Spider-Man No spoilers

NO estamos exagerando: el SPOILER es CLASISMO


No, no estoy exagerando, éste no es el escrito de un geek resentido porque alguien le echó a perder su capítulo revelación. Cuando te pones a analizar el porqué una persona está dispuesta a contarle a otras el final, la resolución o el giro de trama de algún producto de las industrias culturales como el cine, la TV, etc., es perfectamente lógico que no hay ni el más mínimo dejo de una buena intención de hacerlo… el spoiler siempre lleva, o ignorancia, o una mala intención, no hay más.

El que una persona haga spoilers, solo tiene tres explicaciones:

La explicación número 1, (la del iluso que soy que todavía quiere tener fe en la humanidad), es cuando hablamos de accidentes en las pláticas, y mera incapacidad de redacción, descripción o síntesis; hay cierto nivel de excusa para una persona que platica un tema, o incluso, critica o analiza cine y entretenimiento, y no tiene ni la más mínima pericia de hacerlo si contar partes de la trama que no debería revelar… eso, es solo ser muy limitado para el análisis (traducción: estar muy, pero muy pendejo para hablar de cine, TV, etc.). Es molesto y sin duda, si una persona quiere subirse al tren de sentirse influencer hablando de entretenimiento, debería repensarse si tiene madera para hacerlo… pero bueno, es como una de las grandes máximas del manejo de crisis (y de la vida): “es más fácil perdonar a un pendejo, que a un mentiroso o (específicamente para el tópico de hoy) malintencionado”.

La segunda explicación – probablemente la más triste – es que simplemente una persona está conscientemente dispuesta a arruinar la diversión de otra… Esa primera, con una necesidad imperiosa de llamar la atención, y cuya satisfacción solo se encuentra en quitarles a otros un momento de paz, placer, o incluso, felicidad… esta circunstancia (y todavía con un toque ingenuo de fe en la humanidad) quiero pensar que es la minoría, porque dichas personas no solo son perversas, sino lastimeras: realmente, no necesitan atención, realmente no buscan escandalizar, ni buscan provocar. No necesitan que te enojes con ellas… necesitan un abrazo… porque su vida es muy, muy miserable, y el pobrediablismo con el cual se manejan, les ha llevado a un punto realmente penoso de su triste rutina donde necesitan sentirse en conexión con algo o alguien, sin importar si esa interacción es una negativa.

Sin embargo, repito, es probablemente un deseo ferviente de que lo torcido no sea tanto en la sociedad y cultura de masas, que creo que la siguiente es la más común: no es que se pueda excusar como la primera, pero tal vez (solo tal vez) aún no ha alcanzado el nivel de bajeza sin retorno de la segunda…

Tercera: alguien cuenta un spoiler, por un comportamiento clasista que obedece a una formación sistémica. La gente cree que su privilegio es universal, y todo mundo tiene las mismas bondades de vida mundana que ellas. Porque, aceptémoslo, por mucho de que la comunicación digital ya haya alcanzado a la mayoría del planeta, no significa que todo mundo tenga acceso premium al entretenimiento; no significa que todo mundo tenga el mismo privilegio de conseguir las entradas para el primer día, acceder a plataformas de paga (o en su irónico defecto, la capacidad informática de entrar a las ilegales), de poder pagar entradas, de liberarse de su rutina y responsabilidades para ir a un estreno, de tener cercanía del lugar o simplemente el tiempo para acudir a una premier, o ver a la hora exacta de publicación On Demand un capítulo de estreno.

El contar un spoiler inmediatamente después de que lo has visto – y peor aún, que creas que tienes “derecho” a hacerlo porque “ya está disponible” – es un asunto de clase: de creer que “eres más fan”, y “más valioso” en la cultura de masas por dicho beneficio; pero es, además, un síntoma de que muy probablemente tienes en tu idiosincrasia alguna otra visión (mucho más grave) de desprecio por quienes no están “a tu nivel” de acceso cultural, educativo, monetario, digital, etc.: es claro que – si no eres capaz de ver que tus privilegios no los tienen la mayoría de las personas y que, obviamente, no tienes la sensibilidad de entender que tu acceso inmediato es porque tienes algún recurso que una mayoría de la sociedad no – entonces difícilmente tendrás la capacidad de tener empatía por otras desigualdades sociales, culturales y/o económicas mucho más profundas a las cuales las personas están expuestas en esta sociedad posmoderna.

