17.5 C
Hidalgo
lunes, septiembre 26, 2022

Las MUJERES son HUMILLADAS porque “estiran la mano”; así dijo CAROLINA VIGGIANO

PACHUCA — ¿En qué mundo vive Carolina Viggiano Austria para pensar que las mujeres son violentadas por buscar la forma de poder comer? Sus palabras evidencian la terrible misoginia que arrastra la precandidata del PRIAN a la gubernatura de Hidalgo y, lo peor, es que aún así pretende apersonarse como una mujer que busca combatir la desigualdad.

Y sí, así lo dijo en un encuentro con mujeres del Partido Acción Nacional. Sostuvo la precandidata: “…mientras las mujeres continúen estirando la mano para recibir dinero para comer, no podrán conquistar el resto de sus derechos y seguirán siendo sometidas, e incluso humilladas por sus parejas”. Para ella, esta circunstancia es insuficiente para alcanzar un “verdadero empoderamiento”.

¿En qué estaba pensando Carolina Viggiano cuando pronunció semejante atrocidad? En sus privilegios, quizá, desde donde no pueden verse las mujeres que cumplen todos los días con dobles o hasta triples jornadas con tal de llevar dinero a casa; en las mujeres que todos los días se pelean contra comentarios similares en busca de un trabajo digno; en las mujeres que, por ellas o por sus familias, no hay tarea indigna si se trata de sobrevivir.

¿Y qué significará para la precandidata del PRI, PAN y PRD “estirar la mano para recibir dinero para comer”? ¿Pedir limosna? ¿Pedir prestado? ¿Reclamar lo propio? ¿Habrá pensado en las mujeres que batallan todos los días por su derecho a recibir pensión alimenticia? Gravísima declaración en un país donde se les niega este derecho a tres de cada cuatro hijos e hijas de padres divorciados, según la CNDH. Donde seis millones de mujeres están divorciadas y el 67.5 por ciento de ellas padecen los estragos de no contar con una pensión por parte de sus exparejas, incluidas todas las violencias adheridas a este problema. ¿Sabrá Carolina Viggiano lo que es la violencia económica y sus implicaciones en los feminicidios?

El mundo debe verse muy bonito desde la posición de clase de Viggiano Austria. Ahí, entre nubes, donde no se divisa la tierra firme. Donde “estirar la mano” está mal visto porque, o sea, si ellas tienen hambre, pues que coman pasteles. Donde la violencia es merecida; donde la pobreza se supera con un “échale ganas” y aprendiendo a pescar. Vaya mundo, tan cerca del patriarcado y tan lejos de las mujeres.

Luis Alberto Rodríguez Ángeles
Luis Alberto Rodríguez Ángeleshttp://rodriguezangeles.com/
Periodista y escritor. Premio Nacional de Periodismo en derechos humanos "Gilberto Rincón Gallardo" 2009. Doctorante en Investigación y Creación Literaria por Casa Lamm.

Related Articles

Últimas