Legisladores y medios desistieron «por consigna» abordar agresiones contra Agustín Estrada

Legisladores como el ex coordinador de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Ruben Moreira, y prácticamente todos los medios de comunicación «impotantes» de México y de audiencia latina en Estados Unidos conocieron el caso de agresiones de Enrique Peña Nieto contra Agustin Estrada pero desistieron abordarlo «por consigna», según le comentó Ciro Gómez Leyva. Tan sólo algunos del Partido del Trabajo pudieron interceder.

Por Guadalupe Lizárraga

El diputado Gerardo Fernández Noroña conocía el testimonio de Agustín Estrada Negrete, desde 2009, y volvió a saber de ello el 25 de septiembre de 2011, al entrevistarse con la vícitma en Estados Unidos. El legislador dijo que tenía un vídeo y los detalles de la información. Incluso, sostuvo que intentó incorporar el caso a la Comisión Permanente, en enero de 2012, por la violación de derechos humanos y homofobia de parte del candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto, pero no obtuvo el consenso.

Lo grave de la situación para el diputado Fernández Noroña es que «Peña Nieto, tratando de ocultar su preferencia sexual, haya atentado contra la vida de una persona”. Afirmó que la persecución contra Estrada existe claramente y “de eso no hay duda, como tampoco hay duda de que no se aplicaron las medidas cautelares” tal como había observado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para proteger la integridad física de Estrada Negrete y la de su familia, quienes aún están en riesgo.

Las medidas cauterales a las que se refiere Fernández Noroña fueron indicadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al estado mexicano, y notificadas a Estrada Negrete el 7 de abril de 2010. El atentado en el que casi pierde la vida fue el 15 de septiembre de 2010. El estado debía haber protegido a Agustín Humberto y Leticia Estrada Negrete y a Guadalupe Negrete Silva. La Comisión Interamericana también solicitó al estado mexicano que informara sobre las medidas adoptadas dentro de un plazo de 20 días, lo cual fue ignorado por Enrique Peña Nieto.

Diputados sabían de la discriminación y relación de Peña Nieto

Después del 16 de febrero de 2009, el gobierno del Estado de México negó a Agustín Estrada Negrete su derecho a reincorporarse al sistema educativo. Fue entonces que intercedió en su favor la senadora Rosario Ibarra de Piedra e hizo una recomendación al gobernador por discriminación laboral. Sin embargo no fue atendida.

Estrada no dejó de buscar ayuda y desde fines de 2008, se había puesto en contacto con el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Rubén Moreira. El día en que se perpetró la primera agresión, febrero de 2009, le llamó directamente al diputado y, sostiene Estrada, que le respondió que se alejara del lugar y que fuera al Ministerio Público de Ecatepec, para poner la denuncia (EM/MR/I/124/2009).

Estrada señala que Moreira sabía de su relación sexual con Enrique Peña Nieto, porque le preguntó directamente “¿por qué tanto odio?”. Y con la promesa de ayudarlo, lo convocó a varias reuniones para sacar un punto de acuerdo sobre su caso de discriminación laboral. Un mes después, Moreira le dijo a Estrada que no podía ayudarlo, y lo hizo públicamente frente a los diputados compañeros de su comisión.

Entonces intervino la diputada del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, Teresa Guadalupe Reyes Sahagún, quien –de acuerdo a la versión de Estrada– también conocía de esta relación homosexual. La diputada preaparó el punto de acuerdo (10), en coordinación con el diputado Óscar González Yáñez y lo presentaron el 30 de junio durante la sesión de la Comisión permanente de la LXI Legislatura del Senado de la República. En el documento, se exhortó al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, a que detuviera los actos de discriminación por parte de sus funcionarios en contra de Agustín Humberto Estrada Negrete. Y se reconoció en ese punto de acuerdo que la víctima empezó a ser públicamente hostigada a raíz de que decidiera expresar su homosexualidad en el Día Internacional contra la Homofobia.

Medios de comunicación guardaron silencio sobre responsables

Varios de los medios de comunicación mexicanos llegaron a tener la información con oportunidad y tenían la capacidad para denunciar la discriminación laboral, e incluso los atentados contra su vida. Entre los medios más destacados que tenían esta información a detalle era Milenio, Proceso, Televisa, TV Azteca, Proyecto 40, El Universal, La Jornada y Telemundo México.

Estrada dice haber hablado directamente con Ciro Gómez Leyva, y le dijo también de su relación homosexual. Pero no sacó la noticia, y al preguntar Estrada por su noticia, el periodista respondió que “había una consigna, que no podía sacarla”. Lo mismo sucedió con Adela Micha, de Televisa. Carmen Aristegui lo entrevistó sólo sobre la violación en la cárcel.

El Universal y La Jornada también omitieron la información que comprometía al político Enrique Peña Nieto como responsable de las violaciones de derechos humanos. Proyecto 40 y Televisa con Denisse Maerker hicieron un video reportaje dando cobertura con mayor con mayor seguimiento a la discriminación laboral, pero también omitieron a los funcionarios responsables.

La revista Proceso ignoró el correo electrónico donde Estrada solcitaba la ayuda a un reportero, ya en tono de súplica, el 20 de abril de 2010. Telemundo México desistió de publicar la información el 14 de julio de 2010, al igual que su cadena en Estados Unidos, NBC Universal, donde su reportero se justifícó el 15 de junio de 2011 que no podía cubrir la información.

La información ha estado disponible desde que pasaron los hechos, el 17 de mayo de 2007 hasta el presente. La violación de derechos humanos y las irregularidades en el proceso de denuncia que ha padecido Agustín Estrada Negrete han sido ignoradas sistemáticamente. Algunos medios han intentado minimizar su caso, mientras las madres de familia de la escuela en la que estuvo trabajando lo apoyaron y tocaron puertas para lograr ayudarlo. Pero no han sido pocos los diputados, senadores y periodistas mexicanos que conocían a detalle el caso de discriminación y las denuncias ante los organismos de derechos humanos.

Fuente: LOS ÁNGELES PRESS

Comments

Comentarios

You may also like