El Gatekeeping como sectarismo

@zariasmusic

Reply to @paytonnsmith I hope this video finds the #Metallica fans lol, not my best #guitar playing but that wasn’t really the point #guitarist

♬ original sound – Zaria

Por mucho de que dicho comportamiento no solo obedece a la anterior “inconsciencia de clase” y a los privilegios ya mencionados, también tiene que ver con otro fenómeno de la cultura de masas que lleva el clasismo a un nivel casi sectario de pensar que no solo tienes más derecho, sino que otros tal vez no deberían tenerlo: el Gatekeeping.

Gatekeepers, son esas personas que creen que tiene la autoridad para decidir quién tiene argumentos y quién no, de seguir sus mismas aficiones; creen que prácticamente nadie tiene el derecho de entrar sin tener experiencia y conocimiento igual o mayor al suyo… dicho comportamiento, lo que hace es negar el derecho a otras personas a “llegar más tarde” a nuestras aficiones y a su cultura de masas; a llegar de manera casual y no intensamente enfermiza como ellos… el gatekeeping aparece en todos los niveles de fanatismo; hay quien va a despreciar a quienes llegan a un personaje como los superhéroes, por ejemplo, por las películas comerciales, y no por seguir sus ocho décadas de publicaciones; quien descubre una banda que le gusta e inmediatamente aparecen fans from hell a pedirte que les nombres toda la discografía con demos incluidos para validar tu gusto… y dicho sectarismo llega al extremo de quien afirma que alguien no es “suficientemente fan” si no vio o escuchó antes que nadie, si no compró en exclusiva, y si no cuenta con cada producto comercial creado al respecto…

Entonces, tu “castigo” por no ser primero en el consumo de un producto de entretenimiento, será el que no tengas derecho a disfrutarlo y sorprenderte con éste… por ridículo (y socialmente frustrado) que suene, ahí también reside la lógica del spoiler: si no eres el primero, no eres nadie en ese mundo de fantasía y resentimiento social.

No: el spoiler NO CADUCA

Vamos a ser muy enfáticos con esto: El spoiler NO caduca… ni a las 24 horas, ni a la semana, ni NUNCA.

Recuerdo pelear esto alguna vez con un grupo de estudiantes Centennials que se decían “fans acérrimos” del cine de terror, y que igual que, como mucha gente al leer el título de este texto, pensaban que llamar clasismo al spoiler era una exageración… resulta, que hablando del género, la plática derivó en que solo un par de una docena de personas, habían visto Psicosis de Alfred Hitchcock… Psicosis, tiene 60 años de haberse estrenado… ¿Creen que yo tendría derecho a contarles la película que probablemente tenga los dos Plot-Twists más grandes de la historia del cine? Y, si siguiera la lógica gatekeeper, ¿debería yo reprocharles porque la película tiene el triple de su edad, y reprocharles que se dicen fans del cine de terror / suspenso, pero no la han visto? ¿Debería menospreciar su fanatismo y amor por el género porque no han visto una piedra angular y su conocimiento de cine de terror se limitaba a Blockbusters estadounidenses de verano de la última década?

Y la respuesta – pase el tiempo que pase, tengan la edad que tengan, y sean amantes del género al nivel ñoño que sea, siempre va a ser NO… porque NADIE tiene derecho a arruinarle a alguien la experiencia, ni de un clásico, ni de una novedad ultra popular, ni de cualquier cosa que esté hecha con el fin de darnos un momento de felicidad…

Ni tu edad, ni tu privilegio de acceso prioritario a sistemas de entretenimiento premier, ni tu dinero, ni tu tiempo extra, ni tu supuesto fanatismo clavado, te da derecho a arruinarle a otras personas un momento de placer en esta cotidianidad donde estamos llenos de momentos grises.

Básicamente: Nadie tiene derecho a decirte que no tienes derecho a amar algo, ni a arruinarte lo que amas y sus momentos, solo por haber llegado antes… el cine, la música, la TV, los libros, cómics, videojuegos, y absolutamente todo el arte devenido en entretenimiento en la Cultura Pop, es tan grande, que su belleza alcanza para todas y todos…

Comments

Comentarios


You may also like