Adultez mayor

Dando cumplimiento a las instrucciones del gobernador Omar Fayad de implementar los protocolos que indican las autoridades sanitarias para evitar contagios de Covid-19, se ha logrado mantener a los residentes y usuarios de la Casa de la Tercera Edad y de la Casa de Descanso libres de esta enfermedad.

Así lo informó el titular del Sistema DIF Hidalgo, Amadeo Franco Heres, quien detalló que en estos Centros Asistenciales se han implementado medidas adicionales como:

La restricción en su totalidad de las visitas de familiares y personas ajenas, así como las salidas de los residentes de las instalaciones, igualmente se ha establecido un trabajo coordinado con la Secretaría de Salud para hacer valoraciones médicas aleatorias y pruebas a personal y residentes.

Se cuenta con un protocolo que dicta el actuar en caso de sospecha de Covid-19 en residentes; a la entrada de estos centros se ha dispuesto un termómetro digital, gel y atomizador para colocar a las personas que ingresan.

Además, hay en existencia gel antibacterial suficiente, para que los residentes y personal se apliquen cada que lo requieran, asimismo se realiza constantemente la limpieza de las áreas comunes y habitaciones.

Igualmente, los trabajadores de los centros asistenciales llevan a cabo un cambio de ropa al ingresar, teniendo un uniforme exclusivo para la estancia en el horario laboral, así como el uso de cubre bocas en todo momento y el cumplimiento de mantener sana distancia y demás medidas para mantener controlado el virus.

Es importante mencionar que los residentes mantienen comunicación constante con sus familiares a través de llamadas telefónicas o videollamadas cada que así lo deseen; se realizan actividades lúdicas y terapéuticas a fin de preservar su buen ánimo.

En este sentido, en días pasados y gracias a la suma de esfuerzos entre el voluntariado de la Secretaría de Movilidad y Transporte y sociedad civil, se hizo entrega a los residentes de Casa de la Tercera Edad de una mega pantalla en donde disfrutan de películas y programas que les alegran sus días. 

El Día de las Personas Adultas Mayores es la fecha que la mercadotecnia arrancó a los Derechos Humanos. Originalmente, la conmemoración del 28 de agosto era para invisibilizar la problemática de este sector poblacional, pero ahora se usa para “celebrar” el excluyente “día de los abuelos”. La gente que el resto del año violenta a su familia adulta mayor, se quita la culpa con el hecho de comprar regalos y “festejar” con actividades frívolas.

En la adultez mayor el sesgo de género es inevitable, porque en una vida llena de desigualdades, la culminación de la misma no podría ser diferente. Es verdad que tanto adultos como adultas mayores sufren violencia por su condición de edad, pero las mujeres son llevadas al extremo mediante la triple opresión que les da el ser ancianas, ser mujeres y, en la mayoría de los casos, ser pobres.

En casi todos los países se continúa pagando menores salarios a las mujeres y limitando su crecimiento profesional. Es obvio que al final la pensión por jubilación será menor que la de los hombres, si es que tal pensión existe. Marginadas de una educación formal, excluidas del mercado laboral, dependientes de familias que consideran su trabajo como una simple ayuda, las mujeres enfrentan una vejez que muchas veces se vive en extrema pobreza.

El proceso de envejecimiento se ha transformado, ya que las enfermedades que antes te mataban hoy pueden ser controladas por largo tiempo. El lado negativo de esta situación es que dichas atenciones requieren una gran inversión económica, que la población adulta mayor generalmente no tiene.

Las adultas mayores sufren hoy el triste colofón que les deja una injusta historia de vida en la que han sufrido feminización de la pobreza, embarazos y eventuales abortos mal atendidos, falta de atención médica, trabajos no remunerados, violencia de género en todos sus tipos y modalidades, además de los estragos de las inacabables dobles y triples jornadas de trabajo.

Las leyes y los programas de nuestro estado tienen orientación para atender a las personas mayores, sin embargo, aún hay rubros como el transporte púbico, en los que esas acciones deben ser fortalecidas, explicó en tribuna la diputada local del Grupo Legislativo del PRI, Mayka Ortega Eguiluz.

Es por ello que presentó una iniciativa que reforma la Ley de los Derechos de Adultos Mayores del estado, para obligar a que el transporte público sea acondicionado para transportarles de forma accesible y cómoda.

“Consideramos necesario establecer como una de las medidas de política pública del estado y los municipios a favor de las personas adultas mayores, el incentivar a los particulares que presten el servicio de transporte de pasajeros en Hidalgo, para que acondicionen sus unidades, para transportar a personas adultas mayores que tengan algún tipo de limitación física o discapacidad” manifestó la diputada local.

Ortega Eguiluz explicó en tribuna que “de acuerdo al valioso “Informe Especial sobre la Situación de los Derechos Humanos de las Personas Mayores en México”, presentado en febrero pasado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, este grupo poblacional “experimenta diversas formas de discriminación, negación o vulneración de sus derechos”.

Ortega Eguiluz expuso que “en esta iniciativa se propone reformar la Ley de los Derechos de los Adultos Mayores del Estado de Hidalgo, a efecto de establecer las obligaciones y competencia legal tanto de la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial, como de la Secretaría de Movilidad y Transporte”.

Finalmente, la legisladora priista precisó que “proponemos la obligatoriedad de que los vehículos de transporte de pasajeros, estén acondicionados para transportar de manera cómoda y accesible, a personas mayores de edad, y sobre todo, a aquellas que tengan algún tipo de limitación física o discapacidad”, concluyó.

La iniciativa de la legisladora del GLPRI se turnó a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales de la LXIV Legislatura.