lo opuesto: el objetivo, en vez de reducirse, crecerá más. Uno de los ejemplos más explícitos es el presidente López Obrador. Ha sido maltratado por la prensa durante casi treinta años. Una vez, quisieron meterlo a la cárcel con pruebas falsas. Le hicieron fraude dos veces. Todos los días se publica algo en su contra en medios de alto impacto. Todos los días se conspira en contra suya. Pero hoy, en pleno 2022, goza de más del setenta por ciento de popularidad.

Pasa que, para tirar al adelantado, hay de tener de donde agarrarlo. Como a quien va corriendo y trae las agujetas sueltas; es fácil pisárselas y tropezarlo. Pero si las trae amarradas, el ridículo lo hace el intrigante. Puesto en términos de lógica filosófica, se incurre en una falacia de no pertenencia. Lo que se diga o se intente decir en contra del presunto afectado, al carecer de referencia, resulta irrelevante.

De modo que, lo que toca al conspirador, es mentir. Lo cual también es un tipo de falacia y la puede haber de distinto tipo. La más común es la llamada ad hominem, muy socorrida en el mundo legal, donde se tiene por objetivo insultar o descalificar a la persona; no más. Aquí sobran los argumentos. El móvil es la mentira. Burda maniobra de un atacante desesperado. Entonces se cumple la premisa descrita en el primer párrafo, la cual explica muy bien, quizá, la frase más popular atribuida al filósofo alemán Friedrich Nietzsche, hallada en su libro «El crepúsculo de los ídolos»: «Lo que no me mata, me hace más fuerte».

Luis Alberto Rodríguez Ángeles
Luis Alberto Rodríguez Ángeleshttp://rodriguezangeles.com/
Periodista y escritor. Premio Nacional de Periodismo en derechos humanos "Gilberto Rincón Gallardo" 2009. Doctorante en Investigación y Creación Literaria por Casa Lamm.

Related Articles

Últimas