15.9 C
Hidalgo
martes, julio 16, 2024

Un TOTAL DEMENTE gobierna Argentina; el PUEBLO RESISTE

En un movimiento sin precedentes, el presidente argentino, Javier Milei, emitió un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) revocando más de 300 leyes, una acción cuestionada por la ausencia de justificación urgente. Este acto, que algunos consideran como una demostración de total demencia o gestión en favor de empresas monopólicas, desató un rechazo masivo.

Milei presentó solo 30 medidas del DNU, suficientes para provocar una respuesta inmediata: el pueblo argentino se congregó, exigiendo su renuncia y la derogación del DNU, a pesar de sus meros 10 días en el cargo. La legitimidad de su elección no otorga el derecho de ignorar los poderes legislativos y judiciales, como parece sugerir.

Las manifestaciones populares, acompañadas por profesionales y juristas, denuncian la inconstitucionalidad y deficiencias en la redacción del DNU. Este decreto, impulsado como un pedido de empresas, ha revelado los intereses detrás de la campaña de Milei, quien, a pesar de donar su sueldo como diputado, mantenía un estilo de vida lujoso financiado por estas corporaciones.

La agenda del DNU, que incluye la derogación de leyes que protegen la tierra nacional a extranjeros o por ejemplo la posible venta de ARSAT, la empresa de tecnología satelital, generó un rechazo contundente. La población argentina rechaza la entrega de su país, como se evidencia en las consignas de soberanía y en las movilizaciones en las calles.

Esta acción ha despertado recuerdos dolorosos de políticas pasadas que llevaron a crisis económicas. El intento de implementar medidas similares a las de los años 90, ahora disfrazadas bajo un modelo liberal, enfrenta una fuerte oposición ciudadana, recordando el impacto devastador que tuvieron en el pasado.

El descontento popular promete debates en el congreso y movilizaciones organizadas, reflejando la firme determinación del pueblo argentino: la patria no está en venta.

¿Paro general sí o no?

Este resumen captura apenas una fracción del caos desatado en Argentina desde que Milei asumió la presidencia hace menos de un mes. El país ha sido testigo de marchas multitudinarias, presentaciones judiciales y pedidos de amparo en respuesta al DNU. La CGT, la principal central sindical del país, logró obtener una cautelar contra las violaciones a los derechos laborales impuestas por el DNU.

Sin embargo, esta victoria legal podría interpretarse como una estrategia del gobierno para contener el paro nacional propuesto por la CGT para el próximo 24 de enero. El panorama político y social se encuentra en un punto crítico, evidenciando la polarización y la fuerte resistencia del pueblo argentino frente a las decisiones impulsadas por Milei en estos primeros días de su mandato.

Este agregado da cuenta de la situación adicional que ha surgido en el breve período desde que Milei asumió el cargo, enfatizando la respuesta y la dinámica social que está caracterizando este momento en Argentina.

Si la CGT decide cancelar el paro del 24 de enero, sería un gran error. Sí, se lograron frenar algunos cambios en las leyes laborales, pero el DNU sigue perjudicando a todas las industrias del país. Las deja vulnerables frente a intereses extranjeros y ataca la democracia. Ahora la pregunta es: ¿unidad o sometimiento para los trabajadores? Es la disyuntiva histórica que se juega en estos momentos.

Rocío Olguín
Rocío Olguín
Activista de derechos humanos, vicepresidenta de la Federación Nacional Argentina Red de Alto al Trafico y la Trata de Personas. Presidenta de la Asociación Civil Accóon Para el Desarrollo y la Igualdad. Militante del frente La Patria Es El Otro.

Related Articles

Últimas