20 C
Hidalgo
miércoles, octubre 5, 2022

El feminismo NO es TRANSFÓBICO – La contundente respuesta al foro TERF de la UNAM

El día de hoy, 24 de marzo de 2022, se llevó a cabo en línea un foro para pensar las categorías sexo y género. El foro fue convocado por el  Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la Universidad Nacional Autónoma de México. El tema nos llamó la atención y acudimos al foro puesto que esas categorías son centrales en nuestras vidas cotidianas y han marcado nuestras experiencias e historias.

Brújula Intersexual es un espacio virtual que inició en 2013 y desde entonces reúne a una enorme comunidad de personas que presentan variaciones corporales congénitas referidas al sexo. En el foro escuchamos algunas referencias directas a la intersexualidad que realmente nos preocupan, pues pensamos que en la UNAM se debe promover una reflexión informada, respetuosa, plural y atenta a garantizar los derechos humanos de todas las personas. No es lo que encontramos respecto a la intersexualidad en ese foro.

La intersexualidad sí existe nuestra tarea es visibilizar las experiencias intersexuales desde la voz de las personas que tenemos estas corporalidades. Dado que uno de nuestros principales objetivos es difundir información en idioma español acerca del derecho a la autonomía e integridad corporal de las personas intersexuales, estamos interesadas en afirmar que hay muchos cuerpos de mujer y muchas formas de ser mujer. Las mujeres intersexuales también somos mujeres y algunas de nosotras también somos feministas. Feministas como Suzanne Kessler, Anne Fausto Sterling, Alice Dreger o Ellen Feder han acompañado nuestra reflexión crítica de las categorías sexo y género. El feminismo que adscribimos no es transfóbico ni excluyente. En México y en otros países trabajamos de la mano de feministas que realmente conocen del tema.

La Declaración de San José de Costa Rica —primer pronunciamiento en forma de las personas y grupos de activismo intersex de la región de América Latina y el Caribe— llama a “rechazar las conceptualizaciones y asignaciones de la intersexualidad como un “tercer sexo”, “tercer género”, “sexo indefinido”, “sexo indeterminado”, “sexo ambiguo” o similares. Los cuerpos intersexuales son diversos, al momento del nacimiento muchas de nosotras somos asignadas sin duda alguna como mujeres, así crecemos y así vivimos. El sexo se asigna al nacimiento sobre lo que se mira que hay o no entre las piernas, eso es ya una interpretación en donde opera la normatividad del género.  A algunas de nosotras cuando somos niñas pequeñas se nos imponen una serie de cirugías porque se piensa que necesitamos una vagina para ser mujeres, porque se piensa que lo que denominan “ambigüedad sexual” será eliminado con ayuda de su bisturí. Las variaciones corporales referidas al sexo son mucho más frecuentes de lo que se piensa (según fuentes de la ONU hasta un 1.7% de la población).

La intersexualidad NO es una patología o una anormalidad que deba ser “corregida”. En sí mismas, las variaciones en las características sexuales no producen de manera inmediata condiciones de enfermedad. Lo que sí puede producir diversos problemas de salud, son las cirugías genitales y los tratamientos médicos innecesarios para hacer que las niñas y los niños intersexuales tengan una apariencia determinada, pensando que con eso no se pondrán en duda nuestras identidades. Esto no es así, intervenidos o no, las personas que presentan variaciones corporales referidas al sexo despiertan la crueldad social, el desagrado y la burla. Destaca de manera particular la escuela como espacio de discriminación y violencia, donde 75.6% de la población encuestada experimentó comentarios negativos y ofensivos o burlas en la escuela, 73.5% se sintió excluida y 48.8% fue agredida físicamente.

Algunas de nosotras tenemos clítoris que son cortados porque se considera que son demasiado grandes, otras tenemos barba y somos objeto de burla y discriminación: ¿por qué alguien debería decidir quién es y quién no es una mujer en función de —por ejemplo— el lugar en donde le aparecen vellos y pelos en el cuerpo? En el foro se ignora la complejidad de nuestras experiencias y se sobre simplifica la intersexualidad refiriéndola como una anomalía que debe ser corregida, esto para naturalizar la categoría sexo y afirmar que existen dos sexos sin variaciones, dos sexos limpios pues se afirma que cualquier variación es una anomalía. Son ese tipo de afirmaciones las que sostienen los  argumentos médicos que mutilan nuestros cuerpos infantiles. Basta de discursos que promueven la violencia y la discriminación. Nada sobre nosotras sin nosotras.

Las personas intersexuales luchamos por el derecho a la autonomía corporal y por NO ser sometidas a cirugías genitales y otros tratamientos médicamente innecesarios durante la infancia. Estas cirugías han sido descritas por las personas sobrevivientes como prácticas de mutilación genital.

Existen otras realidades corporales y subjetivas distintas a las hegemónicas, y aceptarlo no anula otras existencias ni pone en riesgo los derechos conseguidos hasta este momento. 

Creemos en un feminismo que genera puentes, no muros.

Organizaciones intersexuales que apoyan a Brújula Intersexual en este comunicado: Intersexuales ChileArgentina IntersexIntersex y Andrógino (México), Asociación Peruana de Personas IntersexualesKrisol pro derechos humanos intersex (España), Caminar Intersex (España), Potencia Intersex (Argentina), Kaleidos Intersex (España), Proyecto Intersexual (México)

Material de consulta:

Related Articles

Últimas