Cumbre de las Américas 2022 fracasa por postura excluyente de Estados Unidos

La Cumbre de las Américas 2022 YA FRACASÓ


MÉXICO — La Cumbre de las Américas que pretende celebrarse en junio de este 2022 en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, California, ya demostró ser un fracaso ni bien se ha acercado la fecha de su comienzo. Semejante papelón no es culpa sino de Washington, país convocante, que pretende excluir del encuentro a pueblos que le son incómodos como Cuba y Venezuela. Al respecto, naciones como México, Bolivia, Honduras y gobiernos que pertenecen a la Comunidad de Estados Caribeños (Caricom) han advertido que, sino son convocados todos los países, entonces, sus presidentes se ausentarán de la reunión como forma de protesta.

Esto conlleva el fracaso de la Cumbre. El sectarismo con el que pretende actuar Joe Biden y su séquito rompe el propósito del encuentro: «reconstruir un mundo mejor», según es el lema de la edición. De tal modo, la postura excluyente de la Casa Blanca no reconstruye nada, sino que discrimina por motivos ideológicos, convirtiendo al mundo —su mundo—, en algo indeseable.

De fondo se haya la Doctrina Monroe de 1823 a la cual Estados Unidos nunca ha renunciado: «América para los americanos»; o, lo que es lo mismo: Washington considera al continente americano entero un territorio más bajo su potestad. Jamás le ha interesado la comunión ni el diálogo. Lo suyo, lo suyo, es el imperialismo.

Te interesaría leer: El BLOQUEO de Estados Unidos a CUBA es GENOCIDIO; lo dijo AMLO | DESDE ABAJO MX

Así lo demuestra el Bloqueo económico y comercial que Washington ha mantenido por más de sesenta años contra Cuba. Una medida criminal que le impide a la isla comerciar y atraer inversiones para la prosperidad del país. Aún en los tiempos terribles de la pandemia por la COVID, la Casa Blanca apretó más las tuercas de su venganza, promulgando 243 medidas para ahogar al pueblo cubano. La rabia de los Estados Unidos es que, a pesar eso y de los efectos de la pandemia, la economía cubana proyecta un crecimiento de su Producto Interno Bruto del cuatro por ciento para este 2022.

La misma medida de Bloqueo la aplicó Estados Unidos contra Venezuela, contra la cual emprendió sanciones desde el año 2014 con la intención de sofocar su economía y al mismo tiempo de financiar golpes de Estado y acciones sediciosas contra Caracas. Contrario a lo imaginado, Washington se vio obligado a deponer ciertas de estas medidas por su enfermiza dependencia del petróleo.

La postura de AMLO y el coraje de la derecha

Por eso y no por otra cosa, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha criticado casi a diario la exclusión de Cuba y Venezuela de la Cumbre de las Américas. Lo ha dicho en Ciudad de México y lo reiteró en La Habana durante su visita a Cuba del pasado 7 de mayo. Una postura a la cual se sumó el presidente de Argentina, Alberto Fernández.

Pero lo de AMLO con Cuba fue más allá. Además de exigir la inclusión de todos los países en la Cumbre y anunciar que, de no ser así, se ausentaría de la reunión, el presidente mexicano notificó sobre la contratación de quinientos profesionales de la medicina cubana para trabajar en las zonas pobres del Estado de Guerrero, uno de los más atrasados del país. Por eso y por lo de la Cumbre, de inmediato, esas manos ocultas que mueven los hilos de la derecha latinoamericana, activaron a sus esbirros para atacar a López Obrador por dos frentes: Miami y Ciudad de México.

En voz del impresentable congresista republicano-trumpista Marco Rubio, el terrorismo anticubano se rasgó sus vestiduras por la contratación de personal médico cubano en México y, en una carta, acusó que esto violaba el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Al mismo tiempo, el Partido Acción Nacional, desde la capital mexicana, salió a repetir el guion diciendo que AMLO apoya a la «dictadura».

Ese es el intento de la reacción por atacar las excelentes y crecientes relaciones entre CDMX y La Habana. Acaso, buscan hacer algo de ruido porque no soportan la valentía de López Obrador al defender a Cuba en las narices de Washington, reclamando el levantamiento del Bloqueo y poniendo de manifiesto que Joe Biden, no sólo traicionó la política exterior de su amigo Barack Obama, sino que resultó peor que Donald Trump ya que, ambos expresidentes, nunca le prohibieron la entrada a nadie a la Cumbre de las Américas de Panamá en el 2015, ni de Lima, en 2018.

Comments

Comentarios


You may also